Bajo pretexto

¿Bajo qué contexto se nos imponen las malas noticias? ¿Desde los anhelos de felicidad o desde el carácter represivo de la idea del mal? ¿Acaso, no es la falta de belleza y pureza la que se nos quita al vivir los días obscuros y nublados? O, ¿bien nos fundimos en el beneplácito del conformismo haciaSigue leyendo «Bajo pretexto»

Entre las rosas

A mi abuelo y abuela; Juan Brizuela y Constantina Gualtieri.Su viaje jamás será olvidado. Un abrazo, un beso, un adiós. Un abrazo, un beso, un adiós. Bastó solo una bocanadade aire puro en la pielreseca de sudor y hedora sal fina y compleja. Imposible de quitaral viento de la boca resecay quebrada por tantocaminar entre las rosas. UnSigue leyendo «Entre las rosas»

Mariposas

“Te quiero, pa” me dijo uno en ese tono de argentino irresistible que alguna vez sentí hasta en los vellos bajo mi estómago. Las mariposas intentaron volar pero miré atrás, al tiempo en que me mentía cada vez que me lo decía. Quisieron mover sus alas pero ni siquiera entonces sentí ni rabia ni rencor.Sigue leyendo «Mariposas»

Lo eterno y lo infinito

Durante la infancia poseemos el privilegio —o acaso la desventura— de rozar la aprehensión de la eternidad. Cualquier evento que un infante espera con ansia se prolonga en el tiempo con una compostura tan dilatada que le deja exhausto, excitado y con una percepción subjetiva de que lo anhelado, nunca acontece. Esta vivencia se transformaSigue leyendo «Lo eterno y lo infinito»

Tenemos un poema

Ojalá pudiese correr por las líneas de mi mano. Llegar hasta el acantilado que marca el principio y volver al precipicio del fin. Una bocanada de eternidad, respirar nebulosas. Ojalá esos surcos fuesen de campo labrado. Que mi carne fuese tierra fértil y húmeda para encharcarme de lluvia y que las zanjas se me empaparanSigue leyendo «Tenemos un poema»

Jane

«A veces es más necesario un poema cursi que un poema triste».Luis Fernando Rangel Flores, Poemas para un Lugar Común. Llevo años buscando en anticuarios,en sótanos,en bóvedas en ruinauna mínima señal de tu presencia. Se me escapan de los ojostu figura y tus hazañas,y nadie habla de las reuniones fortuitaso de los escándalos de medianoche.Sigue leyendo «Jane»

Mon petit

Mon petit, alguna vez tomamos una clase juntos pero tuve que viajar 4,877 km para conocerte, ¿te imaginas? Somos los últimos que resisten este restaurante pero fuimos los primeros en dimitir amores a la carta. La mesera recoge la cristalería que queda, pero dime ¿quién se va a llevar estas ganas de encontrarte siempre enSigue leyendo «Mon petit»

Susurros tras la pared

Las paredes son tan finas como un biombo de bambú, la banda sonora de las mañanas nos acompaña a todos los vecinos, los sonidos de entrechocar las tazas del desayuno, el hervir de las cafeteras italianas de toda la vida y los apresurados portazos que te hacen saber que el del cuarto llega tarde alSigue leyendo «Susurros tras la pared»

Desordénate

Desordénate, cambia todo de lugar, acuérdate del principio, conquista un nuevo final.   Respira lento y detente ante cada idea fugaz. Busca una nueva respuesta, no ceses de preguntar.   Abre los brazos al mundo y elige quién quieres ser. Observa cada detalle como la primera vez.   Tal vez puedas descubrir, poniendo todo alSigue leyendo «Desordénate»

Senectud a la espera.

En esta carrera, el tiempo me ha alcanzado,en mi piel ha plasmado su experiencia.Me he vuelto océano,surcos y remolinos me dibujan,mis huesos son ramas de arbustos secosque ya no producen frutos. He dejado de ser la de antes,la de siempre,la de la sonrisa completa,la de sueños nacientes. Mi cuerpo ya no tiene prisas,mis caminos andanSigue leyendo «Senectud a la espera.»

No te imaginas

No te imaginas lo que cuesta perderme en la mirada de alguien más, porque sé que no tengo otro remedio. Buscar en otras pupilas la chispa de alegría que había en las tuyas y no encontrar más que un hueco vacío que se come mis ilusiones como el mejor manjar, enfrentándome a la realidad inauditaSigue leyendo «No te imaginas»

Mi amiga Li

Cuando la vi me puse tan feliz. No había visto humana más bonita que ella. Vestía de color negro, usaba botas y su cabello pelirrojo combinaba con sus labios. Era una noche fría y las gotas de lluvia comenzaban a descender, se encontraba varada en medio de la carretera y parecía no saber qué hacer.Sigue leyendo «Mi amiga Li»

¿La gloria eterna o la derrota incansable?

«Debí haberme ido ayer,y aquí no soy más que mi propio retraso»Milan Kundera Desde el origen de las civilizaciones, el llamado tempus ha dictado la existencia humana. Ya en la época de los egipcios, éstos trataban de descifrar la magnitud temporal. Para ello, procuraron darle forma a la cuestión usando diferentes herramientas, entre ellas, laSigue leyendo «¿La gloria eterna o la derrota incansable?»

Quererte

La visión apocalíptica es lo que más me ha ayudado a describir lo que uno siente al enamorarse. Ese mundo decadente del amor no correspondido, incapaz, intolerante. A ti, que alimentas los sueños truncos, he tratado de asimilarte por medio de tus verdades hirientes y las mentiras despiadadas. Tú, que eres la protagonista de laSigue leyendo «Quererte»

Recuento de un viaje

Tras un largo camino recorrido de varios años sosteniéndote como un hilo atado persistentemente a la realidad concebida con tonos y matices particulares. Observando constantemente como te desdibujabas y te volvías a recrear desde tus trazos esenciales. Lamentando cientos de hechos indescifrables y verdades aparentemente contradictorias. Fue así que con un simple cambio de dirección todoSigue leyendo «Recuento de un viaje»

Artesano temporal

Artesano temporalañádeme a tu pella,amasa mi alma hasta fundirla. Soy materia de tu alfarsobre la mesa en reposo,solo una promesa más de arte. Aprieta el paso pedal,a giros tus yemas formanarcilla torneando en la rueda. Plasma en mi tu voluntad,parea pensar y cuerpo,pasta que moldean tus manos. Vierte en cuello lo vital,vive el barro ySigue leyendo «Artesano temporal»

Las dunas

Entre las dunas de un deseoquisiera sentir el fríoy a orillas del mar deslizarmesiendo arena entre tus dedos. Navegando por tus manosser por siempre marinero,derribado por las olasque me hicieron sucumbira la tempestad de tus besos. Abrir una estrella en el cielopara recordar tu nombre,revolcándome en las cenizasque dejó tu rastro al pasar. Ahogándome sinSigue leyendo «Las dunas»

Diablo

Amo del abismo; me entregaste en plata la capitanía del más profundo de tus niveles, donde yace la fortuna del mejor de los pecados. Me quedé en el segundo piso con el clavel blanco que pensé en sembrarte durante aquella primavera resguardada bajo tus alas negras. Guardamos el invierno iluminados por la luna, jugando aSigue leyendo «Diablo»

Esperanza

Somos el recuerdo de una noche tardía,  en la que me mirabas y me decías  todo lo que alcanzarías.  Fuimos la esperanza de un mejor mañana,  mientras en rutinas bailaba nuestra alma.  Somos el tiempo hecho canas,  y la antología de un Dios que vigilaba,  mientras tú, vida mía, te alejabas con melancolía.  Yo pensabaSigue leyendo «Esperanza»

Eres diciembre

¿Será diciembre cuando vuelvas? Eres diciembre, eres otoño de perenne desnudez. Eres la hoja desprendida de la piel sin primavera. Eres diciembre desolado blanco y escarcha. ¡¿A qué vuelves en diciembre?! … si solo sabes vestir de ausencia los jardines. Eres diciembre famélico yermo sin ti. ¿Eres mi cuento sin hadas? …¡sin título ni bosqueSigue leyendo «Eres diciembre»

Hoja seca

Hoja seca arrastrada por vendaval.   Diseña surco, por el viento trazado ya.   Presta huye de su rama; cuidadosa, por la noche.   La Oscuridad te cobija; la Alevosía te acoge.   Poema que forma parte del poemario «Trazas de vida».

Giglio

Santo espíritu te vioy allí yo te conocí.No sé cómo sucedióEn tiempo de ocre y marfil.Curioso que siemprepero también que nunca.Que vas y vuelves,que siempre me buscas.Tres ciudadesy muchos mundosvivieron cundosnuestras edades. Estuve a tu ladoy tú en frente,cuando nadie mientedespués de amado.Dos idiomasy cuatro casas,donde me tomasmientras pasa.Vestido verdey ojos azulesmuestran mi suertey hablanSigue leyendo «Giglio»

El mar

La gaviotadanza enamorada;la gaviotacon su pico de pinza;la gaviotasumerge su boca,en un cangrejo que lateen el relleno del mar. Como un gatoestoy acurrucado,en las piernas de la bahía;como un gatoel mar, tiene la lenguaáspera y salada. Al mar lo peinami pie como una cuchilla;al mar lo peinael viento en un silbido;al mar lo acariciala gaviotaSigue leyendo «El mar»

Electa

El futuro pendía de un hilo.Se debía laborar con sigilo.A lograr una gran transición.A impulsar una limpia visión. No dormía desde hacía semanas.No quería que se hicieran macanas.Anhelaba contribuir al gran cambio.Del pasado, no quería resabios. Los esfuerzos se vieron premiados.Resultados por todos loados.No fue candidata: fue electa.Por justicia, del pueblo dilecta. Escribo estas líneasSigue leyendo «Electa»

El colmo del absurdo

Ansiosa me negaba a traspasar el dintel  de la puerta de mi habitación; esa que espejeaba trágicamente el tumulto interior que me azoraba. Me había impuesto un propósito y de su cumplimiento dependía que se desmoronara ad infinitum mi autoestima. Por ello, asida con rabiosa tenacidad al estante que ornamentaba una de las paredes, acometíaSigue leyendo «El colmo del absurdo»