Memoria de acceso aleatorio

Mi memoria es enormemente defectuosa y aunque tenga en frente de mí a esa persona que no he visto en años, no logro recordar mayores detalles. Porque la memoria también trabaja con palabras. Un saludo afectuoso hace sentir sensaciones ocultas, pero son las palabras las que hacen brotar imágenes, una detrás de otra, como cuandoSigue leyendo «Memoria de acceso aleatorio»

La carta

Contempla el sobre que ha recogido del buzón. No lleva remite. Lo abre expectante y empieza a leer aquellas palabras escritas con mano temblorosa: Hola Paula Te casaste con Javier, el amor de tu vida. No tener hijos cubrió tus ojos de pena. Pero él te puso el mundo a los pies, intentando apartar eseSigue leyendo «La carta»

El muro

Me descubro en el silencio.Roto por la melodía del aguacayendo por la cascada,con el sueño y la esperanzade volver a la libertad de un marque aún hoy sigue siendo estanco.Aún refleja mi piel aquellos díasen los que el sol tapaba con su brillola sombra que enfriabalos rincones de mis entrañas.La sombra de aquel muro,sin licencia,queSigue leyendo «El muro»

Te mentiría si te digo…

Jacinta: Te mentiría si te digo que no he tratado de salir de aquí, de este lugar sombrío en el que un día caí. Te mentiría si te digo que no he sentido como se quiebra mi corazón cuando escucho mencionar tu nombre, tu historia, tu voz. Jacinta, pero es la vida que a vecesSigue leyendo «Te mentiría si te digo…»

El olvido

Hoy te escribí como otros días,esperando encontrarla atención que mi alma caprichosa necesita.Pero tú con un beso de indiferencia has cerrado la puertay me has recordado que el amor también se da la vuelta. Hoy sentí la frialdad de unas palabras por compromiso,las cenizas que va dejando la distancia,y el olvido de una historia queSigue leyendo «El olvido»

Desesperación

Doy vueltas por la habitación, parezco una fiera enjaulada. Me siento pero me levanto enseguida como si tuviera un resorte que me hiciera saltar. Me acerco y te miro, sigues igual, no hay ningún cambio. Se me escapa el aire que retenía en los pulmones; no me había dado cuenta de que me estaba ahogando.Sigue leyendo «Desesperación»

A veces olvido

A veces olvido que estoy heriday sonrío siete nochesdesembarcando el dolor,deshaciéndome de la pielcon los ojos desiertos. Me levanto aun sin haber dormido,doy cien vueltas sobre la alfombra-apenas de puntillas-con la puerta entreabriéndosey el equilibrio casi precario. Desayuno a cualquier horaen cualquier lugarcon los platos hasta el bordey los cubiertos en el piso. Me desvistoSigue leyendo «A veces olvido»

Este corazón siempre estuvo lleno.

Siempre tuve miedo a olvidarme. A olvidarte. O simplemente a olvidar. Tú crees que desvarío, que olvido porque ya nada me importa. Y es justo lo contrario. Olvido porque todo me importa y no sé hacerle frente a la memoria. Si me busco entre fotografías antiguas encuentro a alguien que dice llevar mi nombre ySigue leyendo «Este corazón siempre estuvo lleno.»

Acordes olvidados

El sol entra por la ventana de la habitación en un ángulo de 45 grados, chocando exactamente con las teclas del viejo piano. Hace tiempo que ha quedado de lujo pegado a la pared sin nadie que lo toque ni le haga compañía, porque las manos que una vez fueron sus cómplices se quedaron bajoSigue leyendo «Acordes olvidados»

Me enamoré de un fantasma

Me he enamorado de una sombra, de un fantasma escurridizo y silencioso que va y viene por toda la casa y pocas veces se deja ver. Sólo en las noches de luna llena aparece acostado en mi cama para no dejarme dormir. Siento que me abraza con sus manos frías, que respira en mi nucaSigue leyendo «Me enamoré de un fantasma»

Casi me olvido

Casi se me olvida vivir. He estado poco pendiente del mundo que me rodea, centrada en mi burbuja imaginaria que no deja espacio para nadie más que yo porque creí que así era más fácil cumplir con los deberes que la vida me ha achacado desde el preciso momento en que decidí crecer. Ya noSigue leyendo «Casi me olvido»

Por la Calle del Olvido

Perdido en el aroma de tus balcones, paseo absorto por calles en penumbra, sumido en el reflejo de tus razones, y en el asfalto gris de tu hermosura. Y me embriago de sueños, escondido en el jardín impoluto del encuentro, donde el espíritu, sutil y distraído, mora resoluto en tu misterio, en aquel corazón abstraído,Sigue leyendo «Por la Calle del Olvido»

Sabes a destiempo

Ojalá pudiera olvidarte cómo la primavera al invierno y mi cuerpo no exigiera cada noche tu calor. Que mis días no se agotaran de ti, de tu recuerdo. Ojalá fueras sólo un recuerdo. Y no fuera vagabunda por la vida sin los ojos donde solía refugiarme. Te miraba y vivía. Renacía en los rayos delSigue leyendo «Sabes a destiempo»