Pasado

Volvió la sombra a bailar, sumideros exhalaron avisos, trajo arena y esquirlas.   Volvió en el zenit del día brillando las cadenas, fuego en las brisas.   Volvió trayendo el poniente, falseando los recuerdos, Morgul destella en sus dedos.   Vuelve, aunque atranques todas tus puertas. Una historia antigua, la niña herida disfrazada de rabia.Sigue leyendo «Pasado»

Moretones

Estamos frente a frentepero en lados opuestos del puentenoto mi alma desnuday el pánico me atraviesa con agujas No quiero caer en olvido¿pero cómo tallo un recuerdo sin lastimarte?no quiero seguir perdido¿pero cómo hallo paz sin ir a ninguna parte? Si pudiera darte todo lo que quieres¿sería suficiente?si pudiera ser todo lo que quieres¿sería suficiente?Sigue leyendo «Moretones»

Qué más da

Qué más da lo que piensen -o peor, lo que pienses-, cuando lo único que importa son los surcos de tus manos, que escriben tu camino. Qué más da hacer garabatos en su sucio bosquejo que ni siquiera aspira a ser entendido. Qué más da no hallar la respuesta que nunca buscaste, no encontrar huecoSigue leyendo «Qué más da»

Fe

Los cristales rotos por muy pequeños que seansiempre se podrán unir,porque no todo barco tocado se hunde,ya que todo se puede volver a construiraunque esté hecho añicos. ¡Que viva la magia de reconstruir lo rotoy funcione como nuevo! Porque la esencia siempre sobrevive al desastrepor mucho que los dañoshayan llegado al sótano de tu ser.Sigue leyendo «Fe»

Años

Años y vida, enteros; directos al destierro. Años y vida, sesgados; anclados al recuerdo. Años y vida, relegados a la amnesia, al relevo. Años y vida, descarriados entre descuido y acierto. Poema que forma parte del libro «Tú, yo y el mundo».

Nostalgia

Nostalgia de un tiempo lacio, de tiempos pasados y yo no puedo más que recordar.   Recordar  lo remoto y volver  a transitar tu corazón.   Nostalgia: herida de algo que ya ocurrió, sin margen, sin parar.   Una fuga que se vetó. Un camino que se hizo y ya pasó.   Nostalgia de unSigue leyendo «Nostalgia»

Pasos de rama seca

Contar pasosque no se dan.Pasos muertos de la noche.Pueden volverse a hacersi caminas mil vecespor el mismo sitio.Contar los pasos del sinolvido.Recurrir al olor,a la presencia del día de la muerte,olvidar que revives el siguiente día, y el siguiente, y el siguiente,hasta volver a morir.Anhelando pronto morirun día. Recurrir a la poesía,a la música delSigue leyendo «Pasos de rama seca»

Fantasmas del pasado

Fantasmas del pasado, encerrados en ecos del tiempo, que mi mente atrapa. – ¡Huid malditos! No os aferréis a mí, no hay nada peor que perseguir a un alma rota. #elhombresintinta

El lunar en mi espalda

A mi pasado no le doy la vuelta para que después no juegue conmigo a besarme a cachetadas.Sonriendo el maldito.Mi pasado como ese lunar en la espalda. Sé que lo tengo. No lo siento.Pero es mío. Por eso en mi espalda crucifico un ayer con ganas de andar, que no sé cómo frenar cuando quiere salir corriendo sinSigue leyendo «El lunar en mi espalda»

Fecha de caducidad

El amor tiene fecha de caducidad. Muchas veces no está explícita en el empaque, sin embargo siempre aparece en los costados de las mentiras, en el ocaso de las infidelidades, en la esquina de la rutina que mata la pasión, allí donde todo lo malo se funde para despertar a un monstruo peor. El amorSigue leyendo «Fecha de caducidad»

Reloj

Si echar de menos es perder el tiempo, es robar minutos al crepitar del silencio, es matar a besos el baile del mañana, es partir a balas el desgastar de la palabra, por qué me ato las cuerdas de la esperanza a las muñecas, las del desasosiego a los tobillos, rompo los cuadros que expresanSigue leyendo «Reloj»

Somos jóvenes

Somos jóvenes. Nacimos hace dos o tres décadas, quizás menos. Llevamos escrita en la frente la promesa de la inexperiencia, la certeza de la volatilidad. Igual que vosotros, igual que siempre. Desembarcamos, allá donde vamos, repletos de vocablos tan novedosos como generadores de desamparo. Nos miráis, temerosos de que nuestro abecedario, escuadrón al acecho deSigue leyendo «Somos jóvenes»

Cuántas veces

Cuántas veces habré mirado atrás para saber si de verdad estoy donde quiero estar. Si de verdad esto es una pesadilla o es la triste realidad. Llevo desde aquel 3 de febrero encerrada en una burbuja, que espero que se pinche con las espinas de la rosa que me robaste. Veo la vida pasar aSigue leyendo «Cuántas veces»

Aquí estoy

Aquí estoy escuchando las canciones que escuchaba de pequeño, cuando la soga no ahoga cuando todo el mundo es bueno.   Aquí estoy recordando emociones casi olvidadas por los años, cantando por lo bajo melodías sencillas que penetran tan adentro.   Aquí estoy ahora, en mi burbuja del tiempo, vuelvo a ser el niño queSigue leyendo «Aquí estoy»

¿Adiós?

Hace tiempo comprendí que los finales felices no existen. Hace tiempo aprendí que no se me daba bien empezar ni acabar los cuentos. Pero hoy, ya no le echo la culpa al cuento, sino a que ese final feliz del que todos hablar es pura ficción. ¡Tonta de mí!, pensaba que lo bonito del amorSigue leyendo «¿Adiós?»

Paseando entre recuerdos

No puedo dejar de pensaren nuestro primer encuentrover aquellos ojos brillary mi alegría por dentro. Esos momentos de paseary de tus risas conciertosyo sólo podía soñarcon ser por siempre tu cielo. Aquella espera al despegary todos los sentimientosque no hice más que relegarcuando me lo pidió el miedo. Pero el tiempo sabe esperarrodeándose con recuerdosyoSigue leyendo «Paseando entre recuerdos»

¿Eso es todo?

El científico imberbe se metió a su máquina del tiempo (que más parecía una simple caja de cartón), no sin antes pedir a su audiencia que grabaran en vídeo sus últimas palabras para verificar los resultados: “Cuando salga de esta máquina del tiempo, lo haré en el futuro”. Y efectivamente lo cumplió: cuando salió yaSigue leyendo «¿Eso es todo?»

Sé que dueles (Parte II)

Sé que dueles (Parte I) Y ahí estaba yo, enfrente de la habitación que tanta felicidad me había dado. Viendo cómo nuestros recuerdos se desvanecían uno por uno. Abrí la puerta y le vi. Vi cómo se sobresaltaba, estaba segura de que no me esperaba allí. Pude ver que estaba bien acompañado. Ella estaba desnudaSigue leyendo «Sé que dueles (Parte II)»

Si pudiera volver atrás

Todos hemos pensado y oído decir alguna vez a los demás: «Si pudiera volver atrás…». Todos, sin excepción, retornaríamos al pasado si fuera posible, bien por cambiar algo en concreto o bien para tener más tiempo por delante. Los hay que dicen: «Me gustaría volver atrás en el tiempo pero sabiendo lo que sé ahora».Sigue leyendo «Si pudiera volver atrás»

Amor de verano

Unidos por la brisa de una noche de verano furtivos a escondidas agarrados de la mano. Dos vidas que palpitan latido enamorado tú, apenas una niña yo, sin vello en el sobaco. Dos espíritus que brillan en el cenit del ocaso las estrellas iluminan las huellas de nuestros pasos. El olor a sal marina enloqueceSigue leyendo «Amor de verano»

Cumpleaños

  Hoy me alejo de los 40 con dolores en las piernas, con algunas cosas hechas y muchas por hacer.   Hoy me acerco a los 50 con la mente despierta por el arte que me completa y alimenta mi sed.   Hoy cumplo años; soy un niño vestido con traje de adulto, hago unSigue leyendo «Cumpleaños»

De Argentina a donde solíamos gritar

«¿Dónde quieres ir? Di un lugar y te llevo.» «A Argentina.» «Me refería a algo posible… pero me gusta que hayas dicho Argentina.» Pasados unos meses el viaje a Argentina se había quedado en el olvido, convirtiéndose más bien en el viaje a ninguna parte; y aquella conversación de madrugada más bien parecía una fantasía queSigue leyendo «De Argentina a donde solíamos gritar»

Colores Primarios

¿Recuerdas ese estío al borde de nuestra adolescencia? Cuando tus brazos y los míos escalaban a la edad perfecta y nos topamos en una cumbre yerma de cristal y malva. Cuando vestíamos por dentro de esperanza y verde y sonreían nuestros ojos en dorado y pleno. ¿Te viene a la memoria el umbral de aquellaSigue leyendo «Colores Primarios»

Síndrome de Estocolmo

Adiós y buena suerte. Espero no volver a verte. Hoy te dejo abandonado en medio del pantano de tus monstruos infernales. Te suelto la mano y te empujo en picado. Y te cuento un secreto antes de partir por el sendero que se abre a mi izquierda. Es que tú no lo sabes, pero «vasSigue leyendo «Síndrome de Estocolmo»

Amor imposible

­–¡No! ¡No! ¡Ya no puedo! ¡Ya no!– Los gemidos mezclados con sollozos son insoportables en la eterna penumbra. No sé qué pasa. Me encuentro navegando en un mar de sangre, me miro las manos y están teñidas de rojo, el vestido que era tan blanco como la nieve ahora está lleno de manchas. Esos ojos,Sigue leyendo «Amor imposible»

El tiempo

El tiempo es eterno. También es escaso. El tiempo vuela. A veces se arrastra. Es tan lineal como lo es circular. El tiempo perdona y a la vez no perdona. El tiempo cura, también enferma. El tiempo se acorta, y a veces se alarga. El tiempo se para y a veces dispara. El tiempo esSigue leyendo «El tiempo»

El Silencio del Tiempo

Silencio, susurro parado y quieto que recorre suave tu cuerpo y deja al aire sin alma, Dios de lejos, una luna y un reflejo. El color se pierde a lo lejos, en el horizonte perdido y viejo, donde el sol ya no mira, ni lanza suspiros al viento, donde el sol ya no duda, tanSigue leyendo «El Silencio del Tiempo»

Pozo amargo

En el fondo del pozo amargo con la botella de vino blanco, encuentro los recuerdos tuyos, clavando e irritando. En el fondo del pozo amargo voy navegando con delirio de borracho, buscando sobrio y vago, tu absurdo amor imaginario. En el fondo del pozo amargo, del vacío exasperado, mi necio corazón sollozo, sigue esperando tuSigue leyendo «Pozo amargo»

La abreviatura

Mira a la abreviatura de la vida, que va paseando. Crees que infinita puede ser tu avenida, que se rompe sencilla. Piensas en aquella pequeña, hoy alegría, que si mañana termina. Quieres tu medicina, pero amar no te alivia, que por todo líquidas. Día tras día te olvidas, que hoy pueda ser hasta tu último día. MiraSigue leyendo «La abreviatura»

Aquí te espero (Parte II)

Aquí te espero (Parte I) Notó como el agua le caía sobre su delicada espalda, mientras iba notando como sus manos la agarraban de la cintura y la iban acercando cada vez más a él. Él sin dudarlo la besó apasionadamente, si como le fuera la vida en ello. Pero ella sabía tan bien comoSigue leyendo «Aquí te espero (Parte II)»