A las doce.

Sigo respirando.Tal vez cuando lleguen las doceme ahogue en mis deseos convertidos en uvas,tal vez cuando lleguen las doceeste vacío eterno se desvanezca por fin. 365 días y sigo respirando.Más de cien años y sigo respirando.Qué cruel naturaleza que me permite seguir haciéndolo. ¿Cómo explicarle a mi razón que mi alma sufre?Este llanto interno queSigue leyendo «A las doce.»

viejo ancestral

ya llegaron los labios sabor caramelo y el viento a galletas de cocoa junto a un viejo ancestral que dice ho ho ho  para recordar  que el tiempo de dosificar amor terminó me vendan los ojos ponen una vara en mis manos golpeo tres veces se destroza la piñata: caña de azúcar  cacahuates  chiclosos paletasSigue leyendo «viejo ancestral»

Navidad es volver a casa

Desnudé aquel fajo de páginas encuadernadas y me coloqué al principio de todo. Donde nada ha pasado todavía. Me aclaré la voz, arañando minutos a aquel instante y comencé. Como en cada Navidad, la casa se llenaba de luces y sombras. Un desfile de platos, sonrisas, deseos y reencuentros tenía lugar en el salón. PeroSigue leyendo «Navidad es volver a casa»

El Arbolito

Cuando el niño más pequeño vio en la sala decorado el árbol que en Navidades su madre había comprado exclamó lleno de gozo y casi rompiendo en llanto “Mamá mamá, soy rico! El Niño Jesús me regaló un Arbolito”. Los amiguitos visitarán el árbol para verlo encendido y pedirán uno igual a sus padres elSigue leyendo «El Arbolito»

Navidad en verano

Cada Navidad trae recuerdos, más cuando se entra en años. Al ir hacia atrás, se recuerda lo que falta. O mejor, se comienza por lo que no se recuerda. Hay recuerdos de lo que no tuve nunca. Nunca vi caer nieve en Navidad. Nunca vi pasar un trineo. Nunca pasé frío en Navidad. Nunca seSigue leyendo «Navidad en verano»