La hora mágica

A veces basta con sentarte en el alféizar de la ventana y dejar las piernas colgando del edificio. Apoyar la cabeza en la persiana a medio bajar y respirar un poco. Me gusta pensar que las tres de la mañana es una hora mágica. Más aún si la noche huele a lluvia.

Anda, ponte un té. Vamos a hablar de algo. Intentaré andarme con rodeos y dejarlo todo muy poco claro.

Está de moda asumir que vivimos una vida que no queremos, no te asustes. No voy a decirte que la vida son dos días. Ni que aproveches el momento, ni que vivas en el presente y no en un futuro incierto o un pasado imposible. Ni siquiera voy a decirte que cantes, rías, llores y te enfades cuando tengas ganas, porque hay tiempo para todo y lo perfecto tiene tanto lado bueno como malo.

Por descontado, no voy a animarte a que dejes tu trabajo para dedicarte a lo que realmente te apasiona. Posiblemente ni siquiera sabes qué te apasiona. Ni tampoco te diré que pases de esa carrera que empezaste porque “tenía muchas salidas” y te unas al circo o te compres una guitarra.

Solo hazme un favor: siéntate en el alféizar de la ventana de vez en cuando y mira cómo el mundo duerme. Ya te lo dirás todo tú solo.

Por: Creactive (España)

miultimabala.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s