Lo que mueve mi vida.

Cuando pienso en todas esas veces que me he sumergido en una pequeña o gran tristeza, no consigo ver a simple vista lo que me hizo salir de ella. Nunca he tenido un acontecimiento realmente catastrófico para mí y para todo lo que me rodea, por lo que me siento bastante afortunada. Cierto es también que soy una persona bastante positiva, pero, como todos, he sentido muchas veces el peso de la indiferencia, de la rutina, de la decepción, del engaño y la impotencia. Tal vez no puedo aportar un relato conmovedor, no poseo una historia de vida que merezca ser contada como la bandera de algo superado, pero sé que hay algo que puedo aportar y tal vez ayude a todas aquellas personas que necesitan ese pequeño empujón, es por eso que me he decidido a escribir. En el fondo, todos somos unos luchadores dentro de este mundo, todos hemos gritado y necesitado ayuda alguna que otra vez.

Como decía, a simple vista, lo que me ayuda a salir de mis momentos más tristes no puede verse, pero en cuanto me pongo a ahondar en mi interior, en qué fue aquello que me hizo volver en mí, encuentro un sentimiento que siempre logra moverme, que es tan sincero que necesito aportarlo y transmitirlo: la curiosidad.

Hay tantas cosas en este mundo que me llenan, que me despiertan la curiosidad y me obligan a avanzar y a continuar buscando un siguiente paso que dar, que me gustaría que todo el mundo fuera capaz de mirar con los ojos que yo miro cada pequeña cosa que nos rodea, porque a su manera, pueden ser tan fascinantes que te obligan a continuar, a vivir. Me gustaría transmitiros la pasión que le tengo a la vida, lo que la música puede darme, los lugares a los que un libro y su lectura pueden llevarme. Quisiera que fuera cual fuera la situación que os envuelve, podáis olvidarla por un momento mientras observáis un bosque o el mar, cualquier lugar que os haga sentir bien. Quisiera transmitiros cómo me fascina una conversación interesante, cómo me mueve la necesidad de saber más sobre alguien, cómo es cada persona un misterio en sí mismo, igual que lo es este lugar en el que habitamos. Me llena tanto poder mirar la luna y saber que siempre estuvo ahí, que este mundo no solo es un desastre, sino que también es maravilloso en cada pequeño trozo que lo crea o que hemos creado. Que todo tiene sus dos caras y, a veces, simplemente hay que saber buscar dentro de uno mismo qué es aquello que todavía queda en este lugar, sea material o no, sea una persona o no, que te hace moverte.

Tenemos un gran mecanismo que puede llevarnos a los lugares más indeseables pero que, si aprendemos a usarlo bien, puede llevarnos a los lugares que más nos plazca. No debemos olvidar que poseemos dos mundos, que no solo el real y el que pisamos forman parte de nosotros, que también tenemos nuestro mundo propio, aquel que nos puede hacer desconectar y que podemos cultivar cada día. Yo suelo refugiarme en mis pensamientos y, aunque esto no es bueno llevado a un extremo, como todo, puede ser una gran vía de escape en momentos donde la realidad no es suficiente.

La curiosidad mató al gato, pero le dio seis vidas más.

Por: Cat Actitude (España)

catactitude.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ha sido precioso leerte, un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  2. cat actitud. dice:

    gracias a ti, un abrazo igualmente

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s