Escritores de Letras & Poesía Lola Sánchez (España) Opinión Reflexiones

Hipersensibilidad empática

Elijo con sumo cuidado lo que veo en los medios de comunicación. No me gusta ver las noticias mientras estoy comiendo, ya que todo se me atraganta y os garantizo que me produce indigestión. Te pueden ocurrir dos cosas. O te haces inmune a las atrocidades que ocurren cada día en el mundo, creyendo que como pasa lejos no te afecta, y mientras estés en tu microuniverso la mayoría permanecen ciegos y sordos ante el sufrimiento ajeno. O te puede ocurrir que te vuelvas hipersensible a todo, que tengas la capacidad de empatizar no sólo con tu vecino, sino con la madre que llora la pérdida de su hijo en las antípodas del planeta y, para colmo, desde hace un tiempo no te apetece comer carne, porque sientes el maltrato en el sabor de la ternera en salsa.

Nada es igual cuando el velo de la insensibilidad desaparece dando paso a una comprensión superior que no tiene nada que ver con la cabeza pensante, y sí mucho con el corazón. Tener los latidos abiertos a los cuatro vientos puede ser una maldición bendecida por la compasión que nos describen los grandes maestros espirituales.

Observo mi infancia y desde allí nace esa hipersensibilidad que me llevaba a llorar por cualquier ser vivo que padeciera algún mal. Creo que mi miopía comenzó y fue empeorando por no querer aceptar la realidad que veía en las noticias de la televisión. Cualquier acto de crueldad me dolía como si me apuñalaran el vientre. Quizás por eso me refugio muchas veces en la literatura fantástica y en la filosofía oriental, no soporto tanta inconsciencia, tanto ego reinando sobre la belleza suprema que mora en nuestro interior.

Aceptar que estamos en un mundo dual, lleno de contrastes, durísimo como la propia tierra, me resultó difícil. Transcender todo lo que me bloqueaba a través de la meditación fue toda una liberación.

Y aun así, a veces, esa capacidad de ponerme en la piel ajena me sobrepasa, volviendo mi mundo caótico. Con mucho cuidado voy poniendo orden en el desastre inevitable que ha provocado nuestra propia oscuridad. Decidí alimentar el lado luminoso, y que la sombra se fuera muriendo de inanición. Pagué un alto precio, no soy de hielo candente, sino de agua que fluye libre por las pendientes. Creo que somos más que un cuerpo físico, que un grupo de células organizadas, que una mente arropada por un cerebro racional. Siento que los grandes cambios en la humanidad parten de los cambios que ocurren a nivel individual.

Sé que una vez hayamos cruzado la barrera de la animalidad, la esfera que hay en nuestro ser puede activarse en cualquier instante y, una vez que ocurra, comenzando a brillar como una estrella, no hay vuelta atrás. El que fue gobernado por las tinieblas deja sus redes para siempre. Lloro por el dolor del prójimo, río con sus alegrías, somos analfabetos amando y unos puros ignorantes en dejarnos amar. Mientras tanto, voy caminando y aceptando el todo de todos.

Por: Lola Sánchez (España)

lolasanchezmiespaciointerior.blogspot.com.es


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s