Mameta

Qué rebelde. Qué retobado. Qué majareta. Se escapó otra vez. Otra de sus travesuras. Se escurrió por esas calles. Esas que todos le dicen que son un peligro. Se metió en un antro. Ni se imaginaba lo que era eso. Se le antojó divertido. Lleno de humo y vasos de colores. Él veía tipos queSigue leyendo «Mameta»

Olvido

El reloj pasa y tiembloodio el dolor,amo el olvido.La arena cae en calima,filigrana de tiempo,sobre mi frente de agua.La vida, tan quebrada,esparce su simiente sobre las horasentre los meses y los cementerios.Me tuerzo y descalabro,bizqueo de sedy de miedo.Un año mancha al otro,y no olvido.Deseo o calloun segundo pare al siguientey nazca el nuevo misterioqueSigue leyendo «Olvido»

Catarsis

¿Cómo sigue la poesíaahora que me he trasladadoal oscuro tras tu ventana?Y el brillo de tu mirada no refractael cristal que se empaña,            que se quiebra,mas no en el sabor de los colores            o el ruido blanco propagado. Tu eco, estático,ya no encuentra interferencias.Los puntos ciegosa mí me han acorralado.No te veo más,toda mácula se ha degenerado.Sigue leyendo «Catarsis»

La cita

no sé si quedamos en vernos a una hora,en tal sitio, en tal fecha,pero aquí me encuentro,esperándote a veces preparado,otras no en el estado más indicado,esperándote no sé por qué ni para quéy no llegas, y no me voy,menos sabiendo si me lo merezco,menos si sabes que te espero,que debes llegar c. a. camposLeer susSigue leyendo «La cita»

A lo mejor

A lo mejor no me extrañasA lo mejor no me piensasA lo mejor no me recuerdasA lo mejor ni te importaba. A lo mejor yo te imaginabaA lo mejor esto nunca sucedióA lo mejor yo sola me ilusionaba ¿Aló? …mejor                no diré nada. Mafe Piñeres@mafepineresLeer sus escritos

Bifurcaciones

Cuando tus ojos cruzan mi umbral,y los míos te atraviesan entera;y las pupilas invisiblemente alargadasse atacan, esgrimen y esquivan,evocamos un brote equidistándonos.Brote doble, de dos hojaso ramas o cotiledones,que abrazan, en cada encuentrolo que puede sery lo que nunca tendremos. Kabur@kaburrrrrrLeer sus escritos

Celta

¡Avivad las llamas!¡Ensanchad el alma!¡Llenad de aire el vientrey alegraos, mi gente! Que con el Samhaindamos muerte al estíoy no con menos bríonos abraza el porvenir. Del levante la miliciade la Galitzia oriental,del oeste impía brisala de Galicia comunidad. ¡Vivan las matriarcas,lanzas y espadas de la Galialos altos castros de Gales,feiticeiras e meigas de Portugal!Sigue leyendo «Celta»

Calle de la Princesa

Tengo más de mil camasen esta ciudad dormida,en la que una papeleraes hoy mi mesilla de nochey las farolas se conformancon parecerse a las estrellas. Camino por la acera sin vidallevando mis escasas pertenenciasen un carro que,quizá,en otro tiempollenó despensas de familiascon más suerte que la mía. Puede que esta nocheentre el agua a raudalesporSigue leyendo «Calle de la Princesa»

Después del amor: C.I.

La primera vez que fui en motocicleta a algún lugar fue a la casa de C.I. Por su casa habría de pasar un millar de veces, porque quedaba justo en la calle 45 con carrera 7, que es casi como decir que era la bisagra entre el camino a mi casa y el camino aSigue leyendo «Después del amor: C.I.»

Mar

Yo era para él, el mar, su marel abismola tentaciónel vacío.Todo en mí lo invitaba a caermis vertiginosas olas lo seducíanlo tentaban a sumergirse,a naufragar.Pero él siempre tuvo miedo de ceder,de perderse para siempre en mis profundidades,de ahogarse y no volver a ver la superficie.Entonces, desde una sillita en la arename observabame recitaba poesíay cuandoSigue leyendo «Mar»

Mi reina

Pertenezco a tus ojos,no respiromás que el aireque exhalan tus pupilas. Atardecen mis sienesen tus senos,como un soldesbordado en las colinas. Tremedales de almíbar,en la arenade tus inglesencallan mis goletas. En tus pies mi camino.Soy cometagravitandotu atmósfera de lirios. A tu mar va mi río.Mi coronason tus labios,tu beso mis dominios. Antonio Ríos@antoniorios.poesiaLeer sus escritos

Muertos vivientes

He borrado tus huellas de mi cuerpo,chupitos de lejía para borrar tu rastro,perfume de erotismo barato,con tonos de clara fríay días taquicárdicosbañando la escena del crimen.Quemé los puentes,rompí las calles,te vestí con mortaja de silencio.Ni así consigo exiliar a tu fantasma,ni el eco de tu risa;ni con litros de amnesia lo consigo:el corazón aún meSigue leyendo «Muertos vivientes»

Él…

Lleva la tormenta en su boca,el fuego en sus manos,el decir sin decirde una fugaz miradaque se clava en el plano astralde mis ojos,que ya no son pardos,sino rojos. Samara Siabato@samsiabatoLeer sus escritos

La frialdad del fuego

Cuando el fuego se vuelva fríoya no servirán las brasaspara cocer nuevos panes;Lo que en otro tiempoprometía ser hogar,se tornará fría estanciavacía de texturas, de saboresy de aromas.Cuando el fuego se vuelva fríola casa se quedará sola,por más que invadan sus salasbuenas gentes de risueña compañía.Ha llegado el otoño…el fuego se ha vuelto frío. AnaSigue leyendo «La frialdad del fuego»

La playa

Alfonso soñó por última vez. Tenía cuatro años y jugaba con la arena de la playa. A su lado, una bella mujer le sonreía sin quitarle los ojos de encima. Rodeado de sus hijos y nietos, Alfonso recordó uno de los momentos más felices de su vida, minutos antes de abandonar este mundo para siempre.Sigue leyendo «La playa»

Retrato

Solo un yerto perfumequeda en ese retrato perdido,artificio de espejo adormecidoen la turbia cenizaque deposita el tiempo.Aquella luz de arena, aquel vencidogesto que se ha quedado detenidoen la pirueta, amarga,de ese mágico instante.Los rostros se han borradoen la épica epopeyade lluvias fugitivas, de estacioneserrantes sin sentido.Ya solo queda un vaho entristecido,la pátina de nieblavelando laSigue leyendo «Retrato»

El mañana que imagino

El mañana que imaginoviene trazado de sueños.Del color de la valentía yde un aluvión de tempestadesque rehuir yo quisiera.Me revelo enseguida,frunciendo el ceño.Entonces me eximo de culpasy me doy el amor que,yaciendo en el olvido,me impera sereno.Llaman vida al recuerdo,para aclamar tu aspecto.Qué sabe nadie de la ausenciaque dejó tu cuerpo. Lorena Delgado Carreras@lorenadelgadocarrerasLeer susSigue leyendo «El mañana que imagino»

Frontera

Si el beso no va a tu boca,habrá que atravesar campos,pisando fuerte para espantar los bichosque se ocultan debajo de los pastos. Anhelo tu tacto sobre mi piel,aquella forma de verme,aquellas palabras cercanas,sin que las distorsione el ruido de las interferencias. ¿Cuántos caminos habrá que tomarpara llegar a tu encuentro?¿Cuántos pasos me faltanpara hacerme unSigue leyendo «Frontera»

Entre la hierba

Entre la hierba me asomo,sobre la hierba me calmo;entre sus lenguas de suelo,sobre sus besos más blandos;entre su crespo cabello,sobre su bendito manto. Entre sus sueños yo observosobre un fractal de locura:entre edificios estériles,sobre la tierra más pura;entre artificiales venas,sobre una piel sin censura;entre árboles de jardín,sobre salvaje espesura. Entre las briznas yo piensosobre verdadesSigue leyendo «Entre la hierba»

Ser en sí

Soy feliz,ustedes lo saben muy bien,me han visto tomandocafé en las mañanas,haciendo descripcionesde sus propiedades celestiales. Le han dado «me gusta»a los platos exquisitos que divulgo a diario,a las sonrisas ensayadas que primaverizo. Soy un día perfectoen una playa paradisiacaque atardece en mi siluetamientras salto para ser captadoen el momento exacto. Siempre reenvíolas frases másSigue leyendo «Ser en sí»

Distancias

Hay distancias que se cubrencon una mirada.Hay distancias llenasde remordimiento.Distancias que rezumaninseguridad, duda.Distancias que buscanla comprensión de un hombro.En las distancias nos perdemos.Deambulamos como tristeza sin razón. Bailar en la distanciaes correr por la orillade un abismo hacia el fuego. Morir en la distanciaes no haber sabidotrovarse el alma. Salvar las distanciases entregarsea delirios ySigue leyendo «Distancias»

Cocina zen

Hoy la energíame pide una recargaque tarda en llegary cocino despacitoa concienciael manjar terapéutico frito los perosa fuego moderadolas mentirasa las brasaslos miedosa la hoguera Dejo las penasenfriarse al airecitode la ventana Me pregunto si apagué el hornomientras rebano el pasadoy lo dejo macerar en salmuera. Pero las recetas mágicasno tienen garantía Hubiese querido queSigue leyendo «Cocina zen»

Gritar al viento

Aparecen las vocales, las letraslas palabrasheridas, agarradas en el pechocomo un pájaro negro se agarraa la única ramade un árbol muerto. Gritar al viento de un áspero inviernoque ya no te quiero,corriendo descalza por un campo secolleno de dulce esperanza. Teníamos una bella manera de mirar, de sentir,no aguantamos la sequía del tiempo,y hoy lanzoSigue leyendo «Gritar al viento»

Poesía

Poesía que vuela.Que va y que vuelve,que no se encuentra;o se desborda.Que se clava de frente.De espaldas a veces.Que la buscas y faltao no falta nunca.Que se esconde en tus uñasy si arañas, golpea.Que gritando apareceo atraviesa silencios.Que se anuda y desnuday que arranca la piel.Poesía que duda,que empieza,que acaba.Que duerme y que sueña.Que diceSigue leyendo «Poesía»

La imagen de la fruta

A veces se me da por pensar en él. Recuerdo muy bien su cara: era redonda y se abría levemente en la quijada, como una manzana. Nunca lo quise. Lo traté de querer, pero no lo logré. En realidad nunca nos quisimos. Pretendimos jugar el juego del enamoramiento, pero eso solo funcionó porque estábamos aburridos.Sigue leyendo «La imagen de la fruta»

Huellas en los días

Los días pasan lentos, se dejan contemplar por quien abre los ojos en todos sus detalles, sus arrugas, su incontestable perfección estructural y su realidad espiritual, su tedio y su cansancio. Los días se suceden y se dejan tocar, murmuran, bailan a veces y a veces nosotros en ellos como parte del mundo que somos.Sigue leyendo «Huellas en los días»

A la deriva

Cuando llegué, incluso, había olvidado mi nombre por completo. Ese día llovía y estaba toda empapada. Si me hubieras visto, Javier, si solo me hubieras visto. El pelo se me pegaba a los hombros como una de esas larvas asquerosas que salen de la basura. El maquillaje me sobresaltaba las ojeras acumuladas por la faltaSigue leyendo «A la deriva»

Yazco

Nunca supe en qué momento de ser un claro trasluz, el día pasa a oscurecerse cual ráfaga de inquietante azul. Como vid cantora, los ojos se acostumbran a las luces que llegan para extraviarse entre nosotros desde abajo. Se embriagan los amores en un atardecer prematuro y las manos caen en son de la noche.Sigue leyendo «Yazco»

Hemisferios

Austral Habito los confines de la palabra. En estas latitudestodos sus nombres cabalgan            como corceles de mármol,            como un temblor primigenio. E             c             o             s             ,mapa de estrellas, ¡oh, labiosde la memoria besadlas cicatrices del tiempo!¡Devorad ayer mismomis huesos, mis siglos!¡Desvelad de una vezqué vida me sobra!             ¡Oh, palabra            sin mí, belleza incorrupta!            ¡Oh, rojo            sin flor, mentira solemne!            ¡Eterna existenciaSigue leyendo «Hemisferios»

Tardanzas

Acaso vienes vestido de sortilegio egipcioy me hablas de Akhenatóno de Nefertiti. Acaso surges de la voz de una cantante celta:nueva Afrodita andrógina,naciendo de una espuma de agudosque sobrenada un mar de violines. Acaso esta tinta rojiza te desangray tu cuerpo anémico se disuelveen fuegos fatuos. Acaso este frío me rapta,me cerca de escarchay tusSigue leyendo «Tardanzas»