Tributo al cielo

El reflejo de mi alma en tus colores siempre encontré Despiertas en mí una profunda sensación de confianza, ciega Cada mañana despierto con la incertidumbre de qué pasará, qué sentiré, qué me esperará, y te miro, esperando a la ligera pista que cada día me das Las nubes más oscuras lloraban, lloran y llorarán siempreSigue leyendo «Tributo al cielo»

Ducha de pena

Cae y se desliza. Se siente, pero escurridiza. Parece firme, pero pide paso. Intento abrazarla, pero no hay caso. Es como la esperanza que se me escapa entre los dedos. Esperanza, ¿adónde te fuiste? Desespero esperando que me mires. Nada más que eso espero. Y nada menos. Porque la manera que me mirabas en laSigue leyendo «Ducha de pena»

Terra [03]

Sin tintas, ni capas o reflejos. Paso a paso recordé el aire que de ti emanaba; la respiración nunca me pareció tan hermosa como en aquel suave compás. El aliento donde se fue diluyendo tu voz se sintió como el más dulce viento, como si mis pulmones existieran solo para estar atentos a ti. YSigue leyendo «Terra [03]»

¿Qué es para ti la soledad?

Y te sientes sola, porque nada importa. Tu pasado ha terminado y tu futuro está estancado, sientes vacío, soledad y rabia. Porque por primera vez en la vida, no tienes el control y eso te aterra, te aterra sentir esa vulnerabilidad que te hace ser la persona que dijiste que nunca serías. Te aterra tocarSigue leyendo «¿Qué es para ti la soledad?»

¿Adiós?

Hace tiempo comprendí que los finales felices no existen. Hace tiempo aprendí que no se me daba bien empezar ni acabar los cuentos. Pero hoy, ya no le echo la culpa al cuento, sino a que ese final feliz del que todos hablar es pura ficción. ¡Tonta de mí!, pensaba que lo bonito del amorSigue leyendo «¿Adiós?»

Sentidos

Y escucho el aullido de mi alma resonar al son de tus campanas, mientras va volando la velada de mi piel ya resignada.   Y siento la brisa de tu respiro rosar mi impetuoso delirio, cuando te espero entre suspiros en nuestro dulce recóndito capricho.    Y veo tu mirada engreída deslizar su ternura amarga, mientrasSigue leyendo «Sentidos»