Venenos

El silencio marchito resuena en la sala, ocultas rapaces acechan en los recovecos de las lúcidas estancias pomposas. Olores perniciosos revelan presencias indeseables cercanas. Livianas conversaciones presas de sus afilados anzuelos grises. Las palabras sinceras penetran como cuchillas en sus oídos. Se retuercen espasmódicamente, aullando la salida en tropel. Vomitan maledicencia en tinta, ríos deSigue leyendo «Venenos»