Autores Laura Gómez Lomeña (España)

Nuestra despedida

A veces, proyecto cómo sería nuestra despedida, con qué talante nos comunicaríamos por última vez, incluso me imagino cuál sería el cuadro que más me costaría arrebataros. A veces, también proyecto lo mucho que a vuestros ojos de menos echaría. Aquellos diáfanos ojos que vieron cada ósculo, que celebraron cada cumpleaños, que presenciaron numerosas trifulcas.

Quizás esta sea mi carta de presentación, pues aunque me habéis visto crecer, a día de hoy tan solo sois las narradoras omniscientes de una historia que aún está en proceso de escritura; o quizás, este sea mi grito en silencio, mi letra disonante sobre una herida que jamás sanará por mucho que los de arriba se empeñen en que cicatrice de inmediato.

Nunca suelo contemplaros en vuestra integridad puesto que siempre os encontráis abrigadas, como si fuese invierno durante todo el año para vosotras, como si vuestra robusta apariencia no permitiese que os abrazaran cuando el frío os cala, como si no se os tuviese permitido gritar cuando os perforan para colgar una lámpara a causa de vuestra carencia, a primera vista, de luz.

Cuando el miedo me invade y me apetece estar sola, sois de color rosa; cuando mi alma huele a felicidad kilométrica, sois de color amarillo; y cuando necesito libertad, simplemente ni siquiera sois porque huyo lejos de vuestra diminuta magnitud.

Sois el testimonio más fiel para corroborar la historia de cualquier persona, las compañeras más veteranas, los pilares que logran evitar el derribo de los tejados cuando el viento no exhala en su favor y, aún así, sois desafiadas en numerosas ocasiones hasta que logran palidecer vuestra verdad produciendo el desgaste absoluto de las historias que antes conservabais y que con el paso del tiempo se van desgastando.

Hoy os escribo frente a vosotras pero, quién sabe si mañana las llaves que guardo en mi mochila pertenecerán a cualquier institución repleta de mandamases que tan solo buscan evitar el declive de sus vidas consiguiendo el declive de las nuestras.

Estos apuntes, este compendio de vocablos, tan solo son por si mañana no vuelvo y me impiden articular palabra alguna con vosotras, por si mañana las llaves que os abren no me pertenecen y cuando volvamos, en un futuro, a encontrarnos ya no sois ni rosa ni amarillo, ni me recordáis y hasta hayáis olvidado cómo lloraba, cómo reía e incluso cómo cantaba.

Porque mañana, probablemente, otra llave será lanzada al mar, otras puertas volverán a cerrarse, otros mandamases observarán la lejanía de su declive y, con vosotras, querrán hacer borrón y cuenta nueva, eliminar las risas que contagiaban a un océano entero, los rasguños ocasionados por la vejez y las huellas de la derrota que serán sustituidas por los primeros pasos de otros que a vosotras sus historias querrán contar.

Pero decidme, si mañana todo son papeles, si los recuerdos a cuestas debo llevarlos, si tan solo sois unas paredes, ¿para qué quieren mis llaves que consiguen de vosotras alejarme?

Por: Laura Gómez Lomeña (España)

instagram.com/_lauragomezz/


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: