Ella y el cielo

Se mueve lento, pero siempre avanza. No siempre sabe hacia dónde va. A veces ríe, a veces canta, a veces se detiene para respirar. Busca ideales por los que luchar y deja a las dudas pasar sin llamar. Batalla con ellas, nunca se rinde, pero hay momentos que siente miedo y mira al cielo buscandoSigue leyendo «Ella y el cielo»

Bajo ruinas

Debajo de la mesa vivo intentando mantenerme a salvo de los temblores,sin reconocer que es mi cuerpo el que los provoca. Encerrado por siempre en la sombra sin oxígeno,que poco a poco se agota. Arrojan arena en aquel hoyo, quieren que desaparezca. Asfixia, toneladas de tierra hunden mi espíritu que desesperadamente busca la verdad deSigue leyendo «Bajo ruinas»

Senectud a la espera.

En esta carrera, el tiempo me ha alcanzado,en mi piel ha plasmado su experiencia.Me he vuelto océano,surcos y remolinos me dibujan,mis huesos son ramas de arbustos secosque ya no producen frutos. He dejado de ser la de antes,la de siempre,la de la sonrisa completa,la de sueños nacientes. Mi cuerpo ya no tiene prisas,mis caminos andanSigue leyendo «Senectud a la espera.»

Por si aún no queda claro

Sé que aún lo haces,sé que aún escuchas el eco de mis pensamientos dispersados en el aire.Ahora soy una sombra de lo que alguna vez se conoció,soy otro ser que sale por debajo de la cama. Te dejé ir hace tanto que no sé cual es tu excusa al quedarte todavía.El fuego arrasó con todoSigue leyendo «Por si aún no queda claro»

A la luz de la luna

Ella era indomable, pero no lo sabía. Hacía temblar el suelo a cada paso, aun cuando caminaba con delicadeza y encanto. Escondía una fuente de coraje y valentía que le brotaba dentro y de vez en cuando afloraba al exterior. Ella era amante de la luna y la miraba con respeto, como quien mira aSigue leyendo «A la luz de la luna»

Ella

Ella estaba a mi lado; la observé, se veía tan impávida e indeleble. Despertó en mí curiosidad pues su rostro me era desconocido. Al acercarme, no pude levantar su manto; un escalofrío arrebató mi cuerpo y solo pude tocar su cabeza cubierta. Ella y yo en un debate sin palabras. No quería mirarme, se mostrabaSigue leyendo «Ella»

Ella: Jacinta

Jacinta es tan guapa; cuando sonríe se le arruga la nariz, de vez en cuando va soltando groserías y yo no puedo más que admirarla.   Me encantan sus ojos de color avellana, bajo ellos hay una constelación de pecas que ella odia, y yo no puedo más que disfrutarlas.   Jacinta es tan bonita,Sigue leyendo «Ella: Jacinta»

Ella…

No es prosa, tampoco es poesía. Ni se trata de una vieja historia. Son membretes que me pueblan la memoria y que buscan su lugar todavía. Un corazón se despliega, un sentimiento se expande, una mirada que ruega que ya nadie más le demande. Palabras voladas al viento, andares llevados al tiento. Mensaje de señasSigue leyendo «Ella…»

Un final distinto

«Ella tenía la sonrisa más preciosa que jamás había visto, los ojos más sinceros que jamás pude conocer. Ella desprendía la felicidad de la que todo el mundo quería formar parte. Pero lo que nadie sabía, es que dentro guardaba el dolor más fuerte que nadie había sentido. Y yo, estaba dispuesto a quitar cadaSigue leyendo «Un final distinto»

Autonomía

Tu abrazo me supo a libertad y me quedé a vivir en tus brazos en los diez segundos en que las amapolas de mi cuerpo renacieron con tu tacto y desearon no soltarte nunca. Y quisiera habitarte siempre. Quedarme en silencio toda una tarde -o toda una vida- hasta que caiga la noche y bailarSigue leyendo «Autonomía»

Revoluciones perdidas

Me precipité a sus espaldas intentando sujetarnos, me derrumbé en el intento de edificarme a su lado.   No fue suficiente asechar a mis demonios para abrazar los suyos ni clavarme en las pupilas una mirada incapaz de sostenerse.   Mi soledad mis ganas mi necesidad mi amor -de ella- no fueron suficientes.   SeSigue leyendo «Revoluciones perdidas»

Ella, primavera

Un destello en vano abrió mis pupilas, la vi llenar de luz el sendero que transita. La vi llegar y supe que era ella. La naturaleza la eligió para ser bella. Le miré aquella sonrisa, estrellas que iluminan mis noches pensando en su rostro. Me enamoró el olor que su rastro dejaba, no había másSigue leyendo «Ella, primavera»