Black mirror: Ballena azul

(una serie original de Netflix)

Sinopsis: Philipp Budeikin, un joven de 21 años, crea un macabro juego online en el que los participantes deben realizar pruebas cada vez más peligrosas para llegar a la meta, pero, ¿realmente ganas cuando pierdes tu vida?

Antes que nada me gustaría empezar contándoles un chiste buenísimo que se me ocurrió: ¿Qué le dijo una niña de 5 años a otra de 4 antes de ser violadas?…

Si se me ocurriera terminar la “bromita” anterior, puedo asegurarles que no solo perdería de ipso facto a todos los lectores del presente artículo, sino incluso la empatía de todo aquel que se enterara de la forma tan “insensible” como empecé esta publicación. Y es que tratar de manera superficial un problema humano tan profundo merece no menos que el menosprecio de la gente en general. Por eso es que no existen chistes, memes o imágenes divertidas sobre las violaciones. Sin embargo, lo más terrible es que esto es lo que está pasando exactamente con el ahora famoso “Reto de la Ballena azul”.

Los que ya sepan de qué trata el asunto (y los que no, ahora mismo se enterarán), sabrán que este reto es una serie de pruebas (50 para ser exactos) que inventó un tal Philipp Budeikin en Rusia y que es asignado a jóvenes que se contactan a través de redes sociales. A los participantes se les amenaza con matar a sus familias si no lo llevan a cabo. Las pruebas inician desde maratones de películas de terror o dibujar una ballena azul, prosiguen con cortes auto infringidos para terminar con la prueba final que es suicidarse. Algo bastante macabro en definitivo (quien opine lo contrario es porque está tan dañado socialmente como su creador).

auto-mutilation

Lo interesante es que un fenómeno tan repulsivo como éste no ha podido ser detenido y se extiende peligrosamente por todo el mundo, cobrando cada día más víctimas. ¿Por qué? Simple: los medios y el público mismo han trivializado el tema en su afán de estar al tanto de las noticias de último momento. Titulares que se refieren a él como “Juego viral que puede ser mortal” se pueden encontrar por todo internet. ¿En serio es un juego? ¿Y de verdad lo mortal es solo una posibilidad? Me parece que a todas luces este reto no es lúdico y además, atenta constante y directo la vida de quien lo realiza desde su inicio hasta su última prueba: la muerte en él no es una posibilidad sino una certeza absoluta (la primer prueba es “córtate con un cuchillo escribiendo “F57” en tu mano”). Publicaciones como “En los grupos de la red social rusa, los administradores proponen distintas pruebas ingenuas como ver en forma continua más de 24 horas de películas de terror”… ¿Ingenuas? Me encantaría ver al propio autor de ese párrafo después de un día entero de películas de terror. ¡Ahora imagínense cómo termina el cerebro de un adolescente que está apenas en pleno desarrollo! Otra vez una elección patética e ignorante de palabras en un medio masivo.

Y así podríamos seguir un largo rato… Centenares de publicaciones provenientes de los medios más influyentes del planeta, han menospreciado esta problemática tan preocupante a través de elecciones textuales altamente ineficaces, pero lo peor es que la propia gente, jóvenes (que podrían ser las próximas víctimas), o adultos (que podrían pertenecer a las próximas familias dolientes), bromean, crean memes y se divierten a sus anchas alrededor del fenómeno como si fuera algo para tomarse a la ligera. El resultado es la viralización contundente de los suicidios en países tanto desarrollados como en vías de desarrollo.

texting-1490691_1280

Hasta aquí lo observable, pero me he guardado lo más interesante para el final: lo que pareciera estar debajo de la superficie (aunque puede ser observado por cualquiera): el “Reto de la Ballena azul” ya ha sido comparado con la película “Nerve” (Lionsgate, EU, 2016) donde participantes y observadores se inscriben en un macabro juego online donde se ponen pruebas cada vez más peligrosas a fin de ganar dinero a quienes las logran (¿les suena familiar? Tal vez pareceré paranoico pero a mí me suena exactamente igual). Sin embargo, existe una serie de televisión británica llamada “Black mirror” (Netflix, Inglaterra, 2011) que contiene en sus capítulos transmitidos no una, sino varias coincidencias, y que pareciera haber pasado inadvertida respecto a la problemática actual que se vive en el planeta. Veamos cuales antes de que me tilden de conspirador:

  1. Philipp Budeikin, el creador del Reto de la Ballena azul, declaró a medios oficiales que lo hizo “porque hay gente y hay residuos biodegradables […] que no tienen ningún valor para la sociedad […] estaba limpiando nuestra sociedad de tales personas”. En el capítulo 6 de la temporada 3 se usan expresiones de igual sentido para referirse a un personaje que crea una venganza mortal contra una sociedad alienada por sus redes sociales: “Compara personas con insectos. Dice que disfrutamos la crueldad y que esa debilidad debería extirparse”. Coincidentemente, todo se realiza a través de una página donde se comparte el hashtag #Deathto y lleva por título (¿cuál creen?) “El juego de las consecuencias”. (Otro jueguito mortal).
  2. En el capítulo 1 de la temporada 1, el primer ministro de Inglaterra es forzado a hacer algo repulsivo (fornicar con una cerda real) enfrente de los medios masivos ante la amenaza de asesinato de la recién secuestrada princesa Susannah (la cual en realidad no corre peligro alguno). En el Reto de la Ballena azul, los jóvenes son forzados mediante amenazas falsas (de matar a su familia) a realizar actos repulsivos y mandar fotos públicas a los administradores de la página.
  3. Temporada 3, capítulo 3: un joven es forzado a realizar una cadena de retos peligrosos designados por parte de alguien desconocido o de lo contrario, su vida íntima será expuesta online. Dato adicional: deberá juntarse y convivir con otros personajes que también están dentro de la cadena de retos. Sí, como se imaginan, lo mismo sucede con la ballena azul: los participantes deben socializar entre sí e incluso apoyarse.

sadness

Igualmente podría seguir pero aunque el espacio en internet es infinito, no así su tiempo de lectura, por lo que me parece que con esto resulta demasiado contundente la relación entre Black mirror y el concepto fundamental del Reto de la Ballena azul. ¿O soy yo el único que aprecia lo contundente? Sinceramente no lo creo.

No quiero que se malinterprete lo que aquí expongo: en definitiva no estoy satanizando a las series de televisión (o a su mala influencia, tema demasiado trillado y analizado psicológicamente). Más bien, lo que apunto es la relación directa de los argumentos de Black Mirror con esta problemática actual, a tal grado que el título de mi artículo suena como si fuera parte de la serie real, y la sinopsis descriptiva inicial no solo suena lógica, sino atractiva para un público televidente (incluso parece un programa ya existente de esta serie). El mayor problema de las actuales series (de televisión o de internet) no es que las vean jóvenes irresponsables que no tengan aún la capacidad para distinguir la ficción de la realidad, sino que al mismo tiempo las ven personas bastante brillantes que, a parte de distinguir ambas cosas, saben que existe muchísima gente incapaz de lograrlo. Y me parece que ya es momento de empezar a tomar en serio de donde vienen nuestras influencias de comportamiento. Si no, ¿hasta cuándo?

https://es.wikipedia.org/wiki/Ballena_azul_(juego)

 A propósito de la serie de Black mirror, su creador Charlie Brooker, comenta: “cada episodio tiene un tono diferente, un entorno diferente, incluso una realidad diferente, pero todos son acerca de la forma en que vivimos ahora y la forma en que podríamos estar viviendo en 10 minutos si somos torpes”, algo completamente actual que sucede hoy en día: una sociedad ávida por denunciar anónimamente a través de memes, trending topics y hashtags, cualquier error humano captado en imagen o video, errores que incluso los denunciantes cometen pero de los que todos debemos empezar a cuidarnos con exceso. En las redes sociales, lo más penado es ser humano.

Por: Alexandro Arana Ontiveros (México)

alexandroarana.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Excelente artículo.
    Referente a la situación cabría mencionar que es indignante, como usted bien expresa, el hecho de que mentes brillantes vean contenido televisivo de este tipo y (los que son padres) permitan que sus hijos adolescentes también tengan acceso a elle. Si bien, no podemos aislar a nuestros jóvenes del entorno social actual y el uso de redes, si que podríamos ayudarlos a hacer uso responsable de ellos.
    ¿Dónde estaba la familia de los suicidas mientras ellos comenzaban el reto? Yo notaría que mi hijo se desveló mirando la computadora, notaría que no lleva playeras de manga corta…
    Detener las influencias de comportamiento sería empezar a analizar el comportamiento propio.
    ¿Hasta cuándo?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s