Sway

Estaba empapada de sudor. El calor no nos había dejado descansar en dos días y, según ese hombre de la televisión, iba a durar otro par más. Los niños jugaban en el jardín saltando sobre el aspersor. Los oía desde el salón. A ellos y a los hijos de los vecinos que se habían unidoSigue leyendo «Sway»

El acto de escribir

Como dijo una Mujer, escribir es el Arte de conectar con el Alma porque no lo haces con el ego sino con el corazón de una forma mecánica. Suele resultar complicado abrirlo; de no usarlo, se ha oxidado como las cuerdas de mi guitarra, pero, si insistes, en una hoja en blanco te plasmaré miSigue leyendo «El acto de escribir»

Mujer de La Montaña

A la Mujer que no escribió su historia,quien vio desde La Montaña su último amanecer. Mujer sempiterna de La Montañaque modela con el barro y la lana,la mujer que le gana a la mañana,aquella ¡cuán libre de cualquier saña! Mujer nacida ayer en La Montaña,la que le da su historia a cada cana,arte y dulzor,Sigue leyendo «Mujer de La Montaña»

Cosa de (b)ella, ¿y qué?

Se acabó. Ahora sí que se terminó. Que se vaya al diablo ese imbécil. Voy a empezar a vivir mi vida. Tenía razón mamá. Un mentiroso. Un sátrapa. ¡Un vividor! Porque otra cosa no se puede decir. Me tenía viviendo en esa casa. Que todas las noches lo esperase. Pronta para él, obvio. Encima, aSigue leyendo «Cosa de (b)ella, ¿y qué?»

Norma

El día en que sus padres concibieron a Norma se colaba desde el piso de abajo la música de su abuelo. La Callas retumbaba en las paredes y arañaba sus pieles. Casta Diva hizo saltar lágrimas a su madre y su padre memorizó la melodía. Aquella ópera de Bellini era la favorita del abuelo. La escuchaba todos los díasSigue leyendo «Norma»

Gracias Jacinta

Jacinta es la fuerza de todas las mujeres que he conocido,  es la valentía de decir gracias cada día,  sentarse y ver  lo bonita que es la vida.  Jacinta es la palabra GRACIAS en mi vida. Es el recuerdo de la lucha de un anhelo,  de perseguir los sueños,  de vivir con infinitos te quiero. Sigue leyendo «Gracias Jacinta»

Susurros tras la pared

Las paredes son tan finas como un biombo de bambú, la banda sonora de las mañanas nos acompaña a todos los vecinos, los sonidos de entrechocar las tazas del desayuno, el hervir de las cafeteras italianas de toda la vida y los apresurados portazos que te hacen saber que el del cuarto llega tarde alSigue leyendo «Susurros tras la pared»

Un tango en el retiro

Entre el verde del Retiro suenan las notas de un tango argentino. La voz de Gardel se pierde entre el verdor del pulmón de la capital, atrayendo a los que pasean entre los caminos laberínticos del parque. Con más arrugas que cuando con apenas dieciséis años aprendió a cruzar las piernas al ritmo de laSigue leyendo «Un tango en el retiro»

A la luz de la luna

Ella era indomable, pero no lo sabía. Hacía temblar el suelo a cada paso, aun cuando caminaba con delicadeza y encanto. Escondía una fuente de coraje y valentía que le brotaba dentro y de vez en cuando afloraba al exterior. Ella era amante de la luna y la miraba con respeto, como quien mira aSigue leyendo «A la luz de la luna»

Incógnita

Un lápiz entre sus dedos,una historia que escribir,una vida y muchos sueños,muchas ganas de vivir. Una luz en la mirada,capacidad de resistir,de luchar cada batalla, de levantarse y seguir. Dos notas entrelazadas,una cuerda que se tensa,una mente que reclamavencer sin usar violencia. Una incógnita encubierta,una mujer poderosacuya sabiduría la transforma en una diosa.

Pérdida

Espero y espero y tú no apareces. Cómo contarte mi angustia porque no sé dónde estás. Cómo contarte este dolor en mi pecho porque no sé nada de ti. Yo creía ser tu universo, me convenciste de ello. Ahora tengo que recomponer a la mujer rota que has dejado. Comienzo a caminar sin volver laSigue leyendo «Pérdida»

Te pido perdón

Perdona mis versos Por no decirte que muero por tus labios Por no hacer el homenaje lírico de tu entrepierna Por no decirle al mundo que contigo nada más importa Perdona estas torpes líneas Incapaces de traducir el fuego que siento Perdona mi prioridad De amor terreno De amor de lucha Perdona que me inspire Sigue leyendo «Te pido perdón»

Retrato de mujer

Estás viendo un retrato de ella, es reciente, no tiene más de dos días. La retratista ha sido fiel: puedo reconocer la antaño leve arruga entre las cejas, que hoy es una creciente brecha que se abre paso en su interior, cual falla tectónica emocional. En cada una de las arrugas que deberían escoltar laSigue leyendo «Retrato de mujer»

¿Te lo he dicho alguna vez?

Cuando te ríes se te marca una vena en la frente y miras un poco de lado haciéndote la que no es contigo. Yo me pregunto si, aunque sea, me dejarías decirte al oído que tu perfume es el antídoto de la tristeza que no he elegido, pero que vive conmigo. A veces te acercasSigue leyendo «¿Te lo he dicho alguna vez?»

Déjame decirte

Jacinta se ha sentido fea,yo la miro y me pregunto,¿qué le pasará por la cabeza? Ha llorado abrazando sus piernas,ha perdido batallas completas,pero sigue firme con la que lleva interna. Jacinta es tan linda en su alma,yo no entiendo como sufre con tanta pena,yo solo puedo ver su bella inteligenciay preguntarme ¿por qué ella noSigue leyendo «Déjame decirte»

(Re)escribiendo al macho

Un ave negra sobrevuela la plaza, como un ominoso presentimiento. Las nubes oscuras velan un interrogatorio inquisidor. Allá abajo está el macho del barrio. Tirado en un rincón de la plaza, borracho de vino. Lo bastante como para no tenerse en pie, aunque no demasiado. Está justo a punto para taladrarle la cabeza a preguntasSigue leyendo «(Re)escribiendo al macho»

Ella: Jacinta

Jacinta es tan guapa; cuando sonríe se le arruga la nariz, de vez en cuando va soltando groserías y yo no puedo más que admirarla.   Me encantan sus ojos de color avellana, bajo ellos hay una constelación de pecas que ella odia, y yo no puedo más que disfrutarlas.   Jacinta es tan bonita,Sigue leyendo «Ella: Jacinta»

máscaras

detrás del óleo de mi rostro     no sé quién está he ganado gramos y los he perdido     por recetas de familia se abultan los senos y la garganta hace notas graves                    en lugar de agudas la inocencia que tomaba chocomilk                  ahora solo acepta tequila fantasías que se alimentaban de cuentos                  ahora seSigue leyendo «máscaras»

Treinta y poco

Ella corre la cortina, que entre sol. Se agacha junto a él, le acaricia los pectorales bien trabajados, le habla al oído. —¿Vas a quedarte a desayunar, mi negrito? —Mmmh… ah, buen día. ¿Qué hora es? —Mi negro, ¿modosito te pusiste hoy? Anoche estabas tan apasionado… —¡Las diez! Se me hace tarde para empezar miSigue leyendo «Treinta y poco»

Miradas en las calles

Me han dicho que mentía, que no era un acosador y que estaba exagerando las cosas. No consideraban que fuese un caso relevante ni mucho menos uno que deba tener protesta alguna, puesto que lo social está estrictamente legislado y así debe ser. Carmencita me llamo y provengo de un barrio marginado que el paísSigue leyendo «Miradas en las calles»

La ira de Dioniso

El vino en su aliento vuelve a hacerse presente, como cada domingo de resaca. Cada ronquido expirado en su dirección hace que abandone la idea prematura de cualquier posibilidad de desayuno, otra vez. Hace más de dos años que no puede ni siquiera usar su rouge de labios favorito: le recuerda demasiado al color delSigue leyendo «La ira de Dioniso»

Olor libertad

Me gusta el olor a ropa recién lavada cuando la tiendes bien temprano por la mañana, cuando todavía se está secando el rocío de la madrugada. Las manos se me quedan heladas al contacto con la las prendas mojadas, casi no siento las pinzas ni la cuerda de tender. Inerte, como en tantos otros aspectosSigue leyendo «Olor libertad»

Necesitamos un plan

Cuando llegaron al tercer planeta del remoto sistema solar, su esperanza fue inmensa. Minutos más tarde aterrizaban en medio de una de las ciudades primitivas. Apenas bajaron de la nave, su esperanza se diluyó ante la visión de millones de hombres solitarios, pesarosos, deprimentes. Fue la figura de una mujer al fondo lo que lesSigue leyendo «Necesitamos un plan»

Todo lo eres Tú

Me duele el suspiro del alma, al contemplar tu mirada absorta en el viento quejumbroso, por los días pasados, por la hojas caídas del calendario y por tus besos perdidos en el horizonte de tus caricias. Me duele el eterno murmullo que de tus labios se escapa, musitando versos cotidianos por los pasillos de tuSigue leyendo «Todo lo eres Tú»

Tras la barra

Caminando sola por una calle apenas iluminada después de otra noche detrás de la barra, la vuelta a casa cuesta un poco más que el fin de semana pasado. Los motivos son muchos y, aunque en apariencia variados, todo se reduce a lo mismo de siempre: su condición de ser mujer. La sensación comienza estandoSigue leyendo «Tras la barra»

Diario de mi casa (parte IV)

Nunca hablo con papá de eso que me pasa. Con mamá, ni loco. Es raro, porque me parece que con papá hablaría. Pero no sé por qué él no me habla. ¿Le tendrá miedo a mamá? Yo ya estoy empezando a imaginar cosas. Pero no, mejor, no me las imagino. Porque si abro la boca,Sigue leyendo «Diario de mi casa (parte IV)»

Esparta

Destroza mis duelos. Repara mi espejo. Besa esta mano alimentando mis monstruos. Estela que alumbras mis pasos, ven, prende fuego a este océano. Hazme arder una y otra vez  tras tu piel. Y resurgir; regenerar  las pavesas que aún quedan de esta humanidad. Destruye lo indestructible. Altera lo inalterable. Sana este yo tan hiriente. MiSigue leyendo «Esparta»