Autores Laura Gómez Lomeña (España)

Septiembre

Dicen que septiembre es el mes de las ilusiones, el de los nuevos retos, algo así como enero pero sin polvorones ni abrigos que protejan del frío; el polo opuesto de un diciembre lleno de discursos por los suelos.

Deben de tener razón aquellos que lo afirman porque aquel septiembre el discurso estuvo lleno de verdad y abrazó más fuerte que nunca, sin roturas ni torceduras de intenciones.

El anuncio de la nueva temporada de un programa radiofónico apareció en el timeline de Twitter aquel día. ¿Y por qué no?, me dije.

La temporada comenzó y aquella niña de casi trece años le abrió la puerta a un mensajero que la buscaba. El mensajero traía consigo un paquete, paquete que no se abrió hasta que aquella niña no sintonizó el dial. Han pasado tres años y aún sigo sin saber a ciencia cierta qué tan poderoso contenía el paquete para que ocurriera lo que ocurrió. Sintonicé el dial y todos los sueños se vistieron de gala, todos olían a suerte, a verdad, a heridas curadas que ya no dolían. Tras una temporada llegó otra y aprendí a quererla. Aprendí sus trucos, la conocí en todas su facetas, comencé a escucharla con el corazón.

Informativa, musical, deportiva, ¿qué más daba si era radio? La noticia que da una voz llena de verdad, una canción de Extremoduro o el gol que marcó Pelé, ¿qué más daba? Era ella. No todo era bonito, no todo era verdad, a veces hasta se manipulaba, solo a veces, ¿o quizá siempre? ¿Quién podrá saberlo estando frente a un periodismo con ataduras donde los que mienten se creen sus propias mentiras?

Fuera como fuese, decidí entablar una batalla con el fantasma de aquel mensajero que tiempo atrás había pegado en la puerta de casa. O te lo crees o pierdes el paquete, me dijo. No le entendí y ni con la mejor de las espadas logré derrotarle. Aquella intensidad, aquel baile de emociones y aquella vestimenta de gala se hicieron tan pequeñas que no tuve más remedio que hacer caso a aquella frase que tan grabada se me quedó. Y me lo creí, me lo creí tanto que meses después conseguí el valor para presentar una propuesta radiofónica en la radio de mi localidad.

Lo cierto es que al principio ni me llamaron, quizás hasta tiraran la propuesta. Volví, como un niño que siempre vuelve a su verdad, a apostar, y esta vez, gané. Gané sin la utilización de espadas, gané con leggins y sudadera, no me hizo falta vestirme de gala esta vez. Durante todo un verano he sido co-presentadora en Mediodía Canal Coín, y esos meses, la sentí más que nunca, la sentí tanto que me golpeó a la vez que me abrazó, porque así es ella, un día te hace subir diez escalones de golpe para luego hacerte bajar once.

Hoy, al escribir lo que ahora tienes entre tus manos, el mensajero ha vuelto a tocar. Esta vez no venía a luchar sino a darme las gracias por no haberme rendido, a felicitarme por emocionar a mi madre de vez en cuando, a avisarme de que jamás debo de bajar la guardia y a demostrarme lo mucho que pude y todo lo que quizás aún me quede por poder y no me haya dado cuenta.

Posiblemente, ese mensajero tan solo fuese yo, mi yo del pasado, mi yo del presente o mi yo del futuro. Tal vez, ese mensajero solo quería hacer que pudiese sin importar en qué ámbito lo hiciese.

Y sin más, yo me despido, sin paquetes ni espadas, pero luchando sin estar en batalla.

Por: Laura Gómez Lomeña (España)

 instagram.com/_lauragomezz/


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: