La máscara

Sentada en la mesa del rincón veía toda la cafetería. Podía vigilar quién entraba y salía. Observaba a la gente sentada en las otras mesas. Controlaba a los que trabajaban detrás de la barra y a los que servían las mesas. El camarero alto, atlético y de pelo moreno tomaba nota a dos señoras sentadasSigue leyendo «La máscara»