Ven y vete

Me río de tu forma de amar si al final matas al toro, si eres un vegano que a veces come pollo, si no juzgas pero «vaya modelito guarro lleva esa», si «cómo va a luchar por ese amor… está loca»; si tu libertad implica no atreverte a quererme más y no jugar un poquitoSigue leyendo «Ven y vete»

Trampas universitarias

Seamos sinceros, la universidad está muy bien, se pasan «los mejores años de tu vida», etc. Pero como todo amor platónico (desgastado por el uso) tiene su idiosincrasia. Nosotros, desde nuestros pupitres de Bachillerato, no lo vemos. Al principio nos da respeto, miedo, terror. Pensamos: ¿cómo podré yo estar entre gente tan mayor? Bueno, yo personalmenteSigue leyendo «Trampas universitarias»

Conectados

[Imagen de Pinterest] —Pantallita, pantallita, dime una cosa… ¿quién de mis amigos tiene más «me gusta»? —le preguntó la chica a Siri con la respiración entrecortada para, en un pis pas, abrir su whatsapp—: ¡Anda!|¡Mira!, la muy c*** me ha dejado en visto —le dijo a él. —Oooh, espera nena, que subo un estado: «unSigue leyendo «Conectados»

Mitos y leyendas 2.0

Mi ordenador y yo estamos pasando por un momento difícil en nuestra relación. Debo advertir, en primer lugar, que nunca logré comprender muy bien a su género (con el IPod llevo dos meses sin hablarme). El caso es que, a medida que pasan los días, mi resquemor va en aumento. No es que sea nadaSigue leyendo «Mitos y leyendas 2.0»

No, yo es que soy de aquí

El otro día casi me echan de mi ciudad. Sí, fue una experiencia horrible. Todo fue por culpa de mi novio, que se empeñó en que fuéramos al museo del Prado a ver una exposición temporal sobre la obra de Goya. Yo le intenté explicar que cualquier persona de la ciudad que se precie noSigue leyendo «No, yo es que soy de aquí»

Soy calvo, ¿y qué?

Soy calvo, ¿y qué? Mi encanto no está en el cráneo, lo sé pero tengo desparpajo, como ves. Soy calvo, ¿y qué? Quizás no sea tan guapo como el modelo de channel pero tengo ese algo que te hace enloquecer. Soy calvo, ¿y qué? No hay pelos en mi lavabo, cosa que es de agradecer,Sigue leyendo «Soy calvo, ¿y qué?»

Chumorrou

¿Sabéis por qué las jirafas tienen el cuello tan largo? De acuerdo con el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck, al contrario que su congénere inglés Charles Darwin que sostenía que la evolución se daba por selección natural, en un primer momento estas no lo tenían así, pero para poder llegar al alimento que se hallaba enSigue leyendo «Chumorrou»

Nuevos retos de La Ballena Azul

(Mejorados, y por fin completos)   Día 1 Córtate con un cuchillo escribiendo “f 57”, unas 3 manzanas, hazlas ensalada y luego enviarle la foto al administrador del grupo de Facebook o de WhatsApp que te invitó (para ver si se le antoja).   Día 2 Levántate a las 5:30 am y llega a tiempoSigue leyendo «Nuevos retos de La Ballena Azul»

Incluso

Para ser el amo del planeta entero me cambié de nombre, me cambié de cuerpo, y hasta de cerebro. También cambié de casa, de estilo de vida e incluso mis convicciones, mis principios. Y como en verdad quería lograrlo, tuve que descubrir hasta donde habría de llegar con tal de conseguirlo. ¿Saben qué sucedió finalmente?Sigue leyendo «Incluso»

Isex

[Imagen extraída de http://futurama.wika.com%5D «Robots, ¿los amantes perfectos del futuro?». Así rezaba el titular del artículo en la sección de tecnología de un conocido diario digital. La primera respuesta que me vino a la cabeza es un «ni de coña». Pero tras un momento de reflexión y una interesante charleta sobre el tema con unaSigue leyendo «Isex»

Había una vez un circo

Había una vez un circo… Pero no ese circo que a todos alegraba el corazón, no el de los payasos de la tele de nuestra más tierna infancia que nos preguntaban ¿cómo están ustedes?  y al unísono y voz pueril contestábamos que bien. A los payasos de este circo no les interesa cómo estamos ySigue leyendo «Había una vez un circo»

Generosas

De todas las comensales que habían ido desde que trabajaba en el comedor, esa era la que tenía el busto más grande. Y de todos los escotes que había visto desde que era empleado del establecimiento, ese era el más generoso. Mientras tomaba la comanda, descubrió tres lunares, un grupo de venas que asemejaba unSigue leyendo «Generosas»

Vacas de vacaciones

Si las vacas se van de vacaciones, entonces me llega rauda una duda con la cual pido de ustedes su ayuda: ¿las ranas deben tener ranaciones? Y si los filtros tienen filtraciones, una cosa bastante cojonuda sería que de manera tozuda ¡las botas tengan ya sus votaciones! Me parece que esta rima sesuda tiene bastantesSigue leyendo «Vacas de vacaciones»

Charlas fantasmagóricas

Cuando salió el primero, sí me espanté un poquito; con el segundo, ya no tanto; y así, poco a poco hasta irme acostumbrando. Ahora ya he aprendido que los fantasmas son buenos conversadores, y una apacible compañía durante los días de largas lluvias, pues no les gusta salir cuando hay humedad. Por eso, cada nocheSigue leyendo «Charlas fantasmagóricas»

El ritmo en la sangre

Mi amiga Nidia quiso casarse con un cubano desde siempre. Decía que había algo que no podía explicar que hacía que le fascinaran esos negros de piel y corazón lleno de ritmo y sabor. Al fin de algún tiempo, se embarcó hacia la isla y allá conoció a Ernesto: un hombre delgado, sonriente y conSigue leyendo «El ritmo en la sangre»

Musas de verano (erótico)

Armado de tableta, audífonos, cerveza en lata, silla de playa y sombrilla, me dispongo a esperar a mis musas de verano para que me inspiren mi próxima obra maestra. Los nombres de mis musas son: «Nalgas», «Tetas» y «Sudor», y siempre revolotean alrededor de mi vista dispuestas a traerme la siguiente trama que servirá comoSigue leyendo «Musas de verano (erótico)»

Soneto a la cama

No hay amor más cálido al pecho Que el que le profesamos Cada mañana al dulce lecho En el que descansamos. Amor fiel más allá de la muerte Que implica el sueño errante, Despertar es toda una suerte Si aún quedan horas por delante. Tórridas sábanas lisonjean Cada poro de nuestra piel en llamas PeseSigue leyendo «Soneto a la cama»

Y han de caer del todo sin duda alguna

Cuando terminó de escribir las últimas palabras de su gruesa novela de caballerías, le llegó un dejo extrañísimo como si de un chispazo se tratara: de pronto sintió como si eso estuviera aconteciendo al mismo tiempo en otro universo paralelo. Entrecerró los ojos un momento para sentir ese deja vu y un instante después soltóSigue leyendo «Y han de caer del todo sin duda alguna»

Fútbol a primera vista (erótico)

Aunque no le gustaba nada, aceptó. Él era un buen amigo, algo torpe en su forma de conducirse, obeso y nada agraciado, pero muy tierno, eso sí. Esa era la razón principal por la cual aceptó aquella aburrida invitación: ir a un partido completo del Real Valladolid. Bueno, había de aceptar que también la convencieronSigue leyendo «Fútbol a primera vista (erótico)»

Lo uno excluye a lo otro (Pinocchio)

La eterna divergencia del Yin Yang entre somos y qué dirán. El hermoso camino cercenado en dos trozos: resultaba apacible recorrerlo hasta esto… ¿por qué me hacen decidir cuando no quiero? Si no cambio, me aburro y si cambio, me vuelvo loco. Si gano pierdo y al revés: nunca uno solo. Y aún no decidirSigue leyendo «Lo uno excluye a lo otro (Pinocchio)»

Calaverita literaria a EPN

En la puerta de los pinos la muerte se apareció y buscando a Peña Nieto en la letrina lo encontró. ­–Aguanta tantito  flaca– el copetón le pidió –No tengo todo tu tiempo– le gritó ya histérica. Con los calzones abajo Peña se sonrojó ¿Qué diría la gaviota? tal vez se pondría celosa. ¡Vaya susto seSigue leyendo «Calaverita literaria a EPN»

Humor con distinción

Érase una vez un grupo de comediantes que revolucionó la incipiente televisión de su país. Que cruzó fronteras para imponer un estilo, una categoría, una sensibilidad humorística diferente. Así fueron Ricardo Espalter, Enrique Almada, Eduardo d’Angelo, Berugo Carámbula, Henny Trailes, Gabriela Acher, Julio Frade y otros. Conocidos en Argentina como «Los uruguayos», hicieron reír aSigue leyendo «Humor con distinción»