Cuentos/Relatos Escritores de Letras & Poesía Estela Tarrazona (España) Opinión

Los recuerdos de Olvido

Lo siento, le dijeron los Recuerdos al Olvido. Olvido, con lágrimas en sus ojos, consiguió recordar en qué momento decidió olvidar.

Ocurrieron mal de amores, sueños frustrados y caídas que supusieron más que un rasguño en su memoria. El rencor llamó a su puerta y vio la salida de emergencia, el saltó al vacío y el pactó con el demonio que acordaba no recordar ni si quiera los momentos en los que más feliz había sido para convertirse en aquello que tanto ansiaba, el olvido. Y así, Recuerdos quisieron recordar a Olvido todo aquello que había vivido. Olvido cerró la puerta con pestillo tirando la llave al lago del olvido y Recuerdos empezaron a verse ahogados en aquel lago de aguas tenebrosas donde la felicidad se extinguía mientras se quedaban sin aliento.

Entonces el Olvido quiso hablar con el Demonio, pidiéndole salvar a Recuerdos aunque se tuviese que enfrentar a aquello que un día vivió. Aquel se rió a carcajadas, pidiéndole a gritos que se callara, que para estupideces las del amor. Olvido con el ceño fruncido preguntó y Demonio sonriendo y mencionó que aquellos que querían hacerse llamar cuerdos hablaban de unas mariposas en el estómago y si, en realidad, fuesen cuerdos entenderían que nada podría volar en aquel lugar donde la oscuridad aparece. Más tarde, sancionó a Olvido recordándole que quiso el olvido cuando se convirtió en aquellos falsos cuerdos que creyeron que el amor daba alas para volar. Llegó el Miedo y dudó si quería romper el contrato que impedía que los Recuerdos le hiciesen daño, pero esta vez fue valiente, porque qué más daba nunca sentir las costillas partidas del dolor que alguien te puede causar si él sentía el dolor de la soledad cada día de su vida. Olvido arriesgó rompiendo el contrato que le hacía olvidar los Recuerdos porque en su estómago las mariposas ya habían cobrado vida.

Y así, Olvido, con lágrimas en los ojos, entendió que el amor siempre hacia de las suyas, pero que, aun sintiendo ese dolor por los Recuerdos, volvería a recordar una y otra vez. Así somos todos, ¿no crees? No importa cuántas veces el dolor toque a tu puerta si tras cada lágrima ha habido miles de segundos con una sonrisa en la boca. Entonces, nosotros nos dimos cuenta que más de una vez hemos sido los Recuerdos y el Olvido, con ganas de olvidar, pero más aún de recordar.

Por: Estela Tarrazona (España)

lachicadelcarmin.blogspot.com.es


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.