Amor imposible

­–¡No! ¡No! ¡Ya no puedo! ¡Ya no!– Los gemidos mezclados con sollozos son insoportables en la eterna penumbra. No sé qué pasa. Me encuentro navegando en un mar de sangre, me miro las manos y están teñidas de rojo, el vestido que era tan blanco como la nieve ahora está lleno de manchas. Esos ojos, siempre esos ojos que me observan, llenos de rencor. Los lamentos son cada vez más fuertes, ¡no tolero tanta tristeza! ¿De dónde vienen? ¿Quién llora? ¿Por qué llora? Suenan tan reales, tan reales que han logrado despertarme de aquel sueño interminable. Entonces descubro que el llanto proviene de mí, y las manos las tengo empapadas de mis lágrimas.

Esos ojos que me vigilan todas las noches, parecen no hallar paz. No me perdonan. No me perdono.

Por los días salgo a caminar buscando alguna distracción, pero el día se me hace noche, y la neblina me impide seguir caminando. Lo único que logro al salir, es buscar entre la muchedumbre tus ojos y algunas veces creo escuchar tu risa, pero nunca es. En parques los observo a ellos tan felices, tomados de la mano, sonriéndose, mirándose, amándose… y tú no estás… y te anhelo tanto ahora.

Sé que debes pensar que soy mala, y probablemente lo sea. Incluso debes pensar que no te quise, pero en eso no puedes estar más equivocada. Te amé tanto y aún te amo, por eso no pude permitir que llegaras a este mundo que está lleno de odio, rencor, malicia, codicia (incluyendo la mía). Perdóname, pero tenía miedo, mucho miedo, ¿qué haría yo sola contigo? O mejor dicho ¿qué haríamos solas? No te hubiese podido dar todo aquello que mereces. Y es que vida no es vida si no nos tenemos mutuamente y tú no me tendrías a mí, y yo no te tengo a ti.

Me llené de emociones cuando supe que estabas aquí; miedo, impotencia, enojo. Corrí tanto aquella vez. Huyendo de la verdad, tratando de alcanzar alguna mentira. Cuando por fin me detuve porque mis piernas ya no dieron para más, estuve frente a una tienda llena de esa diminuta ropa, y no pude evitar el mar de llanto que salio de mis ojos: nunca iba a poder darte todo eso, con lo poco que tenía compré un par de zapatitos ¿los recuerdas? Esperando que aquello fuera suficiente.

El miedo me invadió cuando comencé a sentir las primeras patadas advirtiéndome que alguien estaba dentro de mí, y el pánico se apodero de mí… perdóname… ¡perdóname!. Ahora te busco en mi vientre esperando que patees para alertarme de que estas… pero sólo encuentro un cascarón vacío, en el cual retumba el eco de mis quejidos.

Créeme que estoy pagando por todo. No consigo dormir por las noches. Escucho pequeños pasos por toda la casa, pero lo cierto es que no son, no fueron, ni serán. ¡Tantos llantos! ¡Día y noche! En mis sueños siempre veo tus ojitos –que se parecen tanto a los de él, pero a ti no puedo odiarte corazón, a ti no– castaños, tristes, enojados. En ocasiones creo escuchar una voz que dice “mamá” y entre lágrimas de sangre se pierde.

Entiendo si no quieres perdonarme. Estoy condenada a este eterno infierno, a buscarte y no encontrarte. A esperarte aunque sé que ya no llegaras. A amarte aunque no estés y mucho menos me ames a mí. A velar por tu risa. Ese es mi castigo: el infierno en vida, sin ti, por ti, por mí.

(La imagen destacada es una pintura titulada “Aborto” por Wesley Acuña, Costa Rica.)

Por: Ana María González (México)

twitter.com/anamgr13


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Un amargo sangrar que no cesa, el del corazón de ella…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s