Las dos

Yo que siempre te increpé con que abrieras el corazón y la mente, aquí me hallo: postergando el momento de confesarme con el cuaderno pues enfrentarme a la hoja en blanco es hacerle un lavado de cara a mi alma de negro pintada; es descubrir mis sentimientos y asustarme con lo que me voy aSigue leyendo «Las dos»

Bendita tierra

Oh, tierra de vida, tan llena de gracia,con aguas benditas de peces brillantes,con tanta criatura de gran acrobaciahuyendo del vil cazador acechante. Tus aves magníficas traen la aurora,tus seres salvajes anuncian la tarde.Excelsas memorias de prados de otrora,un credo ambiental que a todos nos arde. Te damos las gracias por darnos cobijo,con nuestras palabras asíSigue leyendo «Bendita tierra»

Te estaba esperando

¿Cómo voy a entristecerme ante la presencia de la lluvia en el cristal si el agua es el elemento que más necesita la Tierra para contra la sequía acabar?   Hoy me desperté cabizbaja hasta que comprendí la suerte que tengo: “hoy me desperté”.   Ahora centro el pensamiento en los que ya no estánSigue leyendo «Te estaba esperando»

Anhelos olvidados

Me sostiene un sueño vanoenraizado en tierra floja,cada vez que el viento soplatuerce el tronco de mi árbol. En la sabia me decantocada duda que me aflora,suelto frutas cuando asomanlos colores del verano. En las betas he grabadopor anillo una memoria,nudos negros que denotanmis anhelos olvidados.

Sentados Distantes

Estas, estamos sentados distantes en el mismo restaurante. Distintos idiomas, el tuyo y el mío. Un mismo lenguaje tu mirada y la mía. Escondes tus ojos escondo mi risa, sentados distantes en el mismo restaurante. Sorbes tu café te ocultas te vuelves mi cómplice. Volteo al igual que tú, coquetear no es cultural. Dos veces,Sigue leyendo «Sentados Distantes»

Primera noche con tu ausencia.

A partir de hoy, la noche no será la misma. Me harán falta tus palabras, tus suspiros, tus desastrosos modales y, entre otras cosas, tu deliciosa forma de besar. Soy libre otra vez y me pesa, me pesa el vacío de la casa, el silencio y la soledad. Se siente como la parálisis del sueñoSigue leyendo «Primera noche con tu ausencia.»

El Arbolito

Cuando el niño más pequeño vio en la sala decorado el árbol que en Navidades su madre había comprado exclamó lleno de gozo y casi rompiendo en llanto “Mamá mamá, soy rico! El Niño Jesús me regaló un Arbolito”. Los amiguitos visitarán el árbol para verlo encendido y pedirán uno igual a sus padres elSigue leyendo «El Arbolito»

Amor imposible

­–¡No! ¡No! ¡Ya no puedo! ¡Ya no!– Los gemidos mezclados con sollozos son insoportables en la eterna penumbra. No sé qué pasa. Me encuentro navegando en un mar de sangre, me miro las manos y están teñidas de rojo, el vestido que era tan blanco como la nieve ahora está lleno de manchas. Esos ojos,Sigue leyendo «Amor imposible»

Un corazón fuera del agua

La brisa empujaba su pelo hacia adelante, rozándole suavemente la nuca como si la intentara acariciar. Sus ojos lagrimeaban sin razón aparente y el silencio era el rey de la oscuridad, pero no era ese silencio incómodo y desesperante, era un silencio místico que formaba su orquesta con el leve susurro de las olas delSigue leyendo «Un corazón fuera del agua»

Puntas abiertas

La universidad es casi un cementerio por la mañana: se ven pocas personas en los pasillos y el silencio reina en la mayoría de las aulas. Eran las once y nuestro salón estaba vacío, la clase empezaría a las dos, pero decidimos entrar porque el calor nos ahogaba y el aire acondicionado era una tentaciónSigue leyendo «Puntas abiertas»

Cómo se desgasta el alma

Con el tiempo contra viento, se vuelve algo adicto el silencio de aquellas palabras que ya se fueron. Así se desgasta el alma, drenando la importancia de los besos y él te quiero escrito en carta . Mientras el vacío crece dentro la cama, donde nuestros cuerpos dejan gotas de rabia, de la dulce melancolíaSigue leyendo «Cómo se desgasta el alma»

Carta 11

“Sabe Dios que en el portal de mi atención no hay timbre”, escuché una vez de un genio de nombre Jose. Jamás me había sentido más identificado con una frase. Hasta que llegaste y picaste, vaya si picaste. Picaste hasta dejarme sordo, hasta que te miré y me sonreíste y ahí, justo ahí, comenzó todo.Sigue leyendo «Carta 11»

Maldita menstruación

Maldita menstruación que llegas cuando más feliz estoy ¿qué quieres? no me lo recuerdes no he de llorar solo quiero un poco de té ¿por qué me odias tanto? ¿qué te hice yo? para que me pagues con tanto dolor.     Maldita sea la sangre que solo llega a incomodarme ¡y es que hoySigue leyendo «Maldita menstruación»

Rosas tenebrosas

Encuentras muchas rosas hermosas, rojas y moras, peculiarmente fascinantes con un aroma excitante. Las tomas con delicadez y suavemente el ardor de las agujas envenenadas, conmueve tu cuerpo. No entiendes las razones, de las rosas espectaculares, por ser horriblemente dolorosas feroces, crueles y tenebrosas. Pero aún sigues admirando, como fascinado su belleza, mientras silenciosamente suSigue leyendo «Rosas tenebrosas»

Anhelo tu mirada

Quiero robar el alma de la brisa, quiero sentir el vuelo del destino, quiero musitar en triste sonrisa el dulce silencio de mi camino. Y esperaré allí sentado, sin prisa, bajo la fresca sombra de aquel pino, la visita, en mangas de camisa del ansiado recuerdo vespertino. ¡Y pensar que abandoné tu mirada llevándome elSigue leyendo «Anhelo tu mirada»