Minimizando

Mi papá es mi abuelo,mi abuela es mi abuela,los dos están viejitos.Usamos los 3 el diminutivopara no decir esa palabra tan fea: viejo. En mi tierra nos gusta el diminutivopara hacer leves las cosas grandes,las cosas importantes,las vainas destructivas.Por eso,a mis orgasmos y a los de mis hermanaslos llaman la muerte chiquita,como si no fueraSigue leyendo «Minimizando»

Fin del mundo

Sobrevivíal 6 del 6 del 6,al mal humor de un lunes sin café,al mar de llanto oyendo Yesterday,a un presente sin fe. Sobrevivíal 12 del 12 del 12,a que mi tiempo lo manejen los relojes,a vivir en un mundo sin valores,a un futuro sin un norte. Sobrevivía la pandemia en 20 20,a un par deSigue leyendo «Fin del mundo»

Ahora toca levantarnos

Hoy resucitamosde un letargo,de un sueño colectivo.Y qué es este períodosino un tránsito,un trance, una inflexión.Soñamos en conjuntoy como individuos;atrás nuestra particularPasión…Ante la vista: un cambio,una luz que se abre paso,titilando tenue y conun ligero temblor.Por lo desconocido,por el miedo, por la sacudida,por la convulsión.Tenemos una posibilidadde olvido, de regeneración,de obviar este simulacrode vida. YSigue leyendo «Ahora toca levantarnos»

Expiación

No busco que me salvenunos títeres de alas pintadas.No creo en las palabras no profanasque me dejan como dama en apuros,ni pretendo hacer de mi vozuna ofrenda a los cielos olvidados.Quiero ser ese trueno que baila entre tus dedosy cae como el día sobre cualquier espejo. Quiero morderte del revéspara ver si así aprendo aSigue leyendo «Expiación»

Apodyopsis

Te envuelves en mantas de seda cuando nos encontramos.Tan tímida y recogida.Y te tapas de la brisa que aparece cada noche de veranoen que dices que tienes fríocuando te miro. Yo, que no quiero ser esclava del deseo.Pero se me hace sagrado el acto libidinoso de observartecuando tus caderas entonan un mea culpa.A cámara lenta.Sigue leyendo «Apodyopsis»

Agonía muda

Soneto: cárcel mía y de mis versos,Con tu endecasílabo grilleteEscribiré soliloquios, la muerteDe una noche y de un «te quiero». Afuera llueve, y lloran sus luceros,Y se inunda mi corazón señero.(Lo sé, rompí un grillete del soneto,Pero… ¿quién lee a prisioneros?) En esta cárcel inconmensurableCualquier día es frío al pensarle.¡Ah! ¡Pero antes vibre mi cerebro!Sigue leyendo «Agonía muda»

Lacio cascada

Desde la naciente de tu pelohasta sus puntas onduladas,corre a raudales la belleza. Su caudal arrastra miradas,las lleva a desbordar por la cascada de su lacio fascinante. Uno tiende a perderse entre los claroscuros de esa caída;a revolverse por su trenzado vertiginoso,y descender por los paisajes de tu espalda. Volvería mi mano vientopara levantar tusSigue leyendo «Lacio cascada»

Un muerto

Un muerto. Por primera vez veía a uno de cerca, sin mampara ni ataúd de por medio, a escasos pasos de mí, a la altura de mi mano. Se trataba de un hombre muerto que sesenta minutos antes fue un hombre vivo, como yo lo soy ahora que escribo estas líneas. Lo vi entrar conscienteSigue leyendo «Un muerto»

De raíz

Y aunque te corte de raízy cambie el patrón de tus tejidos en mi piel,siempre tendrás el privilegiode llevarte una parte de mí, contigo.Porque jamás podré arrancarte del pechoun recuerdo, el mío. Del que te hiciste dueño;lo hueles,le lloras,duermes junto a élen el espacio vacío de la cama. A veces lamentoque cargues con tu espaldaSigue leyendo «De raíz»

Mirar al cielo al despertar

«La única certidumbre es que es imposible vivir con temor.»Laura Urbina Me asomo a la ventana y solo veo miedo. Los nuevos días no traen consigo intriga, parecen venir desabrigados de esperanza. Respiran soledad y comen unas pocas migas de pan a oscuras. Hace semanas que no encuentro las gafas, debe ser que opinan queSigue leyendo «Mirar al cielo al despertar»

Madrugadas

Al mediodía te yerguescon el sueño atrasadode adolescente sin candor.Aún te ves apetecible en el espejo,pese a la delgadez y alguna cicatrizde esos amantes dañinos. Pero ya eres viejay estás demasiado exhaustapara vivir sin dormir,para follar sin ganas,con solteros repulsivosy consortes de incógnitoque llenan tu cajónde billetes sobados,antes de esfumarsea la hora en la queSigue leyendo «Madrugadas»

No te valles

Tú, la llave de mi lluvia(tú, mi lluvia). Tú, el valle de mi lluvia(tú, mi valle). Tú, la llave que en mí llevoy a ti lleva. Tú, mi valle,mi llave, mi lluvia, no te valles. Tú, la yema de mis dedos,(tú, mi yema). Tú, la llama de mis millasy mis mayos; ¿no te oyes enSigue leyendo «No te valles»

Desafío cósmico

Me miras desafiando al cosmos,pero un océano salvaje habita en estos ojos.Mi retina conserva luces y sombrasque le sirven para contrarrestar el tiempo.Mientras, la diversidad en las miradasofrece la mayor riqueza al mundo.Que, aunque a veces cabe en un pestañeo,pide auxilio ante la bruma de la inmediatez.Y entonces frenas y brillas nuevo.Sabes que tu miradaSigue leyendo «Desafío cósmico»

Tras cristales dorados

Tras cristales doradoscontemplamosnuestros jardines soñados,el azul del cielo,respiramosaromas de ensueño.Tras cristales doradoscontemplamosal rey de enero,despidiéndoseen anaranjado lienzo,testigo de un amor eterno.Tras cristales doradoscontemplamosuna vida entera…Se funden nuestras almas,se engendrauna vida nueva. Wendy Moya@verchiel.poesiaLeer sus escritos

Tierna edad, curtido cuerpo

De mayor quiero ser niña.Viajar por el espacio en naves de hojalata.Pisar los charcos en las tormentas de verano.Llenar de risas las acerasy de bromas los peldaños de cada escuela. De mayor quiero ser niña.Emborracharme de vida hasta perder la inocencia.Fumar cigarros de chocolate en las bodasy leerle cuentos a los perros del parqueque deSigue leyendo «Tierna edad, curtido cuerpo»

Los objetos

Objetos que definen a mis muertos,a todos los que quise y ya han crecidoal alba de los lirios hacia el ruido,mudo, de los cometas ya desiertos; juguetes desventrados, tan inciertos,mostrando el delicado y contenidomurmullo de la nada y su sonidoque acecha en los despojos encubiertos. Las cosas que sostienen la estructura,la esencia de las víctimasSigue leyendo «Los objetos»

Luna sucia

La luna ha visto a la noche sectaria,a esa oscuridad tendenciosa,detenerse con fanáticas brisas,con parciales y obcecadas vigilias.A pesar de moribundas preguntasque revolotean como un eco:con obsesión, con celo.En su designio oscuro,emplazando el comienzode un ignorado, de un incipientepero prometedor curso;ininteligible, perverso…Símbolo de lo etéreo,de lo sagrado.Metáfora de la vida:nacimiento y muerte,transformación cíclica.Renovación.Pasión.Sentimiento. Esto esSigue leyendo «Luna sucia»

Ulises

Beber el mar con los ojos cerradoses hablar del anhelo en voz muy alta.No hay siempre hilos que trepen a ciegas el aguani es lotófago el sabor de no sabernos más. En la vana ucronía de esperarhemos plantado un árbol.Un día, será remo,y dejará en las ondas el rastro astilladode todo el occidente.Y mientras, aúnSigue leyendo «Ulises»

La foto

Él tuvo la idea. Le sacaron la foto a orillas del mar.Fue un instante y el viento cambió.Él gritó sin fuerzas, como muriendo. Nadie lo escuchó. Nadie pudo (quiso).Las súplicas para que volviera fueron de muchas formas y pocos colores.¿Y si tenía razón? ¿Hay algo más terminal que el horizonte?La tan anhelada infinitud se fueSigue leyendo «La foto»

No es una dama

No es una dama. No viste expectativasni vigila sus pasos.No guarda llaves en sus senosni tiene el vientre domado. No usa perfume,ni toma vino en copa.Ella destila buganviliasque florecen todo el año. No camina en puntasni baila con los hombros.Su piel es áciday pinta sus labios de rojo. No es pariente de Venusni de Afrodita.EsSigue leyendo «No es una dama»

Dónde estás

¿Dónde estás ser dechado y duchoque tu lucha has hechoy cuyo hecho es mecha? ¿Dónde estánsusodicha lucha ysusodicho hechoque de dicha es hecho? ¿Dónde estás susodicha dichaque de día asediasy de noche asechas? ¿Dónde están las nochesy díasde dichasy luchas? En el sermaltrecho. Diego Mattaruccodiegomattarucco.comLeer sus escritos

Biografía

Edifiqué tan lenta biografíacon sólido cimiento de agua oscura;de enturbiadas columnas, luz impura,en una misteriosa astrología. El oscuro arquitrabe sosteníala indigna letanía, la amarguradel tiempo que, falaz, ya me aseguraque el palacio a la muerte ya me guía. El tiempo que, por fin, se ha detenido,las estancias desiertas ya nos muestranesa ardiente ceniza del olvidoSigue leyendo «Biografía»

Tu descripción

Lou Andreas Salomé,tinta, pluma y también papel, más allá de Finisterre,más cerca que siempre, Harriet Taylor para Stuart Mill,eres la vida en un sinvivir, dormitando en el diván,sueño escrito al despertar, Eloísa imperativa,sonrisa de Mona Lisa, farmacias sin medicinay eres la propia penicilina, una noche con Hagar,pero rezando sin pensar, una Luna polifacética,un papel deSigue leyendo «Tu descripción»

Arrugas en la memoria

Entre tu boca y la mía nace una incipiente sonrisa, leve como el susurro del viento, suave como tu piel al roce con la mía. Nace escorada, oculta entre los pliegues de las arrugas que no la pueden contener.Afuera corren ríos de lágrimas por las calles, desbordando alcantarillas, reclamando el curso natural que les haSigue leyendo «Arrugas en la memoria»

Al amor

Oraríaen la capilla de mi alma cada día-mas de pie,no de rodillas-por encontrarte escondida tras una vieja rendijaconfesando,entre risas e inocencias,que solo estabas jugando. Diana Glatz@diana.glatzLeer sus escritos

Déjame viajar en ti

Déjame viajar en ti,deja que me beba el mar en cada beso, que visite cualquier planetario cuando mire tus ojos, que llegue a la cima del Everest en cada abrazo, que me sienta en el prado cuando sonrías y admirar la valentía de Roma cada vez que te rompas un poco. Déjame viajar en ti,dejaSigue leyendo «Déjame viajar en ti»

Vorágine

Una efervescencia, una burbuja, una inquietud.Un paso apurado y distraído por una meta.Una esperanza en un punto ciego.Una angustiosa carrera que en su ganancia aporta toda pérdida. Porque llegado el momento de lo esperado,en la felicidad, se aloja la tristeza.El minuto pasa y se diluyey lo finalmente alcanzado, en la cercanía, pierde consistencia. Esa vorágine,Sigue leyendo «Vorágine»

Diste verdad

¿Te diste distante?Diste verdad. ¿No diste a gusto?Diste verdad. ¿No estabas listo?Diste verdad. ¿Te confundiste?Diste verdad. Lo dado no dista,no dista de ti; lo dado revistetu vasta verdad. Sea lo que sealo dado, no hay duda. Diste lo que diste.Diste verdad. Diego Mattaruccodiegomattarucco.comLeer sus escritos

A estación descubierta

Parto el telón en dos, en dos vientres gemelos.La luz inunda ahora cada agujero, o surcoy respiro, edifico el camino hacia nadie.La calle va exponiéndose: anuncios muertos, árbolesdoblados por la luz de un letrero incorrecto—hondamente, además—, y personas, muchísimaspersonas siendo armarios de cenizaque te arrancan un estornudo al paso. Los animales terminan por desgranarse igualalSigue leyendo «A estación descubierta»

Sueño de noche eterna

Oh tú, mi amada, ¿te acuerdasDe aquel sueño, noche eterna?Aquellas largas veladasContándonos nuestros sueñosPara así dormir despiertosTumbados sobre la cama,Hablándonos del futuroCual si nunca mañana hubo. Tu ombligo era el agujeroNegro que me aspiró el cuerpo.De mí todo te contabaY contaba los lunaresEn tu vientre, y sus señales,Haciéndome tu astronauta;¡Y explorando conquistarTu boca, estrella fugaz!Sigue leyendo «Sueño de noche eterna»