Una cosa solo puedo decir

Una cosa solo puedo decir,que del mármol a mi cuerposolo hay unos grados,los que calibran el temperamentode las tan tediosas afrentasque entre el espejo y la realidad(esa que ahora mismo me compone)se han llevado a cabo.Una cosa para pronunciar de lunes a domingos,de principios a fines de cada mes.Una sola cosa en este instanteque seSigue leyendo «Una cosa solo puedo decir»

Sobre el tiempo y las tuátaras

En los libros de poesía,que adornan los blancos anaquelesde las bibliotecas del tiempo,nadie nunca leyó sobre tuátaras;sobre el momento en el que el solhecho incendio y monedaingresa con parsimonia al océano,y este lo traga como un alcancíainfinitamente líquida. En los libros de poesía,que adornan los estantes grisesde las bibliotecas de mis entrañas,solo veo textos agarrotadosSigue leyendo «Sobre el tiempo y las tuátaras»

Colorado

La oscuridad se tropieza con la medianochey el ruido de la caída nos despierta,a mí y a la mujer que intenta dormir al lado mío,y que se sueña esquiando en una montaña en Colorado. Me levanto de la cama, valiente,me amarro los zapatosy salgo a atrapar la noche escurridizaque se derrite y se mete enSigue leyendo «Colorado»

¿Formicidae?

Prismático, ojo de halcón.Para. Cae de la colinala doblada colillacansada de prender pero encendida.Sentimiento de espesoruna nube, sobre el marcargada de agua más fina(peso de toneladas)molestando al pasar entre laderaslenta y sonorala bodega cerrandose quiso pasar a escurrir las botas…El nervio interior de parecer lo que no era lo dejó en deseoparalizó a las hormigaslaSigue leyendo «¿Formicidae?»

El faro

Al cosmos singular de E. G. Las olas siempre chocan con pétalos de salcontra las rocas que abrazan a este viejo Faro;yo, que a tu fina esencia y perfume aclaro:tu arrogante fuerza y tu espléndido azul. La luna llena canta y danza la vil señalde abatir contra esta torre, mas no logran aún,porque aún quieroSigue leyendo «El faro»

Organigrama irresoluto

A costa de una crueldademancipada por esencia propiacae el velo irrisoriose tergiversa su compás. Sin tener mucho que explicar,organigrama irresolutoante la falta que no se supo librarpor muy errada que se hallesu inocua convicción. Perdiendo el tiemposacando provecho a su lejanía,distancia lo suficientemente marcadacomo para no remarcarse de nuevo. En apariencia, una nueva normativaal querellarseSigue leyendo «Organigrama irresoluto»

Yin y yang

pescando con el hilo dental,con una bolsita de té,con un corazón que hay que resucitar,que no sabe recapacitar te mentiría si te digo la verdad,si comparto contigo mis contraseñas,si te digo entre pétalos,entre soliloquios o bostezos,que te quiero, no te quiero la verdad te contaría, te cantaríasi la mentira no estuviese de tu parte,si elSigue leyendo «Yin y yang»

La pureza

No fue en Gerona ni se llamaba Gala,pero esa mujer con cabeza de rosasfundida en aquellos vientos alisios del caribe,simbolizaba en su gracia oníricatoda la sensualidad de la isla. Piel tostada,ojos claros(un poco rasgados),cuerpo oleado,voz dulce,labios de casquitos de guayaba. Combatíamos el síndrome de insularidadcon complicidades etílicas,rompíamos a fuerza de épica martianalas olas en elSigue leyendo «La pureza»

Te esperaré

Te esperaré enla sombra proscritade la oscura nochey vacías estrellas. Te esperaré cuandola libertad indignase erija más alláde las tinieblas. Por ahora toca habitarcon uno mismo,sin esperar, ilusos,designio alguno. Por ahora toca parar,hibernar, quedarse inerte;hacerse bucle -y coraza-en tu propia mente. Ya está, no hay más.Solo subsistir entreangustias, dagasy tenazas. Respirar. Navegar, ingenuos,el mar deSigue leyendo «Te esperaré»

Advertencia

No des un paso más.A mis espaldas acumulo los nubarrones de la tormenta. Ante tus plantas haré surgir ríos de lava.Llamaré a mi auxilio a legiones de demonios… No digas una palabra más.Convocaré ventiscas para congelar tu lengua,dispersaré tus sonidos con mis huracanes. No me mires.Clavaré dardos de escorpiones en tus pupilas,escupiré ponzoña de víborasSigue leyendo «Advertencia»

El irse

Hoy el trascurso del día ha tenido el sabor de una despedida verdosa, a esa sensación que se tiene cuando se despegan los ojos por última vez del mar. A esa mirada última, definitiva. Algo sacro que se te escapa del cuerpo y sientes los segundos eternos alejándose, deteniendo el tiempo de agosto con lasSigue leyendo «El irse»

Mis ganas

Son el niño mudoque aprendió a hablar por signos.Yo, que siempre fui ciega del corazóny analfabeta de su idioma, jamás lo entendí. Cuesta trabajo escuchar un deseocuando no sabes si el mismo porta katana.Por si corta. Silenciosa.Callada. También son las que dejo aparcadasy están donde siempre:En el carril de los sí,pero no.Yacen inmunes al dolor.ComoSigue leyendo «Mis ganas»

Escribo

No escriben los que pueden, los que quieren, o los que “saben”. Escriben aquellos que lo necesitan. El escritor necesita escribir para vivir, como necesitamos el agua, el alimento y el amor. Un escritor que no puede jugar con las palabras, se enferma, pierde el interés por todo o pierde la razón. Muere de aSigue leyendo «Escribo»

Unido ser

En sino de uno, unido uno.De sino en todo, unido ser.De hado en uno y de hado en todounidos sones de entero ser. En entidades de todo estadoe identidades de todo ser,en ensenadas, encinas y hadas,aunados hados de entero ser. ¿Anonadado?No hay hados idos. ¿Anonadado?No hay ido ser. De base unida vas anudado,vas anidado enSigue leyendo «Unido ser»

Te odio. Me odio.

Te odio. Y me odio por hacerlo.Y odio que me abrazaras porque ya no me abrazas.Y odio tus palabras y los mil pedazos de mi cuerpo;los mil pedazos que dejaste después de aquel te quierovacío, cobarde, muerto.Un te quiero que sonaba a despedida.Un te quiero que arañaba. Que rompía.Y detesto las noches de desvelos.Las nochesSigue leyendo «Te odio. Me odio.»

Grises

Grises las mareas embravecidas,inciertos los impulsos de sus aguas,a cada día más enardecidaspor el cántico gris de nuestras fraguas. También grises las nubes pasajeras,de pubertad sus gruesos goterones,madurando hacia un clima sin fronterasel vibrante rugir de sus pasiones. Y grises los vapores que la Tierraexuda entre temblores por su piel.Gris el humo macabro de laSigue leyendo «Grises»

Anhelo sin futuro

Mi corazón bursátil navega entre las sombras.¿Qué esconde el horizonte en el reflejo de la luna?La sublime inmensidad acaricia un dolor sin forma¿Qué pensó la moneda al sentenciar esta disputa? La aureola plateada resplandece con energíay el lobo conmemora esa fase prodigiosa.Dioses de la misericordia ¿Qué precio tendríacalmar su agonía y su melancolía estrepitosa? MártirSigue leyendo «Anhelo sin futuro»

Debajo de todo lo que no se ve

debajo de la máscara putrefactaarriba de las vísceras de las venas de la sangrejunto a mi cuerpo a mi rostro a mis miedostras las sombras las nubes la lluviacerca de lo que se grita se siente se llora se pierdelejos de la cicatrizencima del silenciodespués de la muertedebajo de todo lo que no se veSigue leyendo «Debajo de todo lo que no se ve»

Hacia el olvido

El río que nos lleva hacia el olvido,la memoria del árbol que sostuvoese canto del pájaro que tuvoen su vientre, marchito, lo vivido. La ceniza del árbol sometidoen el jardín desierto, que contuvola estructura del mundo y entretuvoa la muerte y su séquito podrido. La espuma de los días va ciñendo,poco a poco, los sueños,Sigue leyendo «Hacia el olvido»

Ahogados en la niebla

Avanzamos en carros alados hacia una interrupcióny nadie dice nada,nadie osa romper el delgado cristal que allá brilla.Se cierne la nochesobre mi soledad, la envuelve,la serena y le susurra ideas, la convierteen una aventura. En vano perseguimos el jolgorioque nos visita y como el marhuye después, dejándonos al sueño del sol.Los nombres se diluyen,las copasSigue leyendo «Ahogados en la niebla»

Garras

En casa donde vive gato, ¡garras!Ni bajos de cortinas,ni un sofá decente,ni funda de guitarraque permanezca intacta;ni mano sin rasguño,ni pantalón sin pelos. En casa donde vive gato, ¡cielos!Ni colcha de la camacon hilos en su sitio,ni estera, ni cojines,ni patas de la silla,ni del sillón asiento… En casa de felino, ¡no miento!Es suya laSigue leyendo «Garras»

Torero

Sádico, impío, miserable,enfermo, asqueroso, cobarde,baja del caballo, tira el estoque,encara tu víctima, veamos tu aguante. No te hagas llamar artistasi a tientas tambaleas entrela inmoralidad y la patología,la enfermedad del que no siente. Frente al animal te haces maestroy no enseñas sino a hacer sufrir,eres tú el único ser racional, aquelque sabe y sabe bienSigue leyendo «Torero»

Bailo para vos

Bailo para vos mientras me mirás,Mis pies giran, mis manosse elevan en el aire.Bailo para vos,te miro ahí sentado,mi falda vuela por el airetus ojos me recorren,mi piel se eriza,miro mis dedos recortadoscontra el cielo,vos me mirás a míy yo bailo.Siento el momento,el instante detenido,el deseo contenido,bailo,bailo,bailo,para vos. Lourdes MuñozlulinaescribeLeer sus escritos

En el tenue transcurrir

En el tenue transcurrir del tiempo,divaga mi menteentre sueños y absurdas estupideces. En el sutil transcurrires tu mirada ternuray tus manos son gesto firme,carente de mesura. En un segundo,el viento camina por mi espalday la sal del mar rezuma librepor mis agrietadas manos,ausentes de toda serenidad. En el tenue transcurrir del tiempoencuentro dónde mirarme.Fragmentos apesadumbradosySigue leyendo «En el tenue transcurrir»

Un tipo

Sostengo un churro.Con la otra mano estoy montado en el tiovivo ahí en la cuesta Moyano.No me puedo sujetar, salgo lanzado.Acabo sentado bajo un árbol.En una mano me aguanta el churrito.En la otra tengo una sensibilidad. Julio Expósito LópezLeer sus escritos

Anochecer

―…ahogado en una laguna misteriosa, perdido en un laberinto sin ideas. Usted experimentará una pérdida progresiva de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales, a medida que van muriendo sus células nerviosas y se atrofian las diferentes zonas de su cerebro. Lo siento, William. Es una enfermedad que actualmente no tiene cura y conSigue leyendo «Anochecer»

Reza tú por mí

«No soporto la idea de que el universotenga que destruirse cada vez que te marches».Edgar Allan Poe Tengo que decir que siempre se me ha complicado esto de expresar lo que duele tu ausencia… ¿Cómo explicar la pérdida sin saborear antes la conquista? ¿Cómo ilustrar la despedida sin haberte dado antes una bienvenida? Esta faltaSigue leyendo «Reza tú por mí»

Baile caduco

Una lanzadera dondese desdibuja el comienzoy no se ve el destino. El reencuentro,de cuando éramos niños. Recuerdo imperecedero,anestesiándome los latidos. Vaivén de emociones,litigio eterno.Sentenciados al amorque nos tuvimos. Bailábamos cuando niños… Recuerdo perenne,anestesia vitalicia. Lorena Delgado Carreras@lorenadelgadocarrerasLeer sus escritos

Té con limón

Vengo de tantos lugaresque todas las lluviasson en mí un déjà vuy de todas las rejascreo tener llave. Hay cosas que el tiempopinta del color de los amaneceressilencios sepulcralesvueltos clamor de fiestadesiertos que terminanen aguacero, en pinar, en arroyoborracheras vergonzosasque terminan en buenos brazosen mejores despertares. Me reconvierto y séporque amanezcoque ni el optimismoes ingenuidadniSigue leyendo «Té con limón»

Mi poesía en ti

Te dedico mis palabrassin sonidoy que en tus cuerdas vocalesresueneel sentimiento de mi lírica.Que mi canto en tu vozprofese el amory que tu bocacomulgue poesíade mi espíritu apasionado.Que el ardiente ensueñode papel y tintase consuma en tu pechoy la limerencia de mis versoscalen en tus huesos.Que mi poesía desnudacomo sangrecircule en tus venasy que miSigue leyendo «Mi poesía en ti»