Quince

Solo tiene quince añosy unos padres separadosdesde hace 14. Solo tiene quince añosy ha acudido a los juzgadosmás veces de las que ha reído. Solo tiene quince añosy un hermano que no conocey una ahijada de un mes.Solo tiene quince añosy una madre que se destroza la camisapara destrozar a su padre. El niño supoSigue leyendo «Quince»

Amarrada

No puedo soltar las amarrasque me atan en este momento.No me importan nuestras palabrasni el haber llegado a un consenso. Debo escuchar lo que le pasasin caer en algún pretexto,porque yo quiero en mis mañanasalgo que no parece cierto. Porque no importa cuánto hagao qué se esconda en el silencio,porque una sola miradadice todo loSigue leyendo «Amarrada»

Lo siento

Lo siento siEsperabas regente lasCopas repletas de Aguas marinas y Frescas uvasOstentosas termas Sus embriagadores vaporesAmparando tus dominios Lo siento siBuscabas rey de reyes yBesaste mendigo unaCorona de papel Adornando fábrica de Ininteligibles versosLo siento si besasteAquel que aprecia la Simple claridad de Unos pocos cirios paraMemorizar las hombrías de tuDistintivo rostroLo siento si anhelabasEmpedradasSigue leyendo «Lo siento»

¿Y si no está…?

Me ha despertado mi corazón a todo galope; a mi mente ha llegado un pensamiento tormentoso: ¿y si no está…? ¡No! Ni para qué decirlo, tiene que estarlo, si no debió haber alguien quien lo notara, ¿y si ese alguien soy yo en este momento? Tiene que estarlo, si no su piel no se hubieseSigue leyendo «¿Y si no está…?»

Semántica desaprobada

Y alzo el vuelo en una semántica rebuscada,que te diga todo lo que entre líneas defino.No es tan difícil —grito— mientras de mí se alejael último adiós de tus ojos para abrir el fin. Si hubiera sido distinto hubiésemos sido otros,todo habría cambiado aunque no el desenlace,lo que sucede no es sin más, parece irónico,peroSigue leyendo «Semántica desaprobada»

Navidad es volver a casa

Desnudé aquel fajo de páginas encuadernadas y me coloqué al principio de todo. Donde nada ha pasado todavía. Me aclaré la voz, arañando minutos a aquel instante y comencé. Como en cada Navidad, la casa se llenaba de luces y sombras. Un desfile de platos, sonrisas, deseos y reencuentros tenía lugar en el salón. PeroSigue leyendo «Navidad es volver a casa»

Como Ícaro

Llegué con los pies descalzos, con el alma plena y desnuda; me acerqué a ti delicadamente deslizando apenas las puntas de mis dedos sobre tu piel que aún estaba fría, tus párpados yacían escarchados y una lágrima parecía haber dejado su huella allí en la comisura de tus labios. (De tus dulces labios) Acaricié intensaSigue leyendo «Como Ícaro»

Ceniza

Ardo y no de placer si me lames las heridas sabiendo cómo me llaman, pero no cómo respondo. Apartas la mirada de mis alas rotas al chocarse con la mía. Son bonitas, están partidas. Me consume pensar que escribo más fórmulas que pétalos en verso, que, aunque me desvíe acabo hablando de hogares imposibles ySigue leyendo «Ceniza»

Visita inesperada

De parte de todos los humanos, ¡Bienvenidos amigos marcianos!   Vosotros que caísteis del cielo, ¡salud! ¡mirad la alfombra verde que os recibe! Los diferentes seres entonan la bienvenida, en esta isla del reducto de lo que fuimos, en este ahora teñido de grises.   Deleitaros en los aromas que os ofrecemos, las melodías queSigue leyendo «Visita inesperada»

La maté porque era mía

Si no eres mía, no serás de nadie… Tras aquellas infames palabras sintió como si le atravesaran el alma y una cálida humedad empapando su camiseta de Snoopy, la preferida de su pequeño, con el que había planeado una tarde de cine y palomitas. En décimas de segundo, entre brumas, como si fuera un sueño,Sigue leyendo «La maté porque era mía»

Agradecer es menester

Amo a los que amo aunque redunde Y agradecer es menester Nadé en las olas de mis lágrimas En el mar de leva de mi dolor Su amor consoló mi alma Se convirtieron en mi bastión Gracias por echarse a cuestas El lado oscuro de la fiesta, Por hacerme invencible Y ser mi soporte enSigue leyendo «Agradecer es menester»

Las Perseidas

Ahora que te veo llorar, no puedo dejar de mirarte, iluminas cada rincón del cielo, tu llanto no cesa y no puedo consolarte. Ahora que te veo llorar, añoro las noches que no te vi, si pudiese dar marcha atrás, créeme, no repararía en estar ante ti. Ahora que te veo llorar, me sorprendes conSigue leyendo «Las Perseidas»

Asesinatos consentidos. Sexo, drogas y alcohol (otoño) II parte

Asesinatos consentidos. Sexo, drogas y alcohol (otoño) I parte Después de algunos días llegó el informe del forense: la muchacha había sido violada y había consumido cocaína, si de forma voluntaria o inducida era algo que no podían determinar los profesionales médicos. Por su parte, él había hecho algunas averiguaciones. El dispositivo encontrado tenía algunosSigue leyendo «Asesinatos consentidos. Sexo, drogas y alcohol (otoño) II parte»

Un día de mi vida

—Mamá, tú no lo entiendes. —Pues claro que lo entiendo, que yo también he tenido once años. —Sí, pero en otra época. —Oye, ¡que de mi generación a la tuya no ha habido tanto cambio! —Ya. Bueno, me voy a ver la tele. Me quedé asombrada, ¿qué se habría creído esa niña? Y dolida, también.Sigue leyendo «Un día de mi vida»

7.054.- La quiero y es todo

Y es que la quiero, no he definido bien cómoni desde dónde ni desde cuándo ni cuánto.Si llego a definirlo de algún modo, diría que la quierodesde que empiezo a sentirme libre y con sentido. La quiero, de alguna manera inexplicable;aunque, quizás, no sepa ella quererme;aunque no pueda estar cerca de ella todavía;aunque nuestras historiasSigue leyendo «7.054.- La quiero y es todo»

Tu recuerdo

Y mientras escucho la guitarra de Vicente,  recorro los pasos  de aquellos que se fueron,  como el agua que cae en cascada en el mar. Tus ojos verdes en mi entrecejo, mi pequeña manita en tu inmenso pecho.  Paseos largos por los coloridos campos.  Naturaleza latente mostrada por tu paciencia infinita.  La materia se marchita, Sigue leyendo «Tu recuerdo»

Última carta al viento

Finalmente,cráneo abierto, ojos cerrados.Escucho el silencio del disparoque me ha dejado tirada en el suelo.El pasto mojado anochece.Miro nublado, perono volverán a llover mis pupilas. He vivido sola,he comido sola,he dormido sola,y…he muerto sola,pero les juro que no fue la soledadla que hizo del jardín mi pedestal. Me he podrido viva,porque no he podido yaSigue leyendo «Última carta al viento»

memorias de una joven perdida

nini ser nini es viviren wonderland                            y nunca encontrar la realidado ser un niño perdido                            y no volar al nunca jamás nini es dormir              y despertar en un charco de lágrimas                      al no tener polvo de campanita                      o ver un conejo blancopara tener ayuda extray vivir de tu sueño el final feliz es                       paraSigue leyendo «memorias de una joven perdida»

Humildad intelectual

El problema no es que todos veamos la realidad a través de nuestras propias gafas. Eso es inevitable. El problema es que tenemos miedo de ponernos otras. Leemos solo razones que avalen nuestra posición. Utilizamos las contrarias únicamente para criticarlas. Tenemos miedo a confrontar nuestra verdad con el resto de verdades. Y es normal. DaSigue leyendo «Humildad intelectual»

Trapos de ‘viejito’

Mount Auburn, 1840 Gozoso como un infante que, dotado de una euforia inmensa, corre desnudo sobre anillos de un planeta ignoto, hacia el devenir desconocido del vasto microcosmos que reside en su bella imaginación, me dirijo al cementerio. Ante mi llegada, nadie me recibe. Ni los hombres elegantes de lenguaje coloquial, ni las mujeres queSigue leyendo «Trapos de ‘viejito’»

No me alcanza

No me alcanza: una quintilla gastada,media mano a media jugada,un tercio de poemas sin principio,seis cuartos de moneda corriente,un joto de picas, rey tulipány una golondrina que escapa del pecho floreado.No me alcanzanpara comprar todo lo que a ti te sobra. Pagaría lo que no tengoy hasta lo que no he jugadopor quemarme en elSigue leyendo «No me alcanza»

Miedo a las alturas

Sueño con dejar de tener miedo a las alturas. Altura es tropezarse con tus ojos cuando abro los míos por la mañana . Altura es viajar entre tus pliegues con billete de ida, pero sin vuelta por saber a ciencia cierta que una vez toque la constelación de tus lunares solo voy a desear perdermeSigue leyendo «Miedo a las alturas»

Deseo de cosas imposibles

Desear ver el amanecer de mil mañanas con sabor a miel, sintiendo un beso retorcer, en la orilla de mi cuello infiel.   Desear caminar en tus dunas tersas, leves y de trama adyacente, atando, amarrando y amando nuestras ganas, como raíces de un éxtasis inminente.   Desear el murmullo nocturno de los cuerpos ardientes,Sigue leyendo «Deseo de cosas imposibles»

Decepcionado

Decepcionado  por esperar lo inesperado,  por confiar  cuando jamás debía haber confiado,  por tener que romper lazos  que antaño creía sagrados.  Sí, decepcionado,  tremendamente apático,  abstraído, acribillado,  dolido por el tiempo perdido  y muy cansado. Decepcionado por lo que no fue,  por lo que no pasó,  por lo que dejó de ser  y se marchó.  TantasSigue leyendo «Decepcionado»

Los trucos del poeta

Me hice poeta porque creí en la fuerza de las palabras hasta que descubrí que de tanto forzar las cosas, estas se acaban rompiendo. Nadie me dijo que unos versos afilados eran más letales que cualquier veneno. Porque una palabra que se ha roto por dentro, puede provocar que el corazón se acabe pudriendo.  Sigue leyendo «Los trucos del poeta»

Escribo pájaros sin alas que…

Esto de escribir es complejo, aquí los personajes no gritan como en el teatro, no tienen carne y hueso, no los puedes ver a través de lo físico y visual. Cuesta un poquito hacer enojar a mis personajes y que realmente el lector sienta su fervor. Una actuación, una música, una escultura son artes maleablesSigue leyendo «Escribo pájaros sin alas que…»