Veinteveinte

Fallido el encuentro,me resigno a contarlea mi diario el secretoy a de lejos, mirarte. Sea furtivo el encuentro,peligrosa la jugada,por la esencia del centroque supone mi alborada. Y escribo tantas palabras,las distribuyo con meditación,a lo largo de estos versosy en lo ancho de mi sillón. Tan oculta en un suspiromi ambición está alojadaseñalando cómo viroenSigue leyendo «Veinteveinte»

Si andamos por la calle…

Oda al silencio Si andamos por la calle, Me angustia que se calle Mi voz y que no la halle. ¿Dónde estará sepulta, Dónde estará, en qué parte, La oculta lengua culta Que uso para hablarte? ¿De mí qué pensarás Viendo alrededor más Palabra en los demás? ¿Estarás deseando Que te haga rica charla DeSigue leyendo «Si andamos por la calle…»

6.075.- Innegable y sentido; indefinible y excelso.

Tengo algo que decirle, pero callo tanto.Soy la timidez recuperada, el delirio de un beso.Tengo algo que decirle, pero no puedo.Me hago mudo, obvio y no miento: realmente no puedo. Ella es cada minuto de mi día, lo excelso y bendito.La absorbo, directamente, hacia mi corazón enamoradoy sueño con uno solo de sus besos, nadaSigue leyendo «6.075.- Innegable y sentido; indefinible y excelso.»

Qué tímida manito

No me animo a mirarla. Ni menos, a nombrarla. Pero allí está, la mano de ella extendida hacia el costado. ¡Dios mío, qué momento! Estamos ella y yo acá, sentados en el mismo asiento del tren, y no me animo. ¡Pensar… la de veces que pasé a propósito frente a la puerta de su casa!Sigue leyendo «Qué tímida manito»

Diario de mi casa (parte IV)

Nunca hablo con papá de eso que me pasa. Con mamá, ni loco. Es raro, porque me parece que con papá hablaría. Pero no sé por qué él no me habla. ¿Le tendrá miedo a mamá? Yo ya estoy empezando a imaginar cosas. Pero no, mejor, no me las imagino. Porque si abro la boca,Sigue leyendo «Diario de mi casa (parte IV)»