Los relojes son un fénix

Hay veces que el “para siempre” se sentencia de verdad; yo nunca creí en el amor eterno pero, al igual que el poeta Redry, tu boca yo nunca la dejaría de besar. Porque antes de que vinieras a esta casa, destrocé todos los relojes; antes de que lo hicieras a mi vida, mi pasado, losSigue leyendo «Los relojes son un fénix»

El acto de escribir

Como dijo una Mujer, escribir es el Arte de conectar con el Alma porque no lo haces con el ego sino con el corazón de una forma mecánica. Suele resultar complicado abrirlo; de no usarlo, se ha oxidado como las cuerdas de mi guitarra, pero, si insistes, en una hoja en blanco te plasmaré miSigue leyendo «El acto de escribir»

Corazón aliviado

Hoy murió un amor. No hay nada de qué hablar. No me quiere hablar. Y francamente, yo tampoco. No me inquieta ese silencio. Me agrada, me acalla. No me ametralla. Rebota. Si me insulta, me resbala. Si no hay ningún milagro, pero milagro en serio, esto ya se acaba acá. Pero, ¿y la ilusión? EsaSigue leyendo «Corazón aliviado»

Nostalgia

Nostalgia de un tiempo lacio, de tiempos pasados y yo no puedo más que recordar.   Recordar  lo remoto y volver  a transitar tu corazón.   Nostalgia: herida de algo que ya ocurrió, sin margen, sin parar.   Una fuga que se vetó. Un camino que se hizo y ya pasó.   Nostalgia de unSigue leyendo «Nostalgia»

El pasado toca mi puerta

El pasado toca mi puerta, no sé si dejarlo pasar, no sé si no se ha dado cuenta que es muy tarde ya. Insiste en entrar, me dice que hace frío allá, que tal vez solo se calienta un poco y se vuelve a marchar. Le miro con tristeza, no es buena idea dejarlo pasar,Sigue leyendo «El pasado toca mi puerta»

Nuestro tiempo

A veces por desidia dejas correr los meses, años… Cuando te das cuenta ha pasado más tiempo del que pensabas. Alarmada piensas en todo lo que has perdido. La cabeza te dice que tal vez no es buena idea, pero el corazón salta de alegría. Te preguntas cómo serán ahora aquellas amigas con las que compartisteSigue leyendo «Nuestro tiempo»

Ausencia

El perfume delata tu ausencia, silenciosa salida hacia la nada, contratiempos, excusas, faz pasmada, pudo ser una locura o demencia. Un gran hueco dejaba la partida, se marchitan las rosas, cae el espejo. Todo fue una ilusión, funesto reflejo, falso amor, aposté, perdí la vida. Grandes males cayeron en mi casa, si supiera lo oculto,Sigue leyendo «Ausencia»

Desesperación

Doy vueltas por la habitación, parezco una fiera enjaulada. Me siento pero me levanto enseguida como si tuviera un resorte que me hiciera saltar. Me acerco y te miro, sigues igual, no hay ningún cambio. Se me escapa el aire que retenía en los pulmones; no me había dado cuenta de que me estaba ahogando.Sigue leyendo «Desesperación»

No podemos seguir así

“¡No podemos seguir así, tenemos que verla!”, gritó el corazón mientras se lamentaba amargamente. Estaba sosteniendo un vaso de whisky casi vacío en una mano y un cigarro recién encendido en la otra. Se encontraba recostado en el sofá, recubierto por una sábana delgada y recordando al amor. “No podemos verla. No vamos a verla.Sigue leyendo «No podemos seguir así»

Pesares del Corazón

No había salida,             ningún resquicio, no existía una puerta,              ningún vericueto, ninguna solapa             por la que se colara el aire. No había caricias,                        ningún detalle,  solo desierto,                        en la noche oscura. La basura                        mutilando las calles, la maleza                        entre la bruma y un sudor frío                        que se perlaba en pesares. Una mueca en la luna,Sigue leyendo «Pesares del Corazón»

Terapia de labios

Te llevo dentro, quiero ser sofá si puedo cobijar tu calorcito y, así, guardarme tus domingos.   Tan solo ansío que te sientes y me cuentes la verdad; mira mi pecho abierto:   recibirá tus palabras en forma de balas o de luz pero, sea lo que sea, quiero sentirlas ya para acabar de unaSigue leyendo «Terapia de labios»

El cuadro

Sentada en el sillón lo contempla. El corazón y el alma le duelen como si le abandonaran. Tenía envidia porque sus dulces manos le pintaron. Manos que nunca tocará, que nunca le tocarán. Lo que había sido un lienzo en blanco, él había pintado un mar azul en calma, acariciando la barca que sobre élSigue leyendo «El cuadro»

Los trucos del poeta

Me hice poeta porque creí en la fuerza de las palabras hasta que descubrí que de tanto forzar las cosas, estas se acaban rompiendo. Nadie me dijo que unos versos afilados eran más letales que cualquier veneno. Porque una palabra que se ha roto por dentro, puede provocar que el corazón se acabe pudriendo.  Sigue leyendo «Los trucos del poeta»

En un frasco

Guardé mi corazón maltratado en un frasco para que nadie pueda alcanzarlo. Lo escondí en lo más alto de la alacena, lejos de los ojos de los curiosos que vienen a visitarme, junto a las galletas con chispas de chocolate que me regaló mamá por mi cumpleaños número 27, esperando que ahí, en ese lugarSigue leyendo «En un frasco»

Este corazón siempre estuvo lleno.

Siempre tuve miedo a olvidarme. A olvidarte. O simplemente a olvidar. Tú crees que desvarío, que olvido porque ya nada me importa. Y es justo lo contrario. Olvido porque todo me importa y no sé hacerle frente a la memoria. Si me busco entre fotografías antiguas encuentro a alguien que dice llevar mi nombre ySigue leyendo «Este corazón siempre estuvo lleno.»

Té para tres

Estoy atrapado en un círculo vicioso donde tú y ella son mis constantes. Tú eres la mujer que amo, la que siempre está a mi lado sin importar si la situación es favorable y ella es el deseo prohibido, el atisbo de libertad que me queda, por eso no puedo olvidarla. Mi memoria insiste enSigue leyendo «Té para tres»

Sé que dueles (Parte II)

Sé que dueles (Parte I) Y ahí estaba yo, enfrente de la habitación que tanta felicidad me había dado. Viendo cómo nuestros recuerdos se desvanecían uno por uno. Abrí la puerta y le vi. Vi cómo se sobresaltaba, estaba segura de que no me esperaba allí. Pude ver que estaba bien acompañado. Ella estaba desnudaSigue leyendo «Sé que dueles (Parte II)»

La revelación del corazón

Supongo que ya no hay secreto. Las puertas de mi alma se han abierto de golpe y derramaron todo lo que contenían sin medir las posibles consecuencias de revelar los oscuros rincones de mi personalidad aparentemente perfecta. Supongo que ya no hay tesoro que esconder si ya el cofre ha sido forzado más de una vezSigue leyendo «La revelación del corazón»

Amor de verano

Unidos por la brisa de una noche de verano furtivos a escondidas agarrados de la mano. Dos vidas que palpitan latido enamorado tú, apenas una niña yo, sin vello en el sobaco. Dos espíritus que brillan en el cenit del ocaso las estrellas iluminan las huellas de nuestros pasos. El olor a sal marina enloqueceSigue leyendo «Amor de verano»

Cumpleaños

  Hoy me alejo de los 40 con dolores en las piernas, con algunas cosas hechas y muchas por hacer.   Hoy me acerco a los 50 con la mente despierta por el arte que me completa y alimenta mi sed.   Hoy cumplo años; soy un niño vestido con traje de adulto, hago unSigue leyendo «Cumpleaños»

La muerte del pecho y otras reflexiones

Vacío se siente mi pecho, sin ganas de respirar, sin espacio para otra cosa que no sea el hueco. Luché mucho tiempo para que el monstruo no se revelara, para mantenerlo bajo perfil y no devorara las ganas tan intensas que tenía de vivir, pero su poder pudo más que el mío y al final,Sigue leyendo «La muerte del pecho y otras reflexiones»

Te reto

Te reto a que me ames y te ames. Te reto a que luches por lo justo. Te reto a que vueles alto, por encima de las nubes de la envidia y el egoísmo. Te reto a que me retes a un juego sin reglas, donde todos ganen cuando el ganador llegue a la metaSigue leyendo «Te reto»

Por la Calle del Olvido

Perdido en el aroma de tus balcones, paseo absorto por calles en penumbra, sumido en el reflejo de tus razones, y en el asfalto gris de tu hermosura. Y me embriago de sueños, escondido en el jardín impoluto del encuentro, donde el espíritu, sutil y distraído, mora resoluto en tu misterio, en aquel corazón abstraído,Sigue leyendo «Por la Calle del Olvido»

La obsesión no se cura con el tiempo

La verdad no estoy segura por qué aún le pienso si, después de todo, él nunca supo quererme, ni siquiera se dio la oportunidad de conocerme de verdad. Yo estaba consciente de ello y no me dolía ser un juguetito sexual porque él para mí era lo mismo, sin embargo un pedazo de mí albergaba todavía las esperanzas de que quizá en un futuro incierto nuestra química pudiera juntarse para explotar.

Nave de los sueños

Sueño con un mundo sin dueño, sueño ser dueño de mi destino, un destino sin dueño, sueño con el libre albedrío, ser libre como el viento, viento de un cambio de registro. Sueño con vivir sin miedo, sin miedo de seguir vivo, sin sentir mi corazón muerto, muerto de pena por tus latidos. Sueño peroSigue leyendo «Nave de los sueños»

Viejos conocidos

Pensaba que nunca la vería de nuevo y mucho menos mezclada en mi mundo caótico y negro. Ella era de las que claman por ver llegar el sol porque las sombras de la noche la dispersan y ya no pueden ni encontrar su sombra, de esas niñas buenas que pretenden ser malas cuando uno lesSigue leyendo «Viejos conocidos»

Lluvia en la ventana

Las gotas salpicando quedamente, en el transparente marco de tus ojos, que retratan tu tibia presencia, al cobijo de aquel antojo; de una lumbre en el cristal, de un corazón en manojos, dibujado en el vaho eterno, con mi índice y un sonrojo. Lluvia en la tarde aplomada, añoranza de tiempos rotos, lágrimas desperdigadas, porSigue leyendo «Lluvia en la ventana»

Un corazón fuera del agua

La brisa empujaba su pelo hacia adelante, rozándole suavemente la nuca como si la intentara acariciar. Sus ojos lagrimeaban sin razón aparente y el silencio era el rey de la oscuridad, pero no era ese silencio incómodo y desesperante, era un silencio místico que formaba su orquesta con el leve susurro de las olas delSigue leyendo «Un corazón fuera del agua»