Mírame

Siempre he pensado que para encontrar la belleza uno debe encontrarse a su disposición. De alguna manera, nuestros ojos deben cambiar. No me refiero a cambiar de color. Ni de tamaño. No significa que de repente nuestras pupilas pasen a tener unas nuevas habilidades especiales.  Me refiero a la forma de mirar. No es unaSigue leyendo «Mírame»

¿Puedes acostumbrarte a todo?

Dicen que los seres humanos tenemos una capacidad increíble para acostumbrarnos a cualquier situación. Aún así, me pregunto si existe alguna rutina que resulte insoportable una, y otra, y otra vez. ¿Qué pasa con la muerte? Siempre nos la imaginamos de la misma manera: calavera, guadaña en mano, envuelta en una capa negra hecha jirones. Impertérrita.Sigue leyendo «¿Puedes acostumbrarte a todo?»

Trayecto

Sale del trabajo. Su turno ha terminado. Se despide de los dos compañeros que marchan en dirección opuesta y camina hacia la boca del metro, preparado para ser engullido una noche más por la masa uniforme, pero compacta, de los que vuelven al hogar. Las tropas se alinean una por una delante de los revisoresSigue leyendo «Trayecto»

Plic, plic, plic

¿Se detendría el tiempo si ningún ser estuviera despierto? Si nadie está para escuchar un árbol caer en las profundidades del bosque, ¿ha caído ese árbol realmente? Pensaba, mientras esperaba a que el agua de la tetera estuviera lo suficientemente caliente para prepararse el té. Eran las tres y veintitrés de la mañana. Una nuevaSigue leyendo «Plic, plic, plic»

Volviendo a ti

Las primeras luces de la mañana me despiertan infiltrándose por un resquicio de la ventana. Me levanto algo mareado. Creo que ayer me pasé con las copas de vino; pero en aquellos primeros instantes de la mañana mis recuerdos del día anterior todavía se encuentran algo confusos. Salgo de la cama y me dirijo aSigue leyendo «Volviendo a ti»

¿Qué libro me recomiendas?

Es un día gris, de esos en los que parece que una tormenta va a desatarse en cualquier instante, pero que puede que transcurra sin que apenas una gota moje la ropa de los transeúntes despistados. En un lateral de la calle, una joven se agacha para encajar las dos llaves en las cerraduras deSigue leyendo «¿Qué libro me recomiendas?»

Laredo

Laredo es mi infancia,Plácida playa risueña,Recuerdo en la distanciaQue un nuevo hombre sueña; Laredo es mi infanciaAcariciada por el sol,Compartida entre FranciaY el afecto español; Laredo es mi infancia,En la que nos uníaLa amistad y con toleranciaLa familia se reunía; Laredo es mi infancia,Mi infancia en el color:Azul cielo, mar, estanciaDe la que me llegaSigue leyendo «Laredo»

Difuminado

Siento el viento abofeteándome el rostro, pero pese a su rudeza, lo acepto de buen grado, consciente de que sin su presencia me sería complicado afrontar los envites del sol en aquella tarde de verano. Me encuentro tumbado en un prado, acompañado de centenares de briznas de hierba que se divierten haciéndome cosquillas en lasSigue leyendo «Difuminado»

La habitación de los espejos

Frente a un primer espejo me detallo desnuda, humana, mortal. Me veo a la cara, a lo interno de mis ojos, comprendiendo que, después de tanto tiempo, por fin me observo con calma, paz, y ligera. Sin embargo, es imposible no notar que por más que me agrade la sutileza de mi rostro, me olvidoSigue leyendo «La habitación de los espejos»

A medias

El olvido tiene la forma de tus manos. En la ausenciairrumpe tu recuerdo,entre vuelo y caídaquedaron contenidas las palabras. Cualquier boca que besome sabe todavía a tu nombre. Voy a mentirme otra vez:me gritaré al oído que no es ciertosólo para romper este silencio. Escribiré una carta en donde digala otra mitad de las mentirasqueSigue leyendo «A medias»

Juventud

Que te quiero,Tanto como sueñas libremente. Que te quiero,Siempre independiente, sin temor, sin tapujos. Que te quiero,Y sé bien que tú lo harás mejor que yo. Que te quiero,Serena, pero llena de argumentos, llena de vida. Que te quiero,Y sé que te puedes ir pronto. Que te quiero,Reconocida terca, fiel, creyente de los principios queSigue leyendo «Juventud»