El tendedero

Al tendedero he puestomis camisas mojadas,para ver si secan pronto,y volviéndolas a usarvuelven también las ilusionesde sus tiempos mozos. Para ver si al solrecuperan algo de su colorido,y no se han despintadocon el cloro causantede mis días grises. Sales de mis ojosabandonen estas prendas,necesito vestirlasno me sirven ahí colgadas. Basta de tenerlas empapadas,ya he rogadoSigue leyendo «El tendedero»