Carta de despedida

No sé cómo saludar a alguien que hace tan solo unos meses recibía con un cálido abrazo. Que en cartas comenzaba con un “mi amor”, pero hoy no eres más eso; lo fuiste. Así que….

Para aquel que en su momento fue mi amor:

Hace mucho que te deje ir, y me arrepiento bastante, porque desde ese momento supe que ya no volverías, y aún me duele saber que el error fue mío. Es cierto, te perdí. Te fuiste, y déjame decirte que hoy he decidido irme yo también. Ya es tiempo de seguir caminando, sin un rumbo fijo esta vez, sin tus manos entrelazadas con las mías.

Espero que te vaya muy bien y que seas feliz. Sé que ya lo eres, y es doloroso tener que enterarse por terceros de ti. Hoy puedo decir que yo también lo soy, descubrí siempre lo he sido, lo fui contigo y sin ti, y hoy a pesar de todo sigo prefiriendo serlo contigo.

Quiero que en tu camino encuentres a alguien que te ame, incluso más que yo… aunque me duela. Que sepa hacerte feliz, que te deje llorar entre sus brazos, que limpie cada una de tus lágrimas, que nunca detenga tu llanto y deje correr los ríos de lágrimas, que lo haga por amor y no por lástima, que sea fuerte para ti, por ti. Que camine contigo incluso en tus días malos, que te ponga a ti antes que todo, que baile contigo como no supe hacerlo yo, porque le tengo pánico a tus movimientos bruscos. Que sepa entregarse completamente a ti, en cuerpo y alma. Que te haga el amor y no simplemente sexo, que en cada beso pierdas la noción del tiempo y que solo te importe ella. Espero que esa persona sepa amar a cada uno de tus demonios, y que en cada una de tus cicatrices deje las huellas de sus besos sin borrarlas. Quiero que la ames, porque si se queda después de conocer todo de ti, esa persona vale la pena. Espero que se amen, porque se lo merecen ambos.

Agradezco todo lo que hiciste por mí, me levantaste cuando me encontraba debajo del suelo, me enseñaste a caminar sin caerme, a valorarme y a amarme. Ahora el suelo tiembla y puedo mantenerme en pie, la lluvia ya no me moja, y las ráfagas de viento ya no me despeinan. Es una lástima que yo no pudiera hacer lo mismo por ti.

Quiero pedirte como último favor que no me olvides, porque yo no lo haré; la gente me dice que debo superarte y olvidarme ya de ti, pero he de confesar que no lo haré, porque olvidar es abrir paso a la muerte sin retorno, y tu mereces resucitar con cada recuerdo. Y eso hago, aprendo a vivir con tu recuerdo. Aún duele despertar y no oír tu voz ronca, para desearme los buenos días o para contar tus sueños que tanto alegraban mi día. Mis manos buscan entre las sábanas, por costumbre, tu cuerpo y solo hallan el vacío frío que dejaste. He aprendido a mirarte la espalda que alguna vez rasguñé y mis huellas quedaban marcadas, pero hoy simplemente ya no están, porque se han borrado, como yo de tu vida. He aprendido a mirarte y saber que ya no voltearas a verme; a admirar tu sonrisa de lejos y ver como otras personas son las que ahora provocan el estallido de tus carcajadas. He caminado por aquellos lugares que fueron nuestros, y he visto que el tiempo ha pasado por encima, y ya no somos los mismos de entonces. Ahora puedo tomar café y no recuerdo como saben tus labios.

Te extraño tanto que le hablo al viento sobre cómo fue mi día y de cómo me siento, esperando que de alguna forma llegue a tus oídos. Puedo caminar ya sin tu mano y no me caigo estas veces. Camino sin ti, sin nadie, por nadie. Sin ninguna prisa pues ahora no tengo porque correr a ningún lugar, ni un hogar. Y la vida es tan hermosa que merece ser disfrutada a cada paso.

Hoy yo también me voy, y te deseo lo mejor porque te lo mereces, Te amé, te amo, y te amaré. Ya no te esperaré sentada, si deseas puedes alcanzarme algún día.

Hasta que la vida nos deje vernos de nuevo. Por última vez, te amo.

Atentamente: Alguien que fue tuya pero hoy simplemente, ya no.

Por: Ana María González (México)

twitter.com/anamgr13


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Shira Shaman dice:

    Hay tantas historias parecidas, el universo un espejo y nosotros granos de arena espercidos, abrazo en la despedida y sonrisas para nuevos encuentros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s