Carta a quien se fue

Hola, recuerdo tu rostro en algún lugar de mi pasado. Recuerdo haber tenido alguna conversación contigo sobre algún tema en concreto. Pero no te ubico. Lo cierto es que me suena que estés más adulta, más madura. Vaya, hasta luces una alianza. Me suena que eso no solía invadir tus dedos, o sí, no recuerdo bien.

Lo que sí recuerdo es tu facilidad para evitar los problemas, eras experta en evadirte del mundo y decidir hacer las cosas el último día. Bueno, en eso eramos muy parecidas. Digo eramos porque no recuerdo si sigues siéndolo. De todos modos, nos salía todo bien. No sé por qué, tu voz se me hace conocida, incluso tus expresiones, tus gestos, tu risa. Tu risa, parece que haya convivido con ella años. O meses como años, o semanas como meses. El caso es que me suenas mucho, como si te conociera de toda la vida. Sé que suena a tópico, pero no suelo equivocarme. Oh, vaya, tampoco suelo equivocarme en las personas que no me transmiten buenas sensaciones de primeras, creo recordar que algo pasó contigo. ¿Te fuiste? ¿Huiste? Algo me suena, sí. Ah, pero no te preocupes, está todo superado. Entendí que las personas son tan fieles como las posibilidades de pestañear bajo el agua. Bueno, quizás no sea tan extremo, pero algo en mí me dice que me hiciste sentir eso durante un buen tiempo. Joder, qué impotencia no recordarte pero hacerlo a la vez. ¿Eras mi vecina? No sé, quizás fueras a mi misma clase durante la universidad, o quizás el  colegio. Ah, es verdad. También eramos amigas, uña y carne. Sí. Pero recuerdo dos etapas, una en la que nos hablábamos y otra en la que desapareciste.

Bueno, tampoco es relevante la forma en la que actuaste en esa segunda etapa. Yo, ya ves, ni siquiera te recordaba, y de no haber sido por esa pulsera que llevas idéntica a la mía, y que obviamente tiene que ser por alguna razón cercana, pues esta la hice yo, pues no te habría reconocido. Vaya, eh, tantos años compartiendo vida y momentos y de no ser por un trozo de cuerda roída no habría caído en que tú, ahora simpática, fuiste una de esas personas que me dieron la espalda sin causa ni explicación, la que planeó para luego no cumplir.

Por: Noviembre Violeta (España)

noviembrevioleta.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Guardar

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. los recuerdos nos siguen sin preguntar , porque vienen y se quedan

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s