Aquí, diminuto espacio entre mis huesos

Aquí, diminuto espacio entre mis huesossedimento intangible entre piel y personamás conmigo que en mímás yo misma que yo, que soy tan míaaquí, estrecho rincón primigenio que sucedeen los siglos que llevo por dentrocomprimido instante casi nuloque soy,            ¿cómo es que abarcas, diminuto espacio entre mis huesos,            cómo es que contienes del todo mi infinita            soledad? (Perpetuamente conmigo)Sigue leyendo «Aquí, diminuto espacio entre mis huesos»

Mohíno

La melancolíaque arrastran los díascuando el frío es inoportunoy el cielo parece caerse,es como un túnelempapeladode recuerdos. Tu fantasmahumedece mis memoriasy sale a vagabundear descalzoarrastrando sus soledadesy gritos inaudiblesque retumban entre mis paredes. Como una radio viejaque no se apagani disminuye su volumen,mientras alguien corre a esconderlaen algún armario,bajo las mantaso en la lontananza habitacióndeSigue leyendo «Mohíno»

Sin ilusiones

No pienso en el futuro;no me atoro en los deseos.Los dados seguirán botando.Las agujas girando;la gente muriendo. Regálame silencio, paz, tranquilidad.Abrazo la tristeza sin sentir temor.Vaga mi mente en agradable soledad.Aguanto el frío extremo y el calor. Ellos ya no pueden influir en mí.Han perdido por completo su poder.Cuántos quedan a su merced…Niños felices conSigue leyendo «Sin ilusiones»

Revés de la fotografía

Me vi con los pies ensalitradosen un portaretrato de maderade una calidad inherente al tactoal sentimiento que me transmitía me vi sentada en la orillamojando mi turbia melenahaciendo carantoñas variasa la fotografía que me guardaría(al recuerdo inherente del éxito)una fiel respuesta de toda una vida tantas veces en lugares asíme vi a mi misma enSigue leyendo «Revés de la fotografía»

Que la luna nos proteja de este frío

Hubo una vez cuando la vida no dolía. La gente no desaparecía sin dejar rastro y el futuro ofrecía promesas en lugar de desengaños. Lo llamaré juventud, inocencia, salud. Ahora entiendo que la vida está hecha de pérdidas, algunas más dolorosas que otras, pero todas punzantes y con potencial para desgarrar el corazón. Dicen queSigue leyendo «Que la luna nos proteja de este frío»

La cadencia de la vida

Impasible presientola cadencia de la vida,desprotegida, esa desventurael pedirle al tiempo un favory obtener, naturalmente,objeciones a cambio. Me desvisto de ansias,me fomento de irrisorias ilusiones,me desbordo de flagelos,me anestesio por esperartodo lo que tenga que esperarpara colmar la pacienciaque nunca se acalla. Sabrosa solemnidad menguante,desconozco de sus efectosregocijándome en el descuidosuscitado así de misterios,de extrañeces,Sigue leyendo «La cadencia de la vida»

Brújula esdrújula en décima

Con esta túnica fónicahago una esdrújula décima;será tachada de pésimau óptima, según la crónica.Si vas siguiendo la tónicade este ejercicio algo hedónico,¿qué es? ¿Cacofónico? ¿Eufónico?En lo lingüístico hispánico,¿qué es lo que causa más pánico?Esto. Lo irónico crónico. Diego Mattaruccodiegomattarucco.comLeer sus escritos

Mameta

Qué rebelde. Qué retobado. Qué majareta. Se escapó otra vez. Otra de sus travesuras. Se escurrió por esas calles. Esas que todos le dicen que son un peligro. Se metió en un antro. Ni se imaginaba lo que era eso. Se le antojó divertido. Lleno de humo y vasos de colores. Él veía tipos queSigue leyendo «Mameta»

Olvido

El reloj pasa y tiembloodio el dolor,amo el olvido.La arena cae en calima,filigrana de tiempo,sobre mi frente de agua.La vida, tan quebrada,esparce su simiente sobre las horasentre los meses y los cementerios.Me tuerzo y descalabro,bizqueo de sedy de miedo.Un año mancha al otro,y no olvido.Deseo o calloun segundo pare al siguientey nazca el nuevo misterioqueSigue leyendo «Olvido»

La cita

no sé si quedamos en vernos a una hora,en tal sitio, en tal fecha,pero aquí me encuentro,esperándote a veces preparado,otras no en el estado más indicado,esperándote no sé por qué ni para quéy no llegas, y no me voy,menos sabiendo si me lo merezco,menos si sabes que te espero,que debes llegar c. a. camposLeer susSigue leyendo «La cita»

A lo mejor

A lo mejor no me extrañasA lo mejor no me piensasA lo mejor no me recuerdasA lo mejor ni te importaba. A lo mejor yo te imaginabaA lo mejor esto nunca sucedióA lo mejor yo sola me ilusionaba ¿Aló? …mejor                no diré nada. Mafe Piñeres@mafepineresLeer sus escritos

Después del amor: C.I.

La primera vez que fui en motocicleta a algún lugar fue a la casa de C.I. Por su casa habría de pasar un millar de veces, porque quedaba justo en la calle 45 con carrera 7, que es casi como decir que era la bisagra entre el camino a mi casa y el camino aSigue leyendo «Después del amor: C.I.»

Mar

Yo era para él, el mar, su marel abismola tentaciónel vacío.Todo en mí lo invitaba a caermis vertiginosas olas lo seducíanlo tentaban a sumergirse,a naufragar.Pero él siempre tuvo miedo de ceder,de perderse para siempre en mis profundidades,de ahogarse y no volver a ver la superficie.Entonces, desde una sillita en la arename observabame recitaba poesíay cuandoSigue leyendo «Mar»

Mi reina

Pertenezco a tus ojos,no respiromás que el aireque exhalan tus pupilas. Atardecen mis sienesen tus senos,como un soldesbordado en las colinas. Tremedales de almíbar,en la arenade tus inglesencallan mis goletas. En tus pies mi camino.Soy cometagravitandotu atmósfera de lirios. A tu mar va mi río.Mi coronason tus labios,tu beso mis dominios. Antonio Ríos@antoniorios.poesiaLeer sus escritos

Él…

Lleva la tormenta en su boca,el fuego en sus manos,el decir sin decirde una fugaz miradaque se clava en el plano astralde mis ojos,que ya no son pardos,sino rojos. Samara Siabato@samsiabatoLeer sus escritos

La frialdad del fuego

Cuando el fuego se vuelva fríoya no servirán las brasaspara cocer nuevos panes;Lo que en otro tiempoprometía ser hogar,se tornará fría estanciavacía de texturas, de saboresy de aromas.Cuando el fuego se vuelva fríola casa se quedará sola,por más que invadan sus salasbuenas gentes de risueña compañía.Ha llegado el otoño…el fuego se ha vuelto frío. AnaSigue leyendo «La frialdad del fuego»

La playa

Alfonso soñó por última vez. Tenía cuatro años y jugaba con la arena de la playa. A su lado, una bella mujer le sonreía sin quitarle los ojos de encima. Rodeado de sus hijos y nietos, Alfonso recordó uno de los momentos más felices de su vida, minutos antes de abandonar este mundo para siempre.Sigue leyendo «La playa»

Retrato

Solo un yerto perfumequeda en ese retrato perdido,artificio de espejo adormecidoen la turbia cenizaque deposita el tiempo.Aquella luz de arena, aquel vencidogesto que se ha quedado detenidoen la pirueta, amarga,de ese mágico instante.Los rostros se han borradoen la épica epopeyade lluvias fugitivas, de estacioneserrantes sin sentido.Ya solo queda un vaho entristecido,la pátina de nieblavelando laSigue leyendo «Retrato»

El mañana que imagino

El mañana que imaginoviene trazado de sueños.Del color de la valentía yde un aluvión de tempestadesque rehuir yo quisiera.Me revelo enseguida,frunciendo el ceño.Entonces me eximo de culpasy me doy el amor que,yaciendo en el olvido,me impera sereno.Llaman vida al recuerdo,para aclamar tu aspecto.Qué sabe nadie de la ausenciaque dejó tu cuerpo. Lorena Delgado Carreras@lorenadelgadocarrerasLeer susSigue leyendo «El mañana que imagino»

Ser en sí

Soy feliz,ustedes lo saben muy bien,me han visto tomandocafé en las mañanas,haciendo descripcionesde sus propiedades celestiales. Le han dado «me gusta»a los platos exquisitos que divulgo a diario,a las sonrisas ensayadas que primaverizo. Soy un día perfectoen una playa paradisiacaque atardece en mi siluetamientras salto para ser captadoen el momento exacto. Siempre reenvíolas frases másSigue leyendo «Ser en sí»

Distancias

Hay distancias que se cubrencon una mirada.Hay distancias llenasde remordimiento.Distancias que rezumaninseguridad, duda.Distancias que buscanla comprensión de un hombro.En las distancias nos perdemos.Deambulamos como tristeza sin razón. Bailar en la distanciaes correr por la orillade un abismo hacia el fuego. Morir en la distanciaes no haber sabidotrovarse el alma. Salvar las distanciases entregarsea delirios ySigue leyendo «Distancias»

Cocina zen

Hoy la energíame pide una recargaque tarda en llegary cocino despacitoa concienciael manjar terapéutico frito los perosa fuego moderadolas mentirasa las brasaslos miedosa la hoguera Dejo las penasenfriarse al airecitode la ventana Me pregunto si apagué el hornomientras rebano el pasadoy lo dejo macerar en salmuera. Pero las recetas mágicasno tienen garantía Hubiese querido queSigue leyendo «Cocina zen»

La imagen de la fruta

A veces se me da por pensar en él. Recuerdo muy bien su cara: era redonda y se abría levemente en la quijada, como una manzana. Nunca lo quise. Lo traté de querer, pero no lo logré. En realidad nunca nos quisimos. Pretendimos jugar el juego del enamoramiento, pero eso solo funcionó porque estábamos aburridos.Sigue leyendo «La imagen de la fruta»

Yazco

Nunca supe en qué momento de ser un claro trasluz, el día pasa a oscurecerse cual ráfaga de inquietante azul. Como vid cantora, los ojos se acostumbran a las luces que llegan para extraviarse entre nosotros desde abajo. Se embriagan los amores en un atardecer prematuro y las manos caen en son de la noche.Sigue leyendo «Yazco»

Engullir el dolor

Soy una de esas personas a las que les encanta expresarse. Mentira. Soy una de esas personas que no pueden expresarse. Admitir mis propias emociones es un duelo de lo más cotidiano, por no mencionar el trabajo de comprender cuáles son esas emociones, de dónde nacieron y cómo se supone que se sienten. Porque cuandoSigue leyendo «Engullir el dolor»

Mi té

Humea la taza. Como firuletes. El único gusto que me doy por las mañanas. Los primeros lunes de cada mes. Venir a este bar y pedir que me sirvan un té de Ceylán. Con leche caliente y magdalenas. No puedo permitirme más que esto. Con mi jubilación apenas me alcanza para vivir. Y este gustoSigue leyendo «Mi té»

Una madre y la muerte

La madre lo acunó en sus brazos para darle calor. Hacía un mes que el frío le había agarrado desde las costillas, y el catarro no salía. Un arrorró áspero brotó de la garganta de la madre, cuyos ojos se habían convertido en dos heridas que miraban el vacío. Solo los pechos contemplaban a laSigue leyendo «Una madre y la muerte»

Cambio plumas

Cambio plumas por besosy el cielo despejadopor el techo de tu alcoba,pues en vuelo libresolo tocan nubes grises mis alasy las nubes sonrojadaspor el alba o el ocaso,nunca me hacen caso,solo aman al sol;fuego, viril, intenso.Cambio amantes por alas,mi gran nido estrelladopor asirme a tu regazo,salir de inmenso azulpor medio de tu abrazo.Pues la nocheSigue leyendo «Cambio plumas»

Lo que tú quieras

Solo…si lo deseas. Puedo ser la bestia.El monstruo bajo tu camaen la noche de las brujas.También la niña abrazada a tu almohadacuando me soples la nuca. Pudiera ser el cobarde.Y la amazona a lomos de un negro corcel.Con el cuerpo desnudo y erizado.Vestida por ti de valor. Seré lo que pidas al geniode la lámparaSigue leyendo «Lo que tú quieras»

Fantasma

Te he dejado mensajes junto a las flores,he colgado tus memorias en los aleros de mi casapara recordarte cada vez que llego de la calle. Hay un poco de tu voz en el florero,en cuando abro la alacenay me salta a la cara un hilo de tu risaque siempre se esconde entre los frascos. SientoSigue leyendo «Fantasma»