Lo que vibra dentro

Todos los lugares están llenos de historiaspero qué haces cuando te detienes en aquellosque tienen tu historia,tu memoria… Recordé.Intenté recordar.Me dije que recordaba. Miraba asombrada con aquellos ojosla magnitud de las cosas de aquel entonces.Reconstruía rincones,me llevaban ciertos olores.Quizás un poco me mentí…—Historias dentro de otras historias—pero algo comprendí:no son en sí los recuerdos,sino todoSigue leyendo «Lo que vibra dentro»

Qué más da

Qué más da lo que piensen -o peor, lo que pienses-, cuando lo único que importa son los surcos de tus manos, que escriben tu camino. Qué más da hacer garabatos en su sucio bosquejo que ni siquiera aspira a ser entendido. Qué más da no hallar la respuesta que nunca buscaste, no encontrar huecoSigue leyendo «Qué más da»

Cuando suba la marea

Ahora que vuelvo a pintar dibujo las puertas de todas las casas que habité. Dejo que el agua del mar entre, la madera podrida es todo cuanto queda de ellas. Ahora que tengo los pies llenos de arena y la ropa mojada, guardo los recuerdos entre las conchas con la esperanza de que se losSigue leyendo «Cuando suba la marea»

Años

Años y vida, enteros; directos al destierro. Años y vida, sesgados; anclados al recuerdo. Años y vida, relegados a la amnesia, al relevo. Años y vida, descarriados entre descuido y acierto. Poema que forma parte del libro «Tú, yo y el mundo».

El color de mi vida

Siempre pensé que mi color era ese en que todo lo ves perfecto, el que inspira ternura, ingenuidad y hasta ñoñería. Pero buscando en mi memoria los recuerdos siempre aparecen con el verde de fondo. Vienen aquellos viajes de infancia cuando mis padres, cargados de maletas, tiraban de mí, subiéndonos a aquellos trenes con olorSigue leyendo «El color de mi vida»

Sopa de moñito

Así es como siempre regresas, en lo cotidiano, cocinando, leyendo, pasando el rato con la familia, jugando, te encuentro en todo y a la vez cada recuerdo tuyo parece un sueño que viví en otra vida, cuando aún te veía. Te extraño como siempre y te amo como nunca. Así era mi abuelo, espontáneo ySigue leyendo «Sopa de moñito»

Nostalgia

Nostalgia de un tiempo lacio, de tiempos pasados y yo no puedo más que recordar.   Recordar  lo remoto y volver  a transitar tu corazón.   Nostalgia: herida de algo que ya ocurrió, sin margen, sin parar.   Una fuga que se vetó. Un camino que se hizo y ya pasó.   Nostalgia de unSigue leyendo «Nostalgia»

Cuando te vas

Cuando te vas a otra parteesta vida se detiene.No queda más que contarteque eres tú quien me sostiene. Es mi deber confesarteque el planeta se entristece,se tiñe de un gris constantey la lluvia lo contiene. No puedo más que esperarteguardando cuanto uno sientehasta que pueda abrazartePues alguien aquí te quiere.

Indestructible

Estoy de cuerpo presente en esta oficina pero todo mi interior se ha mudado a dónde le evoca lo que suena en mis oídos.   Muchas lunas atrás escuchaba el mismo eco pero proveniente de tu boca, de tu ojo guiñado y del verano de promesas.   Yo también he dejado de verte en cualquierSigue leyendo «Indestructible»

Oscilaciones

No puedo crear consensoal distinguir tu miradasobre fría y tensa espaldaque cargo al escaparme. Y no puedo contemplarteporque el hambre se ha esparcidomás allá de los intestinosy por debajo de las palmas. Ya ni el tiempo alcanzapara pensar en lo sucedidoen fiesta, día amarilloque se ha quedado en la mañana pues la sed se habíaSigue leyendo «Oscilaciones»

Recuerdos

Navego hasta la noche donde te encontré, allí aún están nuestras palabras hechizadas, el conjuro de nuestras miradas, el olor a mar y pétalos de rosa, caminos de fina arena que no acaban, aquellas primeras risas que se escondían, el calor de hogueras encantadas, el espejismo de los sueños de madrugada, un comienzo…   VueloSigue leyendo «Recuerdos»

El bolso

La casa llevaba dos meses cerrada. Al abrir la puerta se sorprendió que siguiera guardando el olor al hogar donde se había criado. Olor a ropa recién lavada, a polvos de talco, al fresco de la casa siempre ventilada. Con un nudo en la garganta entró en la cocina esperando encontrarla entre pucheros preparando unSigue leyendo «El bolso»

Terra [02]

—Son recuerdos —me repetía incesantemente. —Son parte de ti —le contradecía casi al instante. Era la misma discusión matutina, típica desde hace unas semanas. Ninguno de nosotros tenía el suficiente poder de convencimiento para ganar la riña, lo cual implicaba otro día más de absurdas banalidades, creyendo que con ellas el debate cesaría. —No loSigue leyendo «Terra [02]»

Tiempos inciertos

Miro al balcón soleado y puede ser invierno o puede ser verano pero yo solo quiero sentir que son tus brazos. Un reloj atrasado marca nuestro momento el que estuve esperando y que siempre fue incierto… que parece inventado. Ya no encuentro consuelo solo un tiempo pasado repleto de recuerdos y me siento a tuSigue leyendo «Tiempos inciertos»

Jamás te fuiste

A Guillermina, con todo mi cariño Y te vi sin más, envuelta en tu eterna sonrisa, en ese instante que marca la razón, cuando el alma riela, cuando el alma desea.   Y allí estabas, espléndida, con los brazos abiertos, con el viento en las costuras, con la noche sumida en el sueño, con laSigue leyendo «Jamás te fuiste»

Un día de mi vida

—Mamá, tú no lo entiendes. —Pues claro que lo entiendo, que yo también he tenido once años. —Sí, pero en otra época. —Oye, ¡que de mi generación a la tuya no ha habido tanto cambio! —Ya. Bueno, me voy a ver la tele. Me quedé asombrada, ¿qué se habría creído esa niña? Y dolida, también.Sigue leyendo «Un día de mi vida»

Fecha de caducidad

El amor tiene fecha de caducidad. Muchas veces no está explícita en el empaque, sin embargo siempre aparece en los costados de las mentiras, en el ocaso de las infidelidades, en la esquina de la rutina que mata la pasión, allí donde todo lo malo se funde para despertar a un monstruo peor. El amorSigue leyendo «Fecha de caducidad»

Este corazón siempre estuvo lleno.

Siempre tuve miedo a olvidarme. A olvidarte. O simplemente a olvidar. Tú crees que desvarío, que olvido porque ya nada me importa. Y es justo lo contrario. Olvido porque todo me importa y no sé hacerle frente a la memoria. Si me busco entre fotografías antiguas encuentro a alguien que dice llevar mi nombre ySigue leyendo «Este corazón siempre estuvo lleno.»

Cuántas veces

Cuántas veces habré mirado atrás para saber si de verdad estoy donde quiero estar. Si de verdad esto es una pesadilla o es la triste realidad. Llevo desde aquel 3 de febrero encerrada en una burbuja, que espero que se pinche con las espinas de la rosa que me robaste. Veo la vida pasar aSigue leyendo «Cuántas veces»

Un Recuerdo de la Infancia

En el bazar de la calle angosta, entre pucheros de ceniza y albero, las razones miden la locura mientras se esconden las sombras por los recodos del sueño. Y son canciones de la memoria, pizarra de tiza indeleble, esquinas que traen pañuelos por doquier e infancia preñada de ilusiones. Y se reparten besos, marcados enSigue leyendo «Un Recuerdo de la Infancia»

Aquí estoy

Aquí estoy escuchando las canciones que escuchaba de pequeño, cuando la soga no ahoga cuando todo el mundo es bueno.   Aquí estoy recordando emociones casi olvidadas por los años, cantando por lo bajo melodías sencillas que penetran tan adentro.   Aquí estoy ahora, en mi burbuja del tiempo, vuelvo a ser el niño queSigue leyendo «Aquí estoy»

Los recuerdos son eternos

—¡Sáquenos de aquí! —gritaron aterradas al unísono madre e hija dentro de aquel extraño retrato fotográfico antes de quedar atrapadas en un extraño congelamiento temporal, mientras la fotógrafa inexperta y su hija de un siglo atrás, se retiraban abrazadas entre emociones de gratitud y remordimiento.    

Paseando entre recuerdos

No puedo dejar de pensaren nuestro primer encuentrover aquellos ojos brillary mi alegría por dentro. Esos momentos de paseary de tus risas conciertosyo sólo podía soñarcon ser por siempre tu cielo. Aquella espera al despegary todos los sentimientosque no hice más que relegarcuando me lo pidió el miedo. Pero el tiempo sabe esperarrodeándose con recuerdosyoSigue leyendo «Paseando entre recuerdos»

He pensado en ti…

He pensado mucho en ti en estos meses: en tu pelo rizo enmarañado entre mis dedos mientras dejábamos la vida pasar, en tus brazos rodeando mi cuerpo cuando me abrazabas de repente por detrás y en la complicidad que nos ataba cada vez que tus profundos ojos se cruzaban con los míos, dibujando casi inmediatamenteSigue leyendo «He pensado en ti…»

Sé que dueles (Parte II)

Sé que dueles (Parte I) Y ahí estaba yo, enfrente de la habitación que tanta felicidad me había dado. Viendo cómo nuestros recuerdos se desvanecían uno por uno. Abrí la puerta y le vi. Vi cómo se sobresaltaba, estaba segura de que no me esperaba allí. Pude ver que estaba bien acompañado. Ella estaba desnudaSigue leyendo «Sé que dueles (Parte II)»

Amor de verano

Unidos por la brisa de una noche de verano furtivos a escondidas agarrados de la mano. Dos vidas que palpitan latido enamorado tú, apenas una niña yo, sin vello en el sobaco. Dos espíritus que brillan en el cenit del ocaso las estrellas iluminan las huellas de nuestros pasos. El olor a sal marina enloqueceSigue leyendo «Amor de verano»

Sé que dueles (Parte I)

Me disponía a ducharme como cada mañana. Presentía que hoy iban a cambiar el rumbo de las cosas, el rumbo de mi vida. Comenzaba mis vacaciones y estaba ilusionada porque le volvería a ver. Atrás quedaban las semanas de estrés, de complicaciones y de nervios. Sí, nervios, ya que me había propuesto darle una sorpresa.Sigue leyendo «Sé que dueles (Parte I)»

De Argentina a donde solíamos gritar

«¿Dónde quieres ir? Di un lugar y te llevo.» «A Argentina.» «Me refería a algo posible… pero me gusta que hayas dicho Argentina.» Pasados unos meses el viaje a Argentina se había quedado en el olvido, convirtiéndose más bien en el viaje a ninguna parte; y aquella conversación de madrugada más bien parecía una fantasía queSigue leyendo «De Argentina a donde solíamos gritar»

Palabras abandonadas.

Alguna vez te has preguntado: ¿qué pasa con lo que nunca dices? ¿Qué pasa con aquellas palabras nunca pronunciadas? Pues bien, tengo la fortuna o desgracia de encontrar aquello que la gente nunca dice. Así como algunos tienen la habilidad de ver a los muertos, yo veo y escucho las palabras que los demás seSigue leyendo «Palabras abandonadas.»

Mi ausente príncipe

Tú, mi ausente príncipe, me dueles en el alma, mientras el calvario de tus besos me va despabilando por las madrugadas. Tú,  mi ausente príncipe, me dueles en la piel, cuando tus infames caricias vuelven desmedidas en nuestras noches clandestinas. Tú,  mi ausente príncipe, me dueles en el corazón, cuando callas miserablemente el juramento quimérico deSigue leyendo «Mi ausente príncipe»