Vecina

Es tarde y no puedo dormir. Será el último café, quizá no fue una buena decisión el haberlo tomado.Miro al techo, solo veo oscuridad. En ella diminutas sombras juegan al escondite conmigo, o eso quiero creer. Mis ojos, ahora abiertos, todavía no se han adaptado a la oscuridad que me rodea.Un resquicio de luz entraSigue leyendo «Vecina»