Trampas universitarias

Seamos sinceros, la universidad está muy bien, se pasan «los mejores años de tu vida», etc. Pero como todo amor platónico (desgastado por el uso) tiene su idiosincrasia. Nosotros, desde nuestros pupitres de Bachillerato, no lo vemos. Al principio nos da respeto, miedo, terror. Pensamos: ¿cómo podré yo estar entre gente tan mayor? Bueno, yo personalmenteSigue leyendo «Trampas universitarias»

Diario de mi casa (parte II)

No sé si hice bien en cambiarme de colegio. Estaba incómodo en el británico, les insistí tanto a papá y mamá que quería cambiarme al de los vascos, que al final les gané por cansancio. Pensé que iba a estar mejor, que iban a ser más buenos conmigo. Pero no cambió nada. Los chiquilines seguíanSigue leyendo «Diario de mi casa (parte II)»