El manojo

Supongo que siempre lo supe; un día iba a terminar llamando a esa puerta. Una casa de balneario en Floresta, con un jardín al frente, si es que se le puede llamar jardín a un pequeño rectángulo enrejado en el que apenas caben una rosa china y dos o tres ridículos enanitos cubiertos ahora deSigue leyendo «El manojo»

¿Te lo he dicho alguna vez?

Cuando te ríes se te marca una vena en la frente y miras un poco de lado haciéndote la que no es contigo. Yo me pregunto si, aunque sea, me dejarías decirte al oído que tu perfume es el antídoto de la tristeza que no he elegido, pero que vive conmigo. A veces te acercasSigue leyendo «¿Te lo he dicho alguna vez?»

La sombra de una mujer

Viernes, 23 de febrero. Es una noche desamparada y un televisor viejo de los años 80 me hace compañía en un hotel desvalido. La lluvia apetece un vino añejado de hace dieciocho años. Voy a la alacena y saco un Gato Negro edición especial. Me dirijo a la sala donde tomaré un leve descanso: mañanaSigue leyendo «La sombra de una mujer»