Atrapado por mi vida y sus cerrojos

Atrapado por mi vida y sus cerrojosun misterio que proviene de otro ladoha dejado en mi memoria sus despojos;infinitos más remotos que el pasadoconfinados en mi mente, mudos, cojosvan teñidos de palabras que he olvidadopues las vi cuando existía sin tener ojos. Poca yo, vivo a merced del segunderopero a veces una sombra se transformaenSigue leyendo «Atrapado por mi vida y sus cerrojos»

Ciudad deshabitada

A Mónica, Fabio, Iván, Caterina, Beth y Vincenzo. Ayer en una tibia tarde de veranoy después de varias duchas de agua heladacomprendí que no existe nada ni nadieque pueda correr más rápido que el agua,esa compañera de íntimas aventurasque se empeña en caer gota tras gotaimitando una ceremonia bautismalpropia de aquellos vagos recuerdos que noSigue leyendo «Ciudad deshabitada»

¿To the sky o al cielo?

—El reporte de aquel año indica que, en el casco urbano de Santurce, Puerto Rico, existe una casa que sobrevivió la primera ola y la segunda ola. Todos saben que la primera ola es la del mar de expropiación. De la segunda ola no se comenta mucho. Los boricuas sobrevivientes la llamaban la ola delSigue leyendo «¿To the sky o al cielo?»

La nada

Tenía solo 12 años y su cabeza le dolía de una forma nueva, mientras sentía un líquido caliente que lo inundaba todo. Ya no le quedaban dudas de que ese era el momento final, en el que su alma pronto avanzaría hacia mundos que su cuerpo jamás podría conocer. Cerró los ojos con lentitud, intentandoSigue leyendo «La nada»

Puntual como un reloj

Mateo, como todas las mañanas,sale a pasear al perro,puntual como un reloja las siete y cuartoy no sabe que es el perro,puntual como el reloj,el que sale a pasear a Mateocada mañana a las siete y cuartocon miedo a que sus labios urgentesbusquen el beso equivocadode una dama cualquieraque no sea su mujer. Aunque ahoraSigue leyendo «Puntual como un reloj»

Pescando en el jardín

Deberías verme pescando rocas en el jardín.Sí, aquel jardín, con olor a vidrio oxidado,donde los carboneros desabrochan su amarilloy retienen los murmullos del viento. Aquí donde perdí mis piernas y me volví medusay el movimiento apestaba a sed:La cosmovisión del Eucalipto de raíces durasen querer consagrar lo inhumano de mi ser. David V. Morales@davidvmoralesLeer susSigue leyendo «Pescando en el jardín»

Vivir

Que no me quiten las miradas cómplices,ni mis manos encontrando las tuyas sin haberlas buscado.Que no me roben las sonrisas a medias,ni los besos fugaces.Tampoco el aire que me grita que estoy viviendo,ni la muerte que me empuja a relamer cada instante.Que perduren los gestos que huelen a casa;y los recuerdos que me abren susSigue leyendo «Vivir»

Mis sueños diferidos

Un mundo con conflictos de muy baja densidad.Una tierra satisfecha con sus aguas y sus hielos.Una flora esplendorosa y desbordante.Una fauna tan tranquila como libre.Una gente muy feliz y solidaria.Un Dios cuyos rostros y nombres encuentren respeto en el orbe.Es el mundo que quiero legar a mis nietos. (Inspirado en un taller dictado por elSigue leyendo «Mis sueños diferidos»

Llamada al vendaval

Vuelve hoy a mí, vendaval,al fin,que un agujero dentro de mí te espera.Ven y bórrame, límpiame,entrega como ofrenda mi concienciaa un deseo nuevo,a un amor nuevo que me deslumbre.Trae a este tiempo y este espaciola imagen que desde el futuro añoroo llévame tú con tu fuerzaa otro tiempo y otro espacio donde otro agujero meSigue leyendo «Llamada al vendaval»

Nos imagino vida

Claro que los años no pueden saber quiénes somos,Claro que nos desconocen de los dedos a los codos,Pero más allá de nuestros corazones austeros,Sus quimeras auguran nuestros besos. La sombra de tu espectro quisiera ser mía,Y mis constelaciones añoran tus elegías.Eres mis prístinos instantes de lucidez,Yo soy la tierra bajo tus pies. Que no nosSigue leyendo «Nos imagino vida»

Litúrgicos

En medio de un silencio intempestivo,nuestras miradas hundieronuñas, pies y manos en tierra volcánicaY nos brotaron claveles de la gargantaque cantaron en códices de amorlos secretos de todas las artes Fue entonces que pudimosclarificar la noche,Alzar nuestros cráneosllenos de últimos versosY brindar… Por los relojes que detuvimosy remojamos en vino calienteEn busca del ideal inmortalDeSigue leyendo «Litúrgicos»

Naturonatalia

Estudia tu estado,regula tu gula,te lee tu cuerpo y tu mentesi mientes. Natalia preside,predice y predica;Natalia te leva, te alivia,te lava. No estira lo estérilni atora tus horas,no entela tu juicio,no tala tus alas; no apremia y te premiasolo si te premias,guiando tu mismo organismote sana. Natía Natalia procura tu curacon breves brebajes y potajesSigue leyendo «Naturonatalia»

En la quietud de los lagos

En la quietud de los lagosse esconde el artificiode los parques, los jardines y las personas.También todos los aburrimientos,no hay refugio.En un impulso, arranco las ramasde todas las plantas del jardínpara encontrar el carmínde las rosas a mil,que compré y nunca entregué.Me miro en el estanqueesperando encontrarme como Narcisoen la mirada del otro.Pero somos enredaderas,unidasSigue leyendo «En la quietud de los lagos»

Renacimiento

En pleno siglo XIX, el prestigioso científico e inventor español Saturnino Álvarez, construye una máquina del tiempo para encontrar a su desaparecido padre. Con los datos proporcionados por su madre, sobre el lugar y la fecha aproximada donde pudieron conocerse en su juventud, Saturnino viajará cuarenta años al pasado para saber las causas de suSigue leyendo «Renacimiento»

El penúltimo baile

Frente a la ventana y las maletas cerca de la puertaTe servís una copa de vino y buscás aquel disco. ¡Sabés cómo robar unos minutos!Extendés la mano suplicante… No me puedo negar, es Billie HolidayEl ritmo quiebra las barreras y el tacto sonroja a los muebles. Querés darme una vuelta para caer en tus brazosYoSigue leyendo «El penúltimo baile»

El olvido de la muerte

Dentro de poco será común ver seres ultrahumanos con cola de lagarto, gatos con sonrisa de niños y cucarachas conscientes de su feúra. Los alebrijes que alguna vez soñó un artesano mexicano se convertirán en mascotas que se esconden debajo de las camas. Esperarán a que lleguen sus dueños, nacidos de vientres de máquinas ySigue leyendo «El olvido de la muerte»

La del manojo de rosas

A la fundación Ana Bella Mujer que en cada mechón lleva una flor.Habla de su agresor.Lleva un moño así como casual.De alentar.Que cuando echa a correr para enseñar a volar,el viento deja libre su melena contagiosay por la calle comentan: “Mira, por ahí va la del manojo de rosas”. Julio Expósito LópezLeer sus escritos

Ciudad de Monterrey, 2022

Mi sultana         con tu garra de leónte abres camino;       allanas el suelo. Todo lo vuelves cantera             para erigir monumentos;torres encumbradas    que alzas en señal de victoria. Bebes acero fundido             directo del crisol.Llevas en el pecho un horno                                       de leña ardienteque hace latir con fuerzatu maquinaria. Forjas el porvenirdejando atrás una humareda,que pinta en el cielo            carbones encendidos;nubarrones del crepúsculo. RespirasSigue leyendo «Ciudad de Monterrey, 2022»

Rockola

Otro San Valentín sola; Rockola retumbaba y Jaime se había marchado hacía media hora. La madrugada la saludó mientras que se mezclaba con las sombras de la noche. Divisó una embozada y amenazadora sombra; un restallido metálico la sobresaltó. Era una trampa, y se dirigía hacia ella. Vio al espectro moverse. Se acercaba; cada vezSigue leyendo «Rockola»

Visita a Assam-egessh

Ya con los huesos derramados sobre los campos abochornados, al filo del mundo se desvanece Assam-egessh. Recuerdo llegar en el oscilante navío. El sol caía a espadazos sobre la piel. El océano, caliente brebaje de tonos azul turquesa y espumas, estaba calmo. Una sinfonía de gaviotas picoteaba el mundo. Ante nosotros, las murallas nunca conquistadasSigue leyendo «Visita a Assam-egessh»

El paso del cariño al amor

Durante la pasada primavera, asistí a una conferencia que me emocionó profundamente. Ignacio Martínez Mendizábal, investigador en el yacimiento de Atapuerca, paleontólogo y antropólogo, intentó abordar el origen de la palabra. Digo intentó porque desgraciadamente las palabras no fosilizan y el origen del habla sigue siendo un misterio para la especie humana. Eso sí, trasSigue leyendo «El paso del cariño al amor»

Balbuceos de tartamudo

Allá donde el ritmo balbuceaba libertadpor los ríos de plata y bronce que jamás yo superé,ni tan siquiera los anduve recto y frío o con desdén. Sobre el corcel de hierro verde,aquel Rocino que llamabanen Navarra Villavesa, en la Castilla Rocinante. Tus artes más oscuras, magias negras que conjuras,¡dónde callaste mi grito, dónde dejaste miSigue leyendo «Balbuceos de tartamudo»

Apetecible imaginación

Febriles pensamientos,nocturnos momentos,delirios sedientos,placeres hambrientos.Deseos incesantes,dulces e incitantes,apetecibles sofocantes,temblores vacilantes.Anhelos desbordados,gemidos ahogados,pudores olvidados,cuerpos amalgamados.Vaivenes estremecidos,sudores adictivos,lienzos prohibidos,hechizos de cupido. Wendy Moya@verchiel.poesiaLeer sus escritos

Romper

Romper las ideas que me son impuestas, dadas,y que acalladas en mi cabezase presentan de la nada, en formas violentasque siento asfixiadas,atragantadas dentro de mi cuerpoamurallado por invisibles manos.Me son extrañas,que son perennes. Romper mis tensas mandíbulasen pedazos contra el suelo.Alivio, riqueza de sonidos,huesos destartalados convertidosen una oscura melodía abismal. Gritar al cieloen una negraSigue leyendo «Romper»

A nuestras propias ganas

Hay pensamientos que visten de melancolía los atardeceres. Inevitable. Como lo es respirar, o latir de verdad. Porque no siempre el corazón late. Absurdo, pensarás. Y quizá lo sea. Mas mi corazón trabaja cuando de verdad quiero. En ocasiones, duele, como un infarto de realidad aumentada en el desfiladero de los imposibles. Otras, revienta laSigue leyendo «A nuestras propias ganas»

Presente

Sigo sin encontrarel momento idóneo.Tiendo a inventar que llegó, pero no.Es una búsqueda constanteen un instante incesanteque me sonrió. Yamila Alvi@yamila_alviLeer sus escritos

Oh, we are not racists (but we are)

—Oh, I am not a racist, but you know… “¿You are not a racist? ¿Que no eres racista?” pensé en silencio. Me costó no reírme en su cara. Mis amigas me contaron que algunos chicos usan un truco para no mirarles las tetas, que consiste en ponerse las manos entrelazadas frente a los labios; probéSigue leyendo «Oh, we are not racists (but we are)»

4/4

Hay en la fiestaunos ojos que no quieren mirarme,y hace rato que los busco,ellos se me esconden. Pero en el mínimo descuidosiguiendo el compás,un 4/4 distorsionado,los sorprendo buscándomeentre la gente que baila,que quiebran sus rodillasy bajan sus caderas. Los veo,veo que me mirany se pierden detrás de cabezasy vasos que se izan alto. Me acercoSigue leyendo «4/4»

Solo niños

No porque arrugues el ceñosucumbirá el mar,ni lucirá el cielo otro colordistinto al del luto,ni las estrellaste dotarán de la voluntadque no posees. No porque la ira cierre tus puñossilenciarán su canto las cigarras,ni perderán su rubor las amapolas,ni secarán los árboles sus frutos. Pero los niños, oh,si te vieran los niños,podrían dejar de serSigue leyendo «Solo niños»

Matemáticas

No cuento los días que faltan para verte,intento que cada día juntos cuente.Me dan años de vida nuestras charlas,y quiero sobornar al tiempo cuando te tengo al frente. Puedo contar tus lunares,incluso entre tus vellos,incluso con los ojos cerrados,en la distancia de mis recuerdos. Puedo contar las veces que he soñado contigoincluso antes de conocerte,puedoSigue leyendo «Matemáticas»