Me he olvidado

Miro a mi alrededor y pienso: ¿cómo he llegado hasta aquí? ¿cuándo se vació mi cuerpo? ¿por qué dejé a mi alma huir?   Ahora sé que es perdido este tiempo, fui ingenua al jugar contigo al amor ¿de qué sirve un anillo en el dedo sin una caricia en el corazón?   Estoy desencantada…

El vuelo de las 23:59

Me hiciste soltar lágrimas sobre mi cara, lágrimas que quemaban y que derretían toda coraza que protegía lo más cicatrizado de mi cuerpo. Un cuerpo dado de sí, sin nada más que dar. Porque te lo llevaste todo, desde el principio hasta el fin, y tan solo yendo a medio gas. Sin más, me despido….

Un final distinto

“Ella tenía la sonrisa más preciosa que jamás había visto, los ojos más sinceros que jamás pude conocer. Ella desprendía la felicidad de la que todo el mundo quería formar parte. Pero lo que nadie sabía, es que dentro guardaba el dolor más fuerte que nadie había sentido. Y yo, estaba dispuesto a quitar cada…

La necesidad reducida al Mínimo Común Múltiplo

Quisiera tener un trabajo normal y corriente, con compañeros leales y jefes respetables, cuyo horario sea compatible con la vida familiar y esté bien remunerado, que me permita irme de vacaciones una vez al año y llevarte al cine todas las semanas si me da la gana, que no sea monótono y me rete todos…

El poeta

El poeta, que entonces no era poeta, había soñado con la revolución muchas veces. Con banderas alzadas al cielo y gritos al aire. Soñaba con la batalla perdida, con esa que quita el poder a los necios y lo ofrece a los nobles de corazón. Esa que ya, en los tiempos que corren, ni osa…

Entre rejas de humo

En términos médicos la depresión hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: como es la tristeza constante, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar, impotencia, frustración a la vida y puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea…

Nuestras mejillas

Corazón de niño cerebro de adulto amor para siempre Amor es una palabra que define más a quien la regala que a quien la dice Hay mejillas que hablan más de nosotros que el beso que reciben Y tengo tanto por qué callar cada vez que pienso que hice el amor a tus letras y…

Cara o cruz

Ya todo me daba igual. Desde el minuto uno en que te vi supe que ibas a ser las dos caras de la moneda. Me enamoré de tu cara, pero sabía que tu cruz terminaría destruyéndome. Por eso no sabía qué hacer y por eso era reacia a conocerte… porque sabía que conforme más te conociera,…

Cae la lluvia (Parte II)

Sentir las gotas de la lluvia recorrer mi piel ya se estaba haciendo costumbre, tanto que no veía posibilidad alguna de que se pudieran esfumar, de que el sol las evaporara de repente sin permitirles conocer el arcoiris. La felicidad me inundaba y decidí dejarme arrastrar sin pensar en el rumbo que podría traer esta…

La Despedida

 Sin más, el tren se fue, despacio, sosegando el pasar de una vida bohemia. Y el chasquido de metal, sonó como portazo hueco, ¡ el tren ya se va! y agitando la mano, despido, quizás, alguna verdad, un refresco y una carta, aquella de la victoria, el as con el que gané la partida. Pero…

Yerma

Es inútil nada crece ni la savia verde, ni el agua brota, ni el aire sopla; la tierra enloquece, la grieta asoma roturando la noche, repleta de carcoma. Es inútil, nada florece, ni el color de vida, ni la roja amapola, ni el frondoso laurel, que adornaba tu estola. Es inútil, te fuiste para siempre,…

Despecho

Del tupido recuerdo por las noches, del real desengaño en las mañanas y vestidos de una manta cristalina van mis ojos, van mirando pero sin poder ver nada; de los sueños robados, de los besos que sin nacer se apagan, de los días nublados, de la ya tan perdida mi esperanza; de cuentos inventados, de…

Una joven desnuda y triste

La joven se pasea desnuda con los pies mojados y los tobillos secos revolviendo las límpidas aguas de la penumbra nocturna, el frío la rodea haciendo tiritar sus pestañas con frágiles titubeos que enturbecen la sombra de sus cejas; mientras, sus pies suaves machandos del barro que ensucia la pureza sutil de su blanquecina piel,…

Lilium

En la aurora de un domingo, se ha pronunciado un triste malva azul. Parece que será un día estruendoso y no hay paraguas para evitar esta tormenta. Empezó a llover desde la tarde y desde entonces la flor en mi pecho no ha dejado de regarse. Las horas se reparten sobre un pobre reloj sin…

El lenguaje de dioses antiguos, de hombres muertos.

Tantos dialectos y lenguajes, tantos modos y ocasiones. Sonreímos, reímos, gritamos, enfurecemos… lloramos en el mismo idioma. Tantas lenguas e idiomas, tantas formas y oportunidades que se nos dio para amarnos y valorarnos, para abrazarnos y encontrarnos y cada una la desaprovechamos como si fuésemos eternos mortales. Nadie, ciertamente, nos enseña en ningún momento el idioma tan…

Si tan solo…

Si tan solo nos diéramos suficientes segundas oportunidades, lo mismo o la mitad de las que les damos a los demás. Si tan solo fuéramos un poco amables con nuestras almas y un poco más amables con nuestros frágiles corazones. Si tan solo amáramos incondicionalmente a nuestros cuerpos y fuéramos lo bastante generosos para perdonarnos…

Un niño detrás del lente

La cámara del lente reveló lo que esconde tu alma. En tu pupila se esconde el niño que dejaste atrás; lo vi sentado, con los brazos cruzados y con sus ojos desesperados. Lo vi difuminado; tan inocente, tan real, y a la vez, tan profanado por los vestigios de quien eres hoy. Te vi y…

Lo siento

Lo siento, y ojalá no me lo perdones, porque me encanta sentirlo.   Lo siento, y ojalá no me lo perdones, porque me encanta sentirlo. Lo siento, aquí, escucha cómo late, ¿oyes tu nombre? Así, bajito, al oído, contra la piel y el corazón, yo cada noche cuando te abrazo el recuerdo entre sábanas y…

La Soledad de tu Ausencia

Se quiebra el sentido de la noche, con las palmas abiertas, el alma en carne viva y la mirada de agua, que fluye lentamente en ese amanecer sombrío. Todo se marchita en la hoguera: la dulce carta perfumada, el lazo entregado la caricia infinita el roce de tu piel, los labios apasionados el eco de…

La cabeza agarrada…

Gonza estaba muy enojado. Fredo lo miraba incrédulo. —Fredo, quería que me ayudaras a pensar algo, si no te queda mal. —Bueh. Dale. Tirá. ¿Quién fue…? —Moro. Lo encontraron tirado en la calle, de madrugada. Drogado hasta las patas. —Uuuuuh, ¡qué feo! ¡Noooo! —Fredo se agarró la cabeza, los ojos desencajados, como con ganas de…