Demasiado tiempo perdido

Demasiado tiempo perdidobesando labios equivocadospor intentar encontrarlo que ella consiguió despertarsin ni siquiera rozarlos. Desde ese día vivía en sus estrellassin temor a la fugacidad de las mismas. Me mudé a su sonrisa.Y bailaba en sus labiossin miedo a la posible caída. Porque yo era una puta loca enamoradadel precipicio de su bocay no temíaSigue leyendo «Demasiado tiempo perdido»

Recuerdos

  Recordaré aquel verano toda la vida, recordaré cada lugar que visité a tu lado y ahora vuelvo a esos lugares y ya no sé verlos sin esos ojos. Sin esos ojos que iban acompañados de esa sonrisa, esa sonrisa que iluminó hasta el rincón más oscuro de mi ser. Eres el recuerdo de unSigue leyendo «Recuerdos»

¿Adiós?

Hace tiempo comprendí que los finales felices no existen. Hace tiempo aprendí que no se me daba bien empezar ni acabar los cuentos. Pero hoy, ya no le echo la culpa al cuento, sino a que ese final feliz del que todos hablar es pura ficción. ¡Tonta de mí!, pensaba que lo bonito del amorSigue leyendo «¿Adiós?»

Té para tres

Estoy atrapado en un círculo vicioso donde tú y ella son mis constantes. Tú eres la mujer que amo, la que siempre está a mi lado sin importar si la situación es favorable y ella es el deseo prohibido, el atisbo de libertad que me queda, por eso no puedo olvidarla. Mi memoria insiste enSigue leyendo «Té para tres»

Amor de verano

Unidos por la brisa de una noche de verano furtivos a escondidas agarrados de la mano. Dos vidas que palpitan latido enamorado tú, apenas una niña yo, sin vello en el sobaco. Dos espíritus que brillan en el cenit del ocaso las estrellas iluminan las huellas de nuestros pasos. El olor a sal marina enloqueceSigue leyendo «Amor de verano»

El Baile

Uno, dos, tres, cuatro siguiendo el latido de su corazón. Uno, dos, tres, cuatro el ritmo preciso nos mueve a los dos, el silencio es el eco de nuestra emoción. Uno, dos, tres, cuatro ¡Cuidado, detente!, escucha, alguien viene. Me aparto, me abrazas los pasos se marchan. Uno, dos, tres, cuatro reinicia la danza ySigue leyendo «El Baile»

Besos míos

Decidle que me fui, que no salga a buscarme. Contadle que morí, que no llore por mí. Pedidle de mi parte que no riegue vergeles con jarras de sollozos; que mejor deje que florezcan nuevas rosas porque nuestras orugas ya nunca se transformarán en mariposas. Decidle que fui algo similar a un sueño y, ahoraSigue leyendo «Besos míos»

Cae la lluvia (Parte II)

Sentir las gotas de la lluvia recorrer mi piel ya se estaba haciendo costumbre, tanto que no veía posibilidad alguna de que se pudieran esfumar, de que el sol las evaporara de repente sin permitirles conocer el arcoiris. La felicidad me inundaba y decidí dejarme arrastrar sin pensar en el rumbo que podría traer estaSigue leyendo «Cae la lluvia (Parte II)»

Amarte

Amarte es todo un arte amarte en marte, desarmarte, y luego rearmarte. Amarte, lamerte, matarte de tanto meterte y sacarte, lavarte la mente, flagelarte hasta la muerte y luego salvarte. Amarte de parte a parte, es todo un arte, besarte, violarte sin guantes de látex, retarte. Amarte. Todo un arte.   Amarte un martes, prepararteSigue leyendo «Amarte»

Todo es sexo

El sexo mueve el mundo, el dinero… también. Ambos duermen juntos, ambos se dan placer. … Sexo por dinero, sexo por poder, sexo pordiosero, sexo por joder. Sexo con engaños, sexo sin meter, sexo en el baño, sexo sin cuartel. Sexo en el trabajo, sexo en el hotel, sexo sin colgajos, sexo con miel. SexoSigue leyendo «Todo es sexo»

Recordando tus Besos

En esa pasión que sobrecoge, que achica los sentidos que empequeñece el alma en ese instante del olvido, me entrego por entero, con el corazón partido, esperando tu ausencia tu dolor enloquecido; y cuando los recuerdos afloran, cuando el tiempo parece dormido, cuando la razón explora aquellos recovecos perdidos, todo me lleva a ti, sonámbuloSigue leyendo «Recordando tus Besos»

Diario de mi casa (parte IV)

Nunca hablo con papá de eso que me pasa. Con mamá, ni loco. Es raro, porque me parece que con papá hablaría. Pero no sé por qué él no me habla. ¿Le tendrá miedo a mamá? Yo ya estoy empezando a imaginar cosas. Pero no, mejor, no me las imagino. Porque si abro la boca,Sigue leyendo «Diario de mi casa (parte IV)»

Primera noche con tu ausencia.

A partir de hoy, la noche no será la misma. Me harán falta tus palabras, tus suspiros, tus desastrosos modales y, entre otras cosas, tu deliciosa forma de besar. Soy libre otra vez y me pesa, me pesa el vacío de la casa, el silencio y la soledad. Se siente como la parálisis del sueñoSigue leyendo «Primera noche con tu ausencia.»

Viejos conocidos

Pensaba que nunca la vería de nuevo y mucho menos mezclada en mi mundo caótico y negro. Ella era de las que claman por ver llegar el sol porque las sombras de la noche la dispersan y ya no pueden ni encontrar su sombra, de esas niñas buenas que pretenden ser malas cuando uno lesSigue leyendo «Viejos conocidos»

No me digas «te amo»

No me digas “te amo”. No construyas falacias con tu boca, no metas al abecedario en esto. No quieras ponerle nombre a lo que sientes. No intentes categorizar los latidos de tu corazón, No necesitamos ponerle un rótulo al sentimiento, sólo vivirlo. No merecemos convertirnos en un prototipo, ni compararnos con amores del pasado. NoSigue leyendo «No me digas «te amo»»

Un corazón fuera del agua

La brisa empujaba su pelo hacia adelante, rozándole suavemente la nuca como si la intentara acariciar. Sus ojos lagrimeaban sin razón aparente y el silencio era el rey de la oscuridad, pero no era ese silencio incómodo y desesperante, era un silencio místico que formaba su orquesta con el leve susurro de las olas delSigue leyendo «Un corazón fuera del agua»

Definiciones

Hermosura: vislumbrar tu silueta entre cientos de siluetas hermosas; fácil es distinguirla, sólo la tuya brilla con luz propia. Locura: imaginarte despierta entre mis sábanas desnudas, saciada y cubierta de pétalos de rosa. Belleza: acariciar tu vientre terso y suave como brizna de hierba que crece en los manantiales. Alegría: percibir tu aura transparente ySigue leyendo «Definiciones»

Aquí te espero (Parte II)

Aquí te espero (Parte I) Notó como el agua le caía sobre su delicada espalda, mientras iba notando como sus manos la agarraban de la cintura y la iban acercando cada vez más a él. Él sin dudarlo la besó apasionadamente, si como le fuera la vida en ello. Pero ella sabía tan bien comoSigue leyendo «Aquí te espero (Parte II)»

La bibliotecaria III

Recuerdo que me lancé al suelo para sostener tu cuerpo. A duras penas logré reanimarte. Tú solo gemías impronunciables palabras, muchas de ellas creo que rezaban “suéltame”. Pero era imposible; una vez que te había tocado ya nada me separaría de ti. Te levanté sobre mis brazos y deposité tu peso sobre la mesa deSigue leyendo «La bibliotecaria III»

Aquí te espero (Parte I)

Ella se levantó como cada mañana, dispuesta a comerse el mundo. Algo le decía que hoy iba a ser un gran día en su vida, lo presentía, pero como siempre, fue la misma mierda de rutina. Se propuso que ya era hora de cambiar su vida. ¡Necesitaba cambiar su vida! Sobretodo deseaba volver a enamorarse,Sigue leyendo «Aquí te espero (Parte I)»

Puntas abiertas

La universidad es casi un cementerio por la mañana: se ven pocas personas en los pasillos y el silencio reina en la mayoría de las aulas. Eran las once y nuestro salón estaba vacío, la clase empezaría a las dos, pero decidimos entrar porque el calor nos ahogaba y el aire acondicionado era una tentaciónSigue leyendo «Puntas abiertas»

Hacía mucho tiempo…

Hacía mucho tiempo que no volvía a sentir, siempre había escrito para él. Mis letras cobraban sentido con su presencia, pero esa oscuridad que me inspiraba a escribir se fue encendiendo, ¿irónico, no? Mis letras dejaron de cobrar vida, su presencia pasó a ser ausencia y así con el paso del tiempo, mi vida pasóSigue leyendo «Hacía mucho tiempo…»

Cómo se desgasta el alma

Con el tiempo contra viento, se vuelve algo adicto el silencio de aquellas palabras que ya se fueron. Así se desgasta el alma, drenando la importancia de los besos y él te quiero escrito en carta . Mientras el vacío crece dentro la cama, donde nuestros cuerpos dejan gotas de rabia, de la dulce melancolíaSigue leyendo «Cómo se desgasta el alma»

Carta 11

“Sabe Dios que en el portal de mi atención no hay timbre”, escuché una vez de un genio de nombre Jose. Jamás me había sentido más identificado con una frase. Hasta que llegaste y picaste, vaya si picaste. Picaste hasta dejarme sordo, hasta que te miré y me sonreíste y ahí, justo ahí, comenzó todo.Sigue leyendo «Carta 11»

Te he quedado grande

Quizá te ha quedado grande mi corazón, tal vez se nos ha hecho tarde para el amor. Perdimos la pasión que corría por las venas, dejamos que se estancara y de a poco se saliera por el agujero inmenso que se tragó los besos que unas vez despertaron nuestros dulces sueños. Te encerraste en tuSigue leyendo «Te he quedado grande»

Las apariencias engañan

Estaba tumbada en el sofá como de costumbre, en la tele no ponían nada interesante. Da igual el canal al que cambiara, que ni en la tele ni en mi vida había nada emocionante. Pero lo que no sabía es que eso iba a cambiar. Me dormí en el sofá, total, estaba demasiado cómoda como paraSigue leyendo «Las apariencias engañan»

Maldita menstruación

Maldita menstruación que llegas cuando más feliz estoy ¿qué quieres? no me lo recuerdes no he de llorar solo quiero un poco de té ¿por qué me odias tanto? ¿qué te hice yo? para que me pagues con tanto dolor.     Maldita sea la sangre que solo llega a incomodarme ¡y es que hoySigue leyendo «Maldita menstruación»

Rosas tenebrosas

Encuentras muchas rosas hermosas, rojas y moras, peculiarmente fascinantes con un aroma excitante. Las tomas con delicadez y suavemente el ardor de las agujas envenenadas, conmueve tu cuerpo. No entiendes las razones, de las rosas espectaculares, por ser horriblemente dolorosas feroces, crueles y tenebrosas. Pero aún sigues admirando, como fascinado su belleza, mientras silenciosamente suSigue leyendo «Rosas tenebrosas»

Anhelo tu mirada

Quiero robar el alma de la brisa, quiero sentir el vuelo del destino, quiero musitar en triste sonrisa el dulce silencio de mi camino. Y esperaré allí sentado, sin prisa, bajo la fresca sombra de aquel pino, la visita, en mangas de camisa del ansiado recuerdo vespertino. ¡Y pensar que abandoné tu mirada llevándome elSigue leyendo «Anhelo tu mirada»

Renuncio al «amor»

Lamento decepcionarlas, pero abuela, tías y mamá; mi sueño es: no llegar nunca a ningún altar disfrazada con un absurdo vestido y mil pasadores en la cabeza. Encadenándome a alguien para toda la vida. No quiero ser muñequita de pastel. Porque odiaría caer en la rutina, de levantarme todos los malditos días de mi vidaSigue leyendo «Renuncio al «amor»»