Jotadoce

Érase una vez un chico que no era lo que quería ser. Érase una vez un cuento contado, pero contado del revés. Así nací yo y así me vi desde fuera pero también desde el mismo centro. Granada me dio tanto el primer amor como la vida, fue la que dijo eres tú y serás yo. Derroteros y quehaceres comunes en una infancia llena de lo que llaman felicidad (aprovecho esta líneas para decir gracias a tres y echo de menos a dos). Corriendo iba la vida y yo detrás de ella tanto en el colegio, como el instituto y la universidad. Periodista, escritor y comunicador de corazón me vi estudiando Ingeniería casi sin quererlo por mi ser natural curioso. La electrónica me instruyó y la Universidad me formó. Viví en otro país (Italia) y dos ciudades entraron en mi corazón (Roma y Florencia). Hice de todo e intenté trabajar en lo que podía hasta que llegué a donde estoy y me convertí en un ingeniero de sistemas para la galería y un tipo de oficina para la realidad.

Entre esto y aquello escribí un libro, me superé a mi mismo perdiendo 50kg e incluso intenté tener mi propia empresa.

Después de toda esta epopeya extraña, sincera, clara, y por qué no decirlo, tal vez inútil, me gustaría definirme con solo un gesto: un abrazo.

Recordad, sed felices.

A %d blogueros les gusta esto: