Inercia

«Se han roto los cristales. No tienes que responder ya ante nadie porque nada queda al otro lado. Tu cuerpo, pronuncias tu nombre, intentas abrazarte. Nadie te llevará a casa, no te arroparán al caer la noche y sólo el frío conversará contigo. Todo lo que conocías ha caído al vacío. Nada queda, solo túSigue leyendo «Inercia»