Palabra de Guille Galván

Sustituyeron la última letra de mi nombre por la primera del abecedario y convirtieron al Universo en un piano, pero no en un piano cualquiera sino en aquel que, al tocarlo, te hace sentir la vibración en el brazo. Imagino que los lunares serían la vía láctea, los tatuajes los satélites y las venas losSigue leyendo «Palabra de Guille Galván»

Magnanimidad sincera

«Todo es hermoso y constante,Todo es música y razón,Y todo, como el diamante,Antes que luz es carbón»José Martí El piano sonaba tan altoestrepitosocomo tu silencioy tu falta de correspondencia a un gesto de amor. No quedaba el subterfugiohabías pasado el huracán incólume,por el contrario,la historia estaba inerme, mis manos indómitas hasta el momentoya no queríanSigue leyendo «Magnanimidad sincera»

Bambas musicales

Se conocieron escribiendo poesías al lado del mar, uno comenzaba lanzando un verso que el otro terminaba sin conseguir que rimasen entre sí. Mientras jugaban a rimar, se perdieron en el enamorar. Él es de pocas palabras, pero amante incondicional de la música, tenía un verso siempre perfecto escapándose de entre sus labios, suaves ySigue leyendo «Bambas musicales»

Inefable

Hace falta música incidental en un momento trascendental Canciones que le hagan coro a las emociones Melodías al son de las fantasías Silencios de fondo en los sortilegios Ruido que soborne a los oídos Que los tambores vibren con los amores Que las maracas borren las lágrimas Que los latidos hagan acordes con los sonidos QueSigue leyendo «Inefable»

Testimonio de un loco lindo con pretensiones de poeta

Lo de lindo es pretencioso, porque de eso, no tengo nada. Lo de loco es un poco más coherente, porque la gente me escucha decir cualquiera. Pero cualquiera se puede dar cuenta de que estoy, digamos, extrovertiendo algo de lo mucho que tengo para dar. A veces, hasta parece poesía. Otras, música. Ayer terminábamos deSigue leyendo «Testimonio de un loco lindo con pretensiones de poeta»

Cálculos

Dónde acaba el mar, dónde nacen las estrellas, dónde empieza la angustia, dónde muere el recuerdo. El ayer refleja el morado oscuro de cuando la decepción afloja, porque hicimos una promesa en silencio y son esas las que más pesan al romperse, las que más clavan sus cristales. No quiero escuchar tus palabras, no despuésSigue leyendo «Cálculos»

Bolso a nado

Floripa en setiembre. Nunca pensé que iba a venir. Pero ahora, prefiero así. Porque después de las elecciones de octubre quién sabe cómo va a estar todo por acá, justo este año… Conseguí que Noa y Facu me acompañen. Siempre se cuelgan cuando es Floripa. Nos vinimos con muy poca plata. Vamos a ver siSigue leyendo «Bolso a nado»

Naufragio

Qué es lo que me lleva a este continuo precipicio del que no obtengo queja. Por qué no sé conformarme conmigo y me inundo de un vacío que pesa más que cualquier pena. Por qué no sé sentirme viva si no me atacan emociones fuertes en mitad de la calle, si no comparto con risasSigue leyendo «Naufragio»

Abstracción

Dime que es fantasía y no amor lo que me late dentro, dime que es momentáneo y no fuego lo que se escapa entre mis dedos. Dime que eres fugitivo de unos brazos que no quieres, que no eres capaz de saltar océanos, pero puedes volar sin alas si hay una risa de por medioSigue leyendo «Abstracción»

Reloj

Si echar de menos es perder el tiempo, es robar minutos al crepitar del silencio, es matar a besos el baile del mañana, es partir a balas el desgastar de la palabra, por qué me ato las cuerdas de la esperanza a las muñecas, las del desasosiego a los tobillos, rompo los cuadros que expresanSigue leyendo «Reloj»

Contorsión

Despego en el miedo de un suelo inestable, el colgar los pies en un vacío en el que ni caigo ni asciendo. Respiro siendo consciente de cada aspiración, confundiendo aspiraciones, giros de reloj, llorando inspiraciones como heridas abiertas que tras mucha sutura no llegaron a cerrar. Vuelvo al punto de partida y parezco repetirme, deSigue leyendo «Contorsión»

Acordes olvidados

El sol entra por la ventana de la habitación en un ángulo de 45 grados, chocando exactamente con las teclas del viejo piano. Hace tiempo que ha quedado de lujo pegado a la pared sin nadie que lo toque ni le haga compañía, porque las manos que una vez fueron sus cómplices se quedaron bajoSigue leyendo «Acordes olvidados»

Una orquesta de gorriones

Había una orquesta de gorriones tocando en la ventana de una noche plutónica. El director marcaba dulcemente un vals  a un tempo parsimonioso. Así como si estuviese puntuando cada latido de la partitura, como acariciando sutilmente el sístole de un uirapuru. Se buscaba una polifonía precisa que reuniera todas las voces; las pudiese articular deSigue leyendo «Una orquesta de gorriones»

Para los que escuchan reguetón

El problema no es el ritmo, ni como se baile. El problema es que este género está lleno de letras misóginas que, además de humillar a la mujer dan muestra de la mente perversa de quienes las escriben. Lo que indigna es que estos “compositores” sean tan exitosos, con tan poco. No es cuestión deSigue leyendo «Para los que escuchan reguetón»

Té para tres

Estoy atrapado en un círculo vicioso donde tú y ella son mis constantes. Tú eres la mujer que amo, la que siempre está a mi lado sin importar si la situación es favorable y ella es el deseo prohibido, el atisbo de libertad que me queda, por eso no puedo olvidarla. Mi memoria insiste enSigue leyendo «Té para tres»

Una luz

Moro fuma recostado contra la puerta de los apartamentos donde vive. En eso, sale Andy. Un vecino y amigo con el que tiene mucho en común. A los dos les faltan padre y madre. Y sin embargo, Andy siempre parece como recién llegado de otra galaxia, lleno de novelería. Moro se incorpora para recibir unSigue leyendo «Una luz»

Vos No Sos Poesía, Yo No Soy Poeta

Vení, vení, frágil poema, Te haré brillar en prosa, Te vas a inmortalizar en un verso Y vas a bailar dando vueltas alrededor de sus sílabas, Y con nuestra extraña forma de querer (el del poeta y la poesía)  Caeremos seducidas Ante una dulce voz que nos armonizará en unísono. Vos no sos poesía, YoSigue leyendo «Vos No Sos Poesía, Yo No Soy Poeta»

El piano

 Tiritan las teclas, tecla blanca, tecla negra. Baila de un tono a un semitono, baila en corcheas y redondas. Y crecen las amapolas y brillan las Pléyades. Las ballenas se ríen y el piano toca salsa en un bar de New York. El público observa, escucha y siente, danzan con las manos aplaudiendo. El universoSigue leyendo «El piano»

Te doy una canción

Te doy una canción Para eternizar un momento Para simbolizar un sentimiento Para describir un instante Para argumentar con melodía lo que no explican las palabras. Te doy una canción Porque no le tengo miedo al tiempo Porque puede repetirse para siempre lo que te quiero decir Porque le doy permiso al sonido de llevarteSigue leyendo «Te doy una canción»

Reggaeton

Reggaeton, ese ritmo machacón, que atonta, que atenta contra la razón, que aturde, que todo lo abarca y desborda. Por más que quieras, no puedes esconderte, es como un virus letal, del que no puedes escapar. Reggaeton, ese ritmo machacón, que oyes donde quiera que vayas, hagas lo que hagas taladra tu cabeza con suSigue leyendo «Reggaeton»

El ritmo en la sangre

Mi amiga Nidia quiso casarse con un cubano desde siempre. Decía que había algo que no podía explicar que hacía que le fascinaran esos negros de piel y corazón lleno de ritmo y sabor. Al fin de algún tiempo, se embarcó hacia la isla y allá conoció a Ernesto: un hombre delgado, sonriente y conSigue leyendo «El ritmo en la sangre»

La otra España

Viví una infancia entera en Punta Carretas, y también en la escuela, con el relato en los oídos acerca de una Madre Patria. Y no era broma, porque para muchos vecinos lo era en serio. Crecí escuchando a varios que hablaban con ceceo y marcaban todas las eses. En estas latitudes, por simplificación se lesSigue leyendo «La otra España»

Septiembre

Dicen que septiembre es el mes de las ilusiones, el de los nuevos retos, algo así como enero pero sin polvorones ni abrigos que protejan del frío; el polo opuesto de un diciembre lleno de discursos por los suelos. Deben de tener razón aquellos que lo afirman porque aquel septiembre el discurso estuvo lleno deSigue leyendo «Septiembre»

Cómo se desgasta el alma

Con el tiempo contra viento, se vuelve algo adicto el silencio de aquellas palabras que ya se fueron. Así se desgasta el alma, drenando la importancia de los besos y él te quiero escrito en carta . Mientras el vacío crece dentro la cama, donde nuestros cuerpos dejan gotas de rabia, de la dulce melancolíaSigue leyendo «Cómo se desgasta el alma»

Carta 11

“Sabe Dios que en el portal de mi atención no hay timbre”, escuché una vez de un genio de nombre Jose. Jamás me había sentido más identificado con una frase. Hasta que llegaste y picaste, vaya si picaste. Picaste hasta dejarme sordo, hasta que te miré y me sonreíste y ahí, justo ahí, comenzó todo.Sigue leyendo «Carta 11»

Maldita menstruación

Maldita menstruación que llegas cuando más feliz estoy ¿qué quieres? no me lo recuerdes no he de llorar solo quiero un poco de té ¿por qué me odias tanto? ¿qué te hice yo? para que me pagues con tanto dolor.     Maldita sea la sangre que solo llega a incomodarme ¡y es que hoySigue leyendo «Maldita menstruación»

Pasado

Aún ahora tengo momentos en los que no puedo evitar mirar atrás, bien atrás, cuando aún era un crío en pleno aprendizaje. Todo lo que necesitaba era salir a la calle y sobrevivir un día más, no me importaba el amor, ni el dinero, ni el futuro, sólo quería ser alguien en ese mismo instanteSigue leyendo «Pasado»

Renuncio al «amor»

Lamento decepcionarlas, pero abuela, tías y mamá; mi sueño es: no llegar nunca a ningún altar disfrazada con un absurdo vestido y mil pasadores en la cabeza. Encadenándome a alguien para toda la vida. No quiero ser muñequita de pastel. Porque odiaría caer en la rutina, de levantarme todos los malditos días de mi vidaSigue leyendo «Renuncio al «amor»»

El amor

El amor es un préstamo del tiempo que embruja los sentidos, que engaña el pensamiento. El amor como vórtice del alma, el placer de los sentidos infinitos que cuentan los minutos, los olores, los suspiros. Un amor simplista, un amor de casta que trasciende al plebiscito, que cuenta los diminutos valores, no los cirios. NoSigue leyendo «El amor»

Nostalgia

El suspiro del cielo me acaricia, y llanamente una gota de nostalgia paulatina se desliza suavemente en mi pecho. Mientras mis pensamientos incandescentes pintan un mundo sin besos, besos que sacuden mi gran duelo. Me quedo inconsciente, indecisa si despertar, o seguir en este sueño profundo por siempre, pero decidir es el fuerte de laSigue leyendo «Nostalgia»