A un cantante de Fado

Haz sonar tu lento llanto, Oh sombra arropada por la pena, Haz sonar tu triste canto Para aquello que de ti se aleja. La portuguesa de Coímbra languidece Entre los dedos del estudiante Que, como un apasionado amante, Toca sus cuerdas mientras la mece. Con tu capa que tan solo borda Los desgarrones de tuSigue leyendo «A un cantante de Fado»

Surfeando

Surfeando entre olas de ginebray el humo de un cigarro,todo me provocó tanta náuseaque acabé vomitando. Vomité oscuridad,mezclada con demonios desaliñados-sin vinagre, aceite ni sal-,que me hicieron maullarcual gatito asustado. Ya no quiero espuma rubiapara evadirme de este mundo;ya no quiero sucumbir al clímaxen discotecas hasta altas horasde la madrugada naufragando. No quiero sombreros deSigue leyendo «Surfeando»

Todo es un laberinto

Todo es un laberinto entre tus labios y los míos; entre lo que digo y una vez soñé. Todo es un laberinto entre tu pálpito y mi desatino; entre lo que ansío y antaño toqué. Todo es un laberinto entre lo absurdo y lo que cobra sentido; entre lo que aspiro y al final tendré.Sigue leyendo «Todo es un laberinto»

Nocturna en Santa Cruz

Escotado en acantilados sienteel viajero un horizonte africanohay bocas hambrientas de versos tibiosy una gaviota muy sola, de espumanavega en la calima de febrero. Yo, que gaviota no nací, ni humano,con el emigrar del deshabitadote lloro aquí en la serranía atlante,por esconderme en palmera y volcanesde tu oro y tu fantasma, de Castillay el guancheSigue leyendo «Nocturna en Santa Cruz»

Ya no bailo

Mis ojos no se arrancanhoy por fandangosy ya no bailo en el tablaoal son de tu voz. Hoy, mis párpados estaban agotadosde ver que en este tiempono has cambiadoy que sigues teniendo tus miedosencerrados en un cajón. Teníamos una conversación pendiente,pero era más fácil mirar hacia otro lado,hacernos los despistados,y disfrazar el entusiasmocon trajes deSigue leyendo «Ya no bailo»

Describirte quisiera…

Quisiera esta noche escribir un poemaque sonara a la canción desesperadaque no tengo voz para cantar,perderme en una sinfonía desatada,pintada con el rojo de tus labios,y trepar muy alto, hasta el cielode los ojos negros que en su abismome atrapan y en su universo me habitan.Quisiera esta noche ser virtuosa estrellay contemplar tu desnuda bellezadesdeSigue leyendo «Describirte quisiera…»

Años

Años y vida, enteros; directos al destierro. Años y vida, sesgados; anclados al recuerdo. Años y vida, relegados a la amnesia, al relevo. Años y vida, descarriados entre descuido y acierto. Poema que forma parte del libro «Tú, yo y el mundo».

Papeles agrietados

Tanto amor tornado indiferenciagolpea mis palabras,causa herida, deja impresasu sentencia con la misma tintacon la que juramos, prometimos,amarnos hasta el fin de la existencia. Y cumplimos, solo a medias,habíamos previsto más capítulos,pero no tuvimos audienciay nuestro éxito se fue apagandopoco a poco hasta llegar a consumirla propia esencia, hasta que solamente amorno fue suficiente paraSigue leyendo «Papeles agrietados»

Mi rincón favorito

Hace tiempo que no visito este lugar. Siempre me ha gustado venir a pasear. Sentada escuchaba el silencio, calmaba mi alma. No recuerdo por qué dejé de venir. Siempre fue un sitio tranquilo donde nadie me molestaba, en el que podía caminar sola por el laberinto. Pero hoy está de lo más concurrido, aunque todosSigue leyendo «Mi rincón favorito»

Un largo epitafio

Para el hombre que dejamos morir. A modo de disculpa. En esta tumba suntuosade piedra fría y grisácea,yace el niño dormidoque siempre fue un niño muerto. Nacido en abril o marzo,a calendas o a finales,lo cierto es que a nadie importala verdad del niño muerto. Intentó vivir (lo hizo)como esos pobres normales,y duró así variosSigue leyendo «Un largo epitafio»

Promesa rota

Prometí que te seguiría allá donde fueras, quizás en un impulso de perpetuar la ilusión que nos arropaba, o la necesidad de que nuestra historia no terminara, y quedarme con los anhelos en los brazos, para tener algo que abrazar mientras no estabas. Pero ha pasado el tiempo y no he podido conseguir deshilvanar laSigue leyendo «Promesa rota»

Nostalgia

Nostalgia de un tiempo lacio, de tiempos pasados y yo no puedo más que recordar.   Recordar  lo remoto y volver  a transitar tu corazón.   Nostalgia: herida de algo que ya ocurrió, sin margen, sin parar.   Una fuga que se vetó. Un camino que se hizo y ya pasó.   Nostalgia de unSigue leyendo «Nostalgia»

Vecina

Es tarde y no puedo dormir. Será el último café, quizá no fue una buena decisión el haberlo tomado.Miro al techo, solo veo oscuridad. En ella diminutas sombras juegan al escondite conmigo, o eso quiero creer. Mis ojos, ahora abiertos, todavía no se han adaptado a la oscuridad que me rodea.Un resquicio de luz entraSigue leyendo «Vecina»

Espectros del rombo

Hay pueblos en los que ya no habita nadie, ni queda quién cuide los muertos en los cementerios o dé sentido al campanario o a la iglesia sola. Nunca creyeron en las camelias aún en otoño, ni en las aves extintas en las ciudades y sus muros grises de hormigón desubicado. Demasiados rostros pueblan losSigue leyendo «Espectros del rombo»

Cuando se trata de amar

No puedo evitar pensar lo que hay detrás de cada cifra: cuántas familias, cuántas lágrimas, cuánta impotencia, cuánto dolor. No puedo dejar de pensar cuántas historias se han acabado o cuántos corazones se han roto. Y aún así confío. Hay momentos en los que la tristeza se vuelve incontenible y solo la fe puede calmarla.Sigue leyendo «Cuando se trata de amar»

Triste acuarela

Ojos de obsidiana, escrutas mi almacomo si en ella fueras a encontrar un mañana.Nada queda en ese reflejo oxidadoque no devuelve la mirada por no ofender,por no excederse en el último intento,por no atreverse a florecer. Pasan de largo las primaverasen este verano convencido de no sermás que un oscuro inviernoadormecido en mis entrañas ySigue leyendo «Triste acuarela»

Diente de león

Poderoso el diente de león que sabe, arrogante, tornarse mutable.   Enérgico y sabio su carácter que sabe, recio, cuándo replegarse.   Fuerte y astuto su extracto que sabe, seguro, cómo alejarse.   Ladino e innegable: su fondo que sabe, inequívoco, la forma de reencarnarse.   Poema que forma parte del libro «Tú, yo ySigue leyendo «Diente de león»

No te imaginas

No te imaginas lo que cuesta perderme en la mirada de alguien más, porque sé que no tengo otro remedio. Buscar en otras pupilas la chispa de alegría que había en las tuyas y no encontrar más que un hueco vacío que se come mis ilusiones como el mejor manjar, enfrentándome a la realidad inauditaSigue leyendo «No te imaginas»

I-limitado

Desgraciado el caballo que padeció, cansado, el peso… del mundo. Cabizbajo, pasmado, contempló, asombrado, su distancia… del mundo. Galopando en barranco se sintió i-limitado a pesar… del mundo. Poema que forma parte del poemario “Trazas de vida”.

Rizoma

–Doctor, ¿no ha sentido usted que pierde materia o sustancia? –De hecho he sentido que la estoy ganando más rápido de lo que deseo. ¿Por qué la pregunta, Maestro? –En estos días me la he pasado pensando… –Sano pasatiempo el suyo. –A veces creo que no. He pensado que cada cosa que hago, o queSigue leyendo «Rizoma»

El hombre tristón

Me subí al camión a la misma hora que ayer, que antier, y el día que le antecedió. Eran las 4:14 y sabía perfectamente que iba a llegar tarde a la casa de Enriqueta, pero es de sabiduría popular que los camiones no tratan con el tiempo, y yo tampoco. Me acomodé en el únicoSigue leyendo «El hombre tristón»

La semana de la señora Julia

La señora Julia se levantaba todos los domingos a la misma hora, se quitaba la modorra abriendo las ventanas mientras se untaba colonia para oler a alhelíes. Se acomodaba el cabello en largas trenzas canosas que amarraba por encima de su coronilla y se ponía un chal lila con estampado de mariposa. Sacaba de susSigue leyendo «La semana de la señora Julia»

Soledades

En esta soledad horrible y fría que cargo desde que murieron todos, en esta soledad hecha a mis modos, en esta soledad que se hace mía. En esta soledad de pobre artista, en esta soledad que no he pintado y se hizo sola en mi papel rasgado, en esta soledad que me conquista. En estaSigue leyendo «Soledades»

Pérdida

Espero y espero y tú no apareces. Cómo contarte mi angustia porque no sé dónde estás. Cómo contarte este dolor en mi pecho porque no sé nada de ti. Yo creía ser tu universo, me convenciste de ello. Ahora tengo que recomponer a la mujer rota que has dejado. Comienzo a caminar sin volver laSigue leyendo «Pérdida»

Desesperación

Doy vueltas por la habitación, parezco una fiera enjaulada. Me siento pero me levanto enseguida como si tuviera un resorte que me hiciera saltar. Me acerco y te miro, sigues igual, no hay ningún cambio. Se me escapa el aire que retenía en los pulmones; no me había dado cuenta de que me estaba ahogando.Sigue leyendo «Desesperación»

Pesares del Corazón

No había salida,             ningún resquicio, no existía una puerta,              ningún vericueto, ninguna solapa             por la que se colara el aire. No había caricias,                        ningún detalle,  solo desierto,                        en la noche oscura. La basura                        mutilando las calles, la maleza                        entre la bruma y un sudor frío                        que se perlaba en pesares. Una mueca en la luna,Sigue leyendo «Pesares del Corazón»

La que dijo adiós

Era domingo cuando a Clara se le ocurrió saborear la idea de una despedida. ¿Por qué?, es muy posible que ella nunca se preguntara de dónde salió aquella corazonada, así como tantas otras que le permitían intuir cuál durazno era el maduro, qué niño se iba a caer del árbol o cuál viejito se iba a morir primero. EllaSigue leyendo «La que dijo adiós»

Entre desiertos y advertencias

Cualquiera diría al verme que ha vuelto el calor de los días, que nuevamente camino descalza olvidando el nombre de mis heridas. Cuanto más camino, menos entiendo, avanzo desde el callo obstinado de mis desaciertos lluviosos que me impiden sostener mi peso. Amanezco en el filo de otras manos, me desprendo a gajos de miSigue leyendo «Entre desiertos y advertencias»

6.035.- Estar sin ti.

Estar sin ti es morir un poco a cada recuerdo,es abrazar la nostalgia de tu compañía, de tu sonrisa,es darse cuenta de que la vida es hermosa cuando estás conmigoy de que lentamente me disuelvo en el olvido, sin ti. Estar sin ti, a mi lado, es permanecer lejos de la alegría,vivir conflictuado entre intentarSigue leyendo «6.035.- Estar sin ti.»

¿Lo sentiste?

¿Alguna vez ha saltado tu corazón? ¿Se te ha ensanchado el pecho al oír esa canción que fue de los dos? Seguramente no te ha pasado, así como no te sudan las manos al pensar que me puedes volver a ver, ni se te eriza la piel – así bien chinita – cuando recuerdas cómoSigue leyendo «¿Lo sentiste?»