A tan solo tres pasos

Estuve a tan solo tres pasos, de serle infiel al sueño de tenerte. Pero se aliaron los astros, y brilló tu preciosa sonrisa, en medio de tanta gente. Estuve a tan solo tres pasos, de abandonar el barco, y dejar que naufragara, en medio del océano de mi suerte. Pero se unieron las risas, lasSigue leyendo «A tan solo tres pasos»