Humedad

Esperamos a que salga del baño. Con la puerta entreabierta, escuchamos el caer del agua y los sonidos dispares de sus manos refregando su cuerpo, suponemos que para quitar los restos de jabón. Sentados al borde de su cama, tenemos a mano su ropa interior y un saco tejido que nos puede quedar mejor aSigue leyendo «Humedad»