Niebla

Dijo adiós y siguió andando. La niebla era espesa. Blanca. Pesada. La atravesaba dando pasos pequeños. No veía dónde iba. A veces, olía a asfalto mojado. Otros pasos, eran hierba húmeda y mullida. Y ella caminaba con esa ceguera blanca poniendo las manos por delante para no chocarse.A veces, sentía que alguien pasaba cerca deSigue leyendo «Niebla»

De sal

Te conocí cuando todavía no podías dormir por las noches. Tus besos sabían a sal. Debía ser porque a veces tenías que tragarte las lágrimas y por algún sitio tenían que salir. Aprendimos a acariciarnos encajándonos las penas. Éramos carne y jadeo. Por fin, durante esos ratos, dejábamos de ser alma y quejido. Después, meSigue leyendo «De sal»

Por si aún no queda claro

Sé que aún lo haces,sé que aún escuchas el eco de mis pensamientos dispersados en el aire.Ahora soy una sombra de lo que alguna vez se conoció,soy otro ser que sale por debajo de la cama. Te dejé ir hace tanto que no sé cual es tu excusa al quedarte todavía.El fuego arrasó con todoSigue leyendo «Por si aún no queda claro»

Las eses salen simples sin sabor

Me aproveché de su valentía, de la inocencia que carga a los veintidós; sepa que no acabo todavía, que aún quiero partirlo en dos. Sepa que quiero cual escapista que busca escondite del rencor, que estas palabras no son falsas, que mi triste existencia es calor. Alquilo mi casa en valle vacío. Por favor noSigue leyendo «Las eses salen simples sin sabor»