La vida eran ellos, la vida -todavía- somos nosotras

«Hay jóvenes que emigran / dicen chaulos que se quedan tiemblan en silencio»Mario Benedetti. Si me declaro poeta es porque desisto de la guerra, porque miro al horizonte pensando en amar y porque si el hambre no es compartida, entonces la libertad no es de nadie. Solo los pobres conocen la condena de ser extranjero,Sigue leyendo «La vida eran ellos, la vida -todavía- somos nosotras»

Ensueño

El día se desmadejaba paulatinamente. De la entraña de la niebla salían haces de luz amarilla que cruzaban la oquedad del ventanuco como flechas. Tras el vidrio, la señora Roberts deslizaba el cepillo sobre el cabello dorado de la pequeña Ensueño. Un nombre que había elegido en su juventud para el bebé no nacido que,Sigue leyendo «Ensueño»

Amanece

Amanece, pero sin voz.La ciudad. El mundo. La calle.Abandono mi fe entre las sábanas.Mis huesos de leche.La existencia compungida de nuestros cuerpos de árbol,cuando los devora el sol.Desde la intemperie, puedo verme en pie.Yo a dos palmos de la noche.Yo, en la oquedad de tus ojoshoradados en la roca. El tiempofunambulesco, sobre las marcas delSigue leyendo «Amanece»

Despedida ferroviaria

Esta mañana veía el amanecer desde el tren. El bamboleo producido por la velocidad que alcanza el motor, el camino sin pérdida de las vías y el destino seguro al final del trayecto. Me esperaba el mar, no era una casualidad, era cuestión de tiempo que la magia se destapase, que el árbol diera susSigue leyendo «Despedida ferroviaria»

La profundidad de los charcos

Estoy cortada por la mitad, de este aOeste. En un repartirme sin éxitoentre cosas cotidianas, a cambio deun corazón en modo estándar. Me disuade el día, con el rugidoIndiscriminado de la luz,huyéndole de un zarpazo al horizonte.Siempre en rojo.Adormecido. Doméstico. Idéntica a mí, una huella -tierna todavía-contra el camino subyacente, eligela intemperie. Y no sucumbeSigue leyendo «La profundidad de los charcos»

Nunca más. Otra vez no.

«Nuestras tragedias nos han vuelto sabios y despiadados,más preparados para encarar el horror.Buscamos la paz porque hemos conocido demasiadas guerras.»Umberto Eco El próximo mes aún no ha llegado y ya le estoy escribiendo. Supongo que para advertirle de las desgracias, de la guerra que busca monedas y de la muerte que ni siquiera puede serSigue leyendo «Nunca más. Otra vez no.»

La mujer desnuda frente al espejo

«Las luces del carnaval arrancaron del silencio un ruido de cascabel que cayó entre nosotros. Rottweil, amilanada bajo la lluvia, depositaba contra las piedras brillantes de sus calles solas, algo parecido a una muerte previa: tiempo que se resistía a transcurrir y que se aferraba a la tarde con la dureza de un clavo contraSigue leyendo «La mujer desnuda frente al espejo»

Esperanza y coraje

Llené de estrellas mi cuaderno imaginando la aurora boreal, creyendo en un futuro venidero. Pinté astros desvelando el camino, amenicé con colores el cielo gris e hice del frío la mejor huida posible. El velero colectivo zarpaba aterrado por el devenir, ya no tanto a la deriva, pero sin mapa. Seguía dejando en puerto aúnSigue leyendo «Esperanza y coraje»

Los claveles y la revolución

Los matarony en cada aniversario recordamos,la memoria no claudica si no hay justicia. Hoy miro el mar y no sé volver la mirada atrássin agradecer el vaivén del oleaje. ¿Quién se atreve?A desfallecer si aún queda tiempoquién se atreve a no resistircuando la vida es nuestra. Belén Vieyra Calderonibelenvieyracalderoni.comLeer sus escritos

La herida humana de consuelo universal

«Su mirada errante se detuvo en mi rostro culpable»Hermann Hesse «¿Qué quedó? Tras tanto andar errante, el regreso»Milan Kundera La herida abierta a causa de un árbol genealógico migratorio, las secuelas de cada mirada discriminada, de cada muerto arrebatado y, sobre todo, de cada silencio obligado. La segunda generación de migrantes que no forma parteSigue leyendo «La herida humana de consuelo universal»

Conversaciones con el piélago

Es curioso como en el sueño de veranono permanecesni siquiera en el recuerdo del recuerdo.El mar te ha robado las alasse adueñó de tu colory la mística ha comenzado a darme respuestas más allá de tus ojosentre los versos y las páginas de esos libros que ya nadie abre.Las letras del abecedario ya no llevanSigue leyendo «Conversaciones con el piélago»

Llibres

Tengo un sueño en la palma de la manocomo un pájaro, está a punto de izar las alasy echar a volar.Tiene la mirada puesta en el mar,parece querer alcanzar el horizontebailar con él.A veces parece que le conversa y el otro le da coba,aún no consigo descifrar los mensajes de amor que se mandan,estoy alSigue leyendo «Llibres»

Mar de invierno

«El invierno se encargó de todo. Y también el viento.»Guido Mina di Sospiro La otra noche volví a soñarte, tan real, el mismo lugar de siempre: el paraíso. El cielo arriba y la tierra bajo nuestros pies. No albergábamos pasado en las manos ni futuro en los ojos. Presencia y presente, nada más. La suficienciaSigue leyendo «Mar de invierno»

Un pozo

No existe nada aquí. Imagen, noche holgada,silencio que se encuentra, así, obligado en lo hondo,lo puro del olivo. Se para todo. Un pozo.Recóndito baluarte en lo espeso, lo nuncasabido ni encontrado. Detengo, luz incluida,mi paso al pie de su arco, un arco claro, manso,bajo la estrella y el sueño. Aún emite inéditosus montes rotos, sangreSigue leyendo «Un pozo»

Laredo

Laredo es mi infancia,Plácida playa risueña,Recuerdo en la distanciaQue un nuevo hombre sueña; Laredo es mi infanciaAcariciada por el sol,Compartida entre FranciaY el afecto español; Laredo es mi infancia,En la que nos uníaLa amistad y con toleranciaLa familia se reunía; Laredo es mi infancia,Mi infancia en el color:Azul cielo, mar, estanciaDe la que me llegaSigue leyendo «Laredo»

Letras & Poesía Slam: Primera temporada

Nos complace anunciar el lanzamiento de Letras & Poesía Slam, torneo trimestral de poesía recitada que tendrá tres fases de competencia hasta llegar al campeón de temporada. Para participar debes enviar un video recitando un poema de tu autoría (son válidos tanto el estilo tradicional como el Poetry Slam). El video debe durar entre 1Sigue leyendo «Letras & Poesía Slam: Primera temporada»

Poema acéfalo

Sólo lo niño es humanoTodo lo demás está adulterado ¿A qué edad se nos presenta al dolor?¿Hasta cuándo terminaremos de conocerle?Parece una cordillera inacabableque desciende / para escalar nuevamente El dolor no es palíndromo de vocablopero sí de actoEs un gusano ovillado en la entrañadel que no se sabe cuál es la cabezay cuál laSigue leyendo «Poema acéfalo»

Reminiscencias de mar

La forma líquida de mi sercuando peregrina en la ribera del sueño,intercambiando con Carontereminiscencias de mar,evoca nostalgia litoral:alguna vez yoalguna vez mis hermanosrompimos la existencia de las rocas,dibujamos la tierrajugando a evolucionar. Al despertar,sigo siendo yoy estoy seguro que también mis hermanossiguen siendo,somos los mismos desde hace siglos,esta forma físicade hueso y sepulturaque olvidó suSigue leyendo «Reminiscencias de mar»

Podemos esperar un poco más (carta a la muerte)

Querida mía… Suelo esperarte todas las noches, te pienso en esos pequeños instantes de desesperación absoluta en los que me resulta imposible hacer algo más; no sé desde cuándo tengo esta costumbre, pero es bastante real: soñar que nos fundimos en un abrazo y me encuentro por fin descansando, recostado en tu pecho… No todosSigue leyendo «Podemos esperar un poco más (carta a la muerte)»

Tu cuerpo y mi lengua

Que se balancee mi lengua en ti, que se balancee en tus dos pechos que aprietan al arcoíris; que baje mi lengua por ti, que suba mi lengua por ti, que baje y que suba mi lengua por tus tobillos como un ejército de hormigas que trepa en fila por tus piernas y que delicadamenteSigue leyendo «Tu cuerpo y mi lengua»

Coronado

Agujero oscuroformado por carne y huesoque rodea al hierro. Carne convertida en pan.Vino convertido en sangre. Puño al Imperio,castigo divinopor ser incomprendido. Me alcé tantoque la vista no alcanza a verme,iluminado, martirizado. Soñé para otrosque convertí en ricos,y desde el altar ahora se beben mi vino. Influencer consumidoa lo Black Mirror. He vendido millones deSigue leyendo «Coronado»

Sueño ecuestre

He visto un caballo libre de cascos altos, hambrientos; su melena rozaba grandes épocas como seduciendo su regreso. Las huellas de su herraduraarden negras en el pecho; su galope ensañado arreaun débil latido cercano. ¿Quién borró la embocadura provocando este desvelo? ¿Quién escarbó en el establo verdes intentos de ilusión? Mi piel cede al rejoneo,al trote del sopor tan amado,ySigue leyendo «Sueño ecuestre»

Café

Puse unas semillitas a tostarhasta tomar de tu piel el color,tu textura, tu aroma y tu saborpara que haga espuma en mi paladar y usaré tu ombligo para colarcomo greca en tu vientre y su calorpara beberme de a sorbos tu amortodas las mañanas al despertar y tomaré sin prisa, cada día,una pequeña taza enSigue leyendo «Café»

Romerías

ContagiadoLe contagiaron la risa y acabó muriendo de felicidad. AbrázameLos abrazos son los besos del alma. Buenas nochesEl atardecer son los ojos del mar, que se cierran hasta el próximo día. CarcajadaLa risa volaba por el aire buscando bocas en las que adentrarse. sonia_larome@sonia_laromeLeer sus escritos

Nací

¿Cuándo me pariste, madre,cuando me pariste? ¿Cuando no podías máso cuando no podía más? ¿Me pariste cuando lo pedí?¿Me respondiste?¿O me pariste cuando fue un sí?¿Fue un sí parirme,madre?¿Para ti lo fue? ¿Cuándo me pariste, madre,cuando vine diez días tardey el 19 de diciembre fue un atropello de asfixiasporque nuestro cordón me rodeaba el cuello? ¿Cuándo meSigue leyendo «Nací»

A medias

El olvido tiene la forma de tus manos. En la ausenciairrumpe tu recuerdo,entre vuelo y caídaquedaron contenidas las palabras. Cualquier boca que besome sabe todavía a tu nombre. Voy a mentirme otra vez:me gritaré al oído que no es ciertosólo para romper este silencio. Escribiré una carta en donde digala otra mitad de las mentirasqueSigue leyendo «A medias»

Serenata

Seré lo que mereces.Un amor que haga reír, latir,dar sentido a lo que es vivir. Seré disfrute, seré tu sol.Tu agua, tu cama.Y dormir en mis brazos,la mejor almohada. Seré amanecer, atardecer,anochecer, madrugada.Acariciarte la cara, cuidarte el corazón. Pentagramas musicales en tu cuerpo,poemas para tu bella mirada.Quedar siempre en la nada, siendo todo.Los dos enSigue leyendo «Serenata»

A los pies de una montaña

Iré a los pies de una montaña,de una montaña triste,sin verde, sin aves, erosionada; para tomar de ella prestada una roca, encrespada, tibia aún del sol de mediodía.Me la echaré a las espaldas, frotaré con ella mis zonas afiladas, se me hará polvo en la nuca, y quizás me caiga en la frentesu brillo de metal escondido.La regresaré a suSigue leyendo «A los pies de una montaña»