Quizás

Quizás,algún día volvamos a encontrarnos.¿Quién sabe?Seremos las mismas almas,en otro momento,mismos cuerpos,curtidos en años,truenos, batallas. Quizás,nuestras miradas se vuelvan a cruzar.Pero… no habrá llamas,ni siquiera cenizasde aquellos besosescondidos en una esquina.Aquella, donde estuve a solas.La vezque cogiste las maletas,y viajaste…En otros trenes,otras vías,otras bocas,en otras vidas. Quizás,las cosas, que no dije,las guarde en mi cajón.Recuerdos,Sigue leyendo «Quizás»

Surfeando

Surfeando entre olas de ginebray el humo de un cigarro,todo me provocó tanta náuseaque acabé vomitando. Vomité oscuridad,mezclada con demonios desaliñados-sin vinagre, aceite ni sal-,que me hicieron maullarcual gatito asustado. Ya no quiero espuma rubiapara evadirme de este mundo;ya no quiero sucumbir al clímaxen discotecas hasta altas horasde la madrugada naufragando. No quiero sombreros deSigue leyendo «Surfeando»

Todo es un laberinto

Todo es un laberinto entre tus labios y los míos; entre lo que digo y una vez soñé. Todo es un laberinto entre tu pálpito y mi desatino; entre lo que ansío y antaño toqué. Todo es un laberinto entre lo absurdo y lo que cobra sentido; entre lo que aspiro y al final tendré.Sigue leyendo «Todo es un laberinto»

El sonido del silencio

Desde mi silla favorita te escucho hablar. En verdad no es un asiento cualquiera, es más una butaca, una especie de silloncito que me regalé para sentarme a pensar. Siempre me ha gustado perderme entre la niebla de mis pensamientos viendo el mundo rodar, lejos de todo. Demasiado lejos también de ti, quizás. Hoy irrumpisteSigue leyendo «El sonido del silencio»

Ya no bailo

Mis ojos no se arrancanhoy por fandangosy ya no bailo en el tablaoal son de tu voz. Hoy, mis párpados estaban agotadosde ver que en este tiempono has cambiadoy que sigues teniendo tus miedosencerrados en un cajón. Teníamos una conversación pendiente,pero era más fácil mirar hacia otro lado,hacernos los despistados,y disfrazar el entusiasmocon trajes deSigue leyendo «Ya no bailo»

Moretones

Estamos frente a frentepero en lados opuestos del puentenoto mi alma desnuday el pánico me atraviesa con agujas No quiero caer en olvido¿pero cómo tallo un recuerdo sin lastimarte?no quiero seguir perdido¿pero cómo hallo paz sin ir a ninguna parte? Si pudiera darte todo lo que quieres¿sería suficiente?si pudiera ser todo lo que quieres¿sería suficiente?Sigue leyendo «Moretones»

Miradas accidentales

Miradas accidentales,besos entre portales.Preludio del amor que llegaríay que los miedos arruinarían. En el sinsentido encontrábamos nuestra cura,y yo,en tu sonrisa dulce y pura,la razón de mi existir. Pero llegó el momento anunciado.Comenzó a llover en nuestros corazones. Entramos en el bucle laberíntico de hacer preguntas sobre las certezas más absolutas y responder a nimiedadesSigue leyendo «Miradas accidentales»

Revolea

Que se vaya a la mismísima… No la voy a soportar ni un minuto más a esa. Ya no existe para mí. Voy a hacer la mía. A salir, a conocer, a aprovechar. Tener novia, yo. ¡Ja, ja, ja! Después de todo el tiempo que estuve con esa. Después de todas las noches que paséSigue leyendo «Revolea»

Ágil

Eres ágil—singular palabra grave—porque de esa maneraclaudicaste en mi mundo. Eres ágil—pero solo en minúsculas—porque la tensión es mayúscula y no concibes mis sentimientos. Eres ágil:a veces sin el acento,otras, con gran sustentoy muchas con la mente desnuda. Porque eres ágilpara tenerme a distancia,y hacerme regresary quebrar nuestra alianza. Eres ágil, sinvergüenza,porque me sonríes a suSigue leyendo «Ágil»

Papeles agrietados

Tanto amor tornado indiferenciagolpea mis palabras,causa herida, deja impresasu sentencia con la misma tintacon la que juramos, prometimos,amarnos hasta el fin de la existencia. Y cumplimos, solo a medias,habíamos previsto más capítulos,pero no tuvimos audienciay nuestro éxito se fue apagandopoco a poco hasta llegar a consumirla propia esencia, hasta que solamente amorno fue suficiente paraSigue leyendo «Papeles agrietados»

Tiempo al tiempo

Sigo esperando a alguiendentro de un calendarioque solo conoce de semanasy si le hablo de septiembreme mira con extrañeza. Ya no existen los díasni ganas, ni ansias, ni paciencia,ni rastro de lo que fuetu labial sobre mi almohada. Se quedaron en pausatodas las veces que de amorpusimos en vilo al airecomo recuerdos atorrantessaboreados con delicadeza.Sigue leyendo «Tiempo al tiempo»

Promesa rota

Prometí que te seguiría allá donde fueras, quizás en un impulso de perpetuar la ilusión que nos arropaba, o la necesidad de que nuestra historia no terminara, y quedarme con los anhelos en los brazos, para tener algo que abrazar mientras no estabas. Pero ha pasado el tiempo y no he podido conseguir deshilvanar laSigue leyendo «Promesa rota»

Sobre insomnio e intransigencia

Todavía no puedo dormir bien y ya me acabé dos cajas grandes de filtrantes de manzanilla. Tampoco he logrado acomodarme bajo estos párpados gastados que flotan entre letras. Peor aún, ni apagándome a propósito dejo de pensar en ti. No hay manera. Ya me cansé de pretender que tengo un problema irreal, algún trastorno postergadoSigue leyendo «Sobre insomnio e intransigencia»

Mar equivocado

Desde que ya no estás,mi vida está en calma.Y aunque sé que es lo mejor,echo de menos tus tormentas. Esas que creaban remolinosen todas mis aguasy me hacían sentirque dejaba de estarestancada… Pero al final del díasiempre hundíastoda mi esperanzaal fondo del marcon tus últimas palabras. Y eso me hizo aprenderque no merece la penaahogarseSigue leyendo «Mar equivocado»

Preso de su idea de libertad

Él se creía libre. Pero nada más lejos de la realidad, era una comparsa de gran calibre, preso de su propia idea de libertad. Su vida consigo mismo no tenía un atisbo de felicidad porque había extendido sus raíces entre una persona que solo pensaba en la individualidad.

Triste acuarela

Ojos de obsidiana, escrutas mi almacomo si en ella fueras a encontrar un mañana.Nada queda en ese reflejo oxidadoque no devuelve la mirada por no ofender,por no excederse en el último intento,por no atreverse a florecer. Pasan de largo las primaverasen este verano convencido de no sermás que un oscuro inviernoadormecido en mis entrañas ySigue leyendo «Triste acuarela»

Frío fuego de ausencia

Caricias de invisibilidad desposeídasdel cariño que tus labios entregabancon dulzura al desvarío abrazode las mariposas que se envuelven en mis ojos.Telarañas de silencios rotos,de la oscura esencia de nuestrorespeto mutuo; en ocasiones ninguno.Amor propio desfavorecido en favorde crueldad ajena,dictas las palabras que me rompenen frágiles pedazos de sombra.Las flores siguen secas, la tinta frescay elSigue leyendo «Frío fuego de ausencia»

Te guardo

Aún no entiendo qué viste en mí si cuando llegaste mis manos estaban ocupadas: una con mi corazón en pedazos y otra con el miedo a caer de nuevo al abismo, sin espacio para ti. Era más un manojo de nervios que una persona, con las emociones apagadas y un llanto eterno en los ojosSigue leyendo «Te guardo»

Espejos vacíos

Ni el espejo te reflejapero sigues a mi lado.Alguna vez fue una queja,hoy me tiene sin cuidado. Te estoy mirando perplejaagradezco haber cambiado,y evitar que se protejaun sentimiento vaciado. Lo que una vez fue parejahoy está desnivelado.No hay hilo rojo que tejaa quienes se han distanciado. Esa es la moralejaUn espejo desoladoMuestra un alma queSigue leyendo «Espejos vacíos»

Demasiado tiempo perdido

Demasiado tiempo perdidobesando labios equivocadospor intentar encontrarlo que ella consiguió despertarsin ni siquiera rozarlos. Desde ese día vivía en sus estrellassin temor a la fugacidad de las mismas. Me mudé a su sonrisa.Y bailaba en sus labiossin miedo a la posible caída. Porque yo era una puta loca enamoradadel precipicio de su bocay no temíaSigue leyendo «Demasiado tiempo perdido»

Quererte

La visión apocalíptica es lo que más me ha ayudado a describir lo que uno siente al enamorarse. Ese mundo decadente del amor no correspondido, incapaz, intolerante. A ti, que alimentas los sueños truncos, he tratado de asimilarte por medio de tus verdades hirientes y las mentiras despiadadas. Tú, que eres la protagonista de laSigue leyendo «Quererte»

Niebla

Dijo adiós y siguió andando. La niebla era espesa. Blanca. Pesada. La atravesaba dando pasos pequeños. No veía dónde iba. A veces, olía a asfalto mojado. Otros pasos, eran hierba húmeda y mullida. Y ella caminaba con esa ceguera blanca poniendo las manos por delante para no chocarse.A veces, sentía que alguien pasaba cerca deSigue leyendo «Niebla»

¿Cuándo me dejaste de querer?

Hoy he visto a la que me suplió, la chica alta y delgada casi como modelo de pasarela, con uñas postizas y pelo marrón, por la que me dejaste un día. Estaba entrando a una de las tiendas del centro comercial, la que queda frente a la dulcería de donde justamente yo salía con unaSigue leyendo «¿Cuándo me dejaste de querer?»

Voluble

La ansiedad carcome mis manosporque estás dispuesto a quererme,mas no a aceptarlo. Me ignoras con vivencias burguesas,y me reconoces uno o dos días al añote conectas, y me tientascomo si no fuese otra oveja del rebaño. Te exhibes como dios eterno,-pudiente, mas no punible-porque ante las leyes de Diossoy yo el pecado inasequible. Y yoSigue leyendo «Voluble»

Por si aún no queda claro

Sé que aún lo haces,sé que aún escuchas el eco de mis pensamientos dispersados en el aire.Ahora soy una sombra de lo que alguna vez se conoció,soy otro ser que sale por debajo de la cama. Te dejé ir hace tanto que no sé cual es tu excusa al quedarte todavía.El fuego arrasó con todoSigue leyendo «Por si aún no queda claro»

Mi nube favorita

Siempre diré que el vapor tiene la consistencia del recuerdo: frágil, voluble y muy fácil de dejarse borrar. Aun así, existen vapores tan densos que son capaces de quedarse ahí, flotando en el ambiente adecuado, tal y como lo hace un recuerdo colgado de la memoria más disfuncional y adormecida que está atrapada en suSigue leyendo «Mi nube favorita»

aún vives en mí

pudiera ser feliz  si me fuera dado  el oír tus pasos ¿a dónde fuiste? ¿cambiaste tu cuerpo para vivir en la luna? llévame  vivir sin tu voz es vivir con un nudo en la garganta un corazón maltrecho  al margen de la sensatez  y con la rutina diaria de pedirle a las deidades que robenSigue leyendo «aún vives en mí»

Quiero verte

A veces quiero verteencontrar tu mirada no es lo mismo leerteque escuchar la baladade tu voz complaciente,tu sonrisa calmada. Mi mente se divierte entre tanta guiñada pensando en respondertela idea iluminada.nada como vencertesaliendo siempre airada. A veces quiero verte puede que no sea nada o puede que despierte a la furia enterrada y sé enSigue leyendo «Quiero verte»