Aunque parezca imposible

Veo el centro de mi universoanidando en el suspiroque desencadena los latidosde este viejo corazóntodavía descosido.Quisiera pensar que recuerdaslos tiempos felices,aquellos en que libertadera más que una palabra bonitay no nos dimos cuentade cuánto significabahasta que fue tardey nos vimos desprovistosde su insospechada magia.Te escribo esta nochecon los ojos cerrados,aunque parezca imposible,para mostrarte, para dibujarteconSigue leyendo «Aunque parezca imposible»

Eterno movimiento

Existen momentos en el universo de una trascendencia sin medida, son esos instantes en los que una vida cambia para siempre. Puede parecer que todo sigue igual, que los planetas siguen girando, las estrellas brillan de la misma forma, que el resto de seres vivos continúa con su cotidianidad sin la menor alteración. Puede parecerlo,Sigue leyendo «Eterno movimiento»

Un instante de universo

Agua que se escurre entre grietas de un tiempo que no es suyo. Palabras que compiten por llegar primero. Salen agolpadas y se pisan entre ellas. No siempre llegan. Corazón engrapado, siempre listo para creer de nuevo. Siempre listo para engraparse otra vez. Gritos que no son gritos pero que viajan en voz alta igual.Sigue leyendo «Un instante de universo»

Universo

Misterioso Universo,que azotas y alzas conocimiento en vejez,hazles ver lo poco que sé a los humanosque del cielo no entienden sus réplicas. Háblales de ti,que ya me canso de ser yo la que cedo,imaginando que hay esperanzas sutiles,que no naufragan al común de los mortales. Déjales calma,la misma que trasciende el misticismo,el equilibrio de ApoloSigue leyendo «Universo»

No quedan destinatarios al otro lado

«El universo se ceba de tu llanto y tú cada vez más lo alimentas. Es un círculo vicioso del que formas parte porque ya no sabes vivir sin sentir que te falta un pedacito de ti. Cae una lágrima. Otra. Y otra. Más tarde caes tú vencida por el sueño y lo irónico es queSigue leyendo «No quedan destinatarios al otro lado»

Necesitamos un plan

Cuando llegaron al tercer planeta del remoto sistema solar, su esperanza fue inmensa. Minutos más tarde aterrizaban en medio de una de las ciudades primitivas. Apenas bajaron de la nave, su esperanza se diluyó ante la visión de millones de hombres solitarios, pesarosos, deprimentes. Fue la figura de una mujer al fondo lo que lesSigue leyendo «Necesitamos un plan»

Soñando, te cumpliste

Me desperté como si de un sueño se tratara, esa sensación que sentía dentro de mí, hacía años que no la experimentaba. Cualquiera hubiera afirmado que horas antes dormía sobre mi cama o que era solo un sueño, pero yo, yo te diría que era tan real como las letras escritas en este texto. ¿PorSigue leyendo «Soñando, te cumpliste»

¿En qué piensas cuando miras al cielo?

A quien corresponda: (O dicho de otro modo, a quien esté allá afuera dispuesto a leer, a escuchar). Tengo la inmensa fortuna de vivir cerca del mar, así que cada vez que puedo, voy a nadar un rato, a jugar con las olas, a disfrutar de la hermosa vista de esa inmensidad azul. Muchas veces,Sigue leyendo «¿En qué piensas cuando miras al cielo?»

Ella

Ella, amaba la vida, la amaba más de lo que nadie llegó a amarla a ella, hasta que llegó él… hasta que llegó esa sonrisa en mitad de la tempestad que hizo que sus miedos se esfumaran. Él, la única persona capaz de entenderla y comprenderla, de reírse con ella, de secar sus lágrimas haciendoSigue leyendo «Ella»

Si los animales rigieran el mundo

Es una mentira, ¡vil mentira humana más! Si los animales domináramos la tierra, nunca nos pondríamos los calzados humanos: cocodrilos cuidarían que naden seguros. Jamás experimentaríamos con bebés, cualquier cría merece mucho amor y cuidados. Tampoco los usaríamos como tapetes… Mejor sentir abrazos peludos vivos, ¿no creen? Una tarde de tormenta afuera es un infierno…Sigue leyendo «Si los animales rigieran el mundo»

Colección de Haikus Ueshima Onitsura

1 Día de locos. Miro a mi pequeño: todo perfecto. 2 Amigos vemos compartiendo milagros: sueños eternos. 3 Miedo de noche. Si ella duerme aquí: noche en calma. 4 Está lloviendo. Los caminos del agua en la ventana. 5 Tecnología. Nosotros entre mundos… Naturaleza. 6 Hinchándose canta la rana: es orgullo.

Y han de caer del todo sin duda alguna

Cuando terminó de escribir las últimas palabras de su gruesa novela de caballerías, le llegó un dejo extrañísimo como si de un chispazo se tratara: de pronto sintió como si eso estuviera aconteciendo al mismo tiempo en otro universo paralelo. Entrecerró los ojos un momento para sentir ese deja vu y un instante después soltóSigue leyendo «Y han de caer del todo sin duda alguna»

No hay vuelta de molino

Es cuando me pregunto: ¿por qué sólo ven la espuma del mar para colmarse de alegría unos instantes, en lugar de asomarse bajo la superficie: verían una vida tan infinita que los colmaría para su vida entera? ¿Por qué seguir en la misma necedad que día tras día y ocurrencia tras ocurrencia, ya saben, noSigue leyendo «No hay vuelta de molino»

Hebrón

Ellos no entienden. Ninguno entiende nada. Solo miran, hablan y se van. No entienden y se van. No entienden y hablan. No entienden y justo por eso, solo miran. Y se van. Veo a sus hijos preguntar y ellas les contestan: cuando crezcas lo entenderás. ¿Por qué no les explican? Que yo aunque también soySigue leyendo «Hebrón»

Metamorfosis II

La torre avanzó dos escaques y se convirtió en punto de vigía. Una casilla adelante se transformó en casa para después mudar a simple cubo geométrico. Luego vendría la conversión en pájaro y casi de inmediato, en pez. Posteriormente vendría el enfrentamiento con esas avispas asesinas para terminar por trocarse en casa nuevamente, solo queSigue leyendo «Metamorfosis II»

Me cansé de esperarme

Me cansé de esperarme, porque estoy cansada de que me digan lo que tengo que hacer. Me cansé de no saber que hacer con mi vida, mientras tú supiste en todo momento que yo no formaba parte de ella. Me cansé de darme consejos que simplemente me destruían más. Que yo no quería consejos, yo…Sigue leyendo «Me cansé de esperarme»

Hoy no tengo inspiración

—¡No se me ocurre nada!, —bufó el escritor y de inmediato aparecieron a sus pies una veintena de criaturas extrañas. Por la ventana más próxima, sapos combinados con langostas entraron bailando a un ritmo extravagante. Y de los rincones más oscuros salieron sombras que se mesaban los cabellos mientras proferían gestos adustos de dolor oSigue leyendo «Hoy no tengo inspiración»

El sueño

Cuando quiso darse cuenta ya era más de medianoche, había oscurecido y la noche avanzaba con todo su peso, trayendo con ella un manto de estrellas y el siempre reconfortante e inquietante silencio. Debió de haber pasado horas leyendo, intentando endulzar la eterna espera, pero el cansancio cedió y sus ojos cayeron como dos pesadasSigue leyendo «El sueño»

Juntos. Prohibidos. Eternos. (Erótico)

¡Eras perfecta! ¿Por qué tuviste que morir, Clemencia? ¿Por qué? Tus cabellos negros como la noche más hermosa, con esas dos estrellas polares refulgentes bajo tus cejas, enmarcadas por la belleza de las líneas de tu rostro. Tan delicadas como la costa acariciada por la espuma del agua. Tu boca cual fruto jugoso, tu barbillaSigue leyendo «Juntos. Prohibidos. Eternos. (Erótico)»

Lo uno excluye a lo otro (Pinocchio)

La eterna divergencia del Yin Yang entre somos y qué dirán. El hermoso camino cercenado en dos trozos: resultaba apacible recorrerlo hasta esto… ¿por qué me hacen decidir cuando no quiero? Si no cambio, me aburro y si cambio, me vuelvo loco. Si gano pierdo y al revés: nunca uno solo. Y aún no decidirSigue leyendo «Lo uno excluye a lo otro (Pinocchio)»

El peligro de los buenos cuentos

Por allá de los remotos tiempos de inicios del siglo pasado, alguna vez se le ocurrió al gobierno la brillante idea (no es sarcasmo, es en serio) de sacar a la gente de su rutina mediante cuentos impresos, los cuales se dejaban abandonados en cualquier rincón de la ciudad periódicamente: bancas de parque, bardas noSigue leyendo «El peligro de los buenos cuentos»

Pensando en aquella araña

Anoche por despistada no vi por donde caminaba y rompí la telaraña de una bella araña.   Que gran sorpresa me llevé al despertar y volver a ver esa telarañita bien reconstruidita.   Que rapidez y enfoque de reparar su casa al toque sin perder tiempo en el lamento o energías por el descontento.  Sigue leyendo «Pensando en aquella araña»

La galería del millón mil voces

Me desperté algún día aún muerto vivo: pensando en lo que quizá nunca había pensado. Pensando que dormía despierto y despierto soñaba que pensaba dormido. Y detrás del espejo sobre las cascadas, grifos fríos de hervor continuo que me arrancan cada madrugada los pellejos, me liberan de los diablos del sueño y me devuelven aSigue leyendo «La galería del millón mil voces»