A lanza o cruz

Llueve el silencioen todas aquellas nanasque nunca te cantaronen las noches sin lunaen que en tu cunallorabas nervioso,asustado, por cada gemidoviolento que te regalabaun trueno en la voz de tu supuesto padre.«¡Calla, no grites!», decía, «¡deja de llorarde una vez, joder, que mañanatengo que levantarme temprano!»«¡María!, ¿¡quieres ver qué hacescon ese hijo tuyo!?» Cómo noSigue leyendo «A lanza o cruz»

Electa

El futuro pendía de un hilo.Se debía laborar con sigilo.A lograr una gran transición.A impulsar una limpia visión. No dormía desde hacía semanas.No quería que se hicieran macanas.Anhelaba contribuir al gran cambio.Del pasado, no quería resabios. Los esfuerzos se vieron premiados.Resultados por todos loados.No fue candidata: fue electa.Por justicia, del pueblo dilecta. Escribo estas líneasSigue leyendo «Electa»