Elegía a Edith

Ya te has marchado, estrella pasajera,hoy tu nombre se hace eco y te adormece,y mientras tanto la leyenda crece:«murió una gentilísima guerrera». Lloran el viento, el mar y la maderapor la ida de la luz que nos padece,y el recuerdo amoroso que estremecea mi pecho y a mi corazón de fiera. Que triste es recordarteSigue leyendo «Elegía a Edith»