Escritores de Letras & Poesía Mabeletras (Venezuela) Prosa Poética

El lunar en mi espalda

A mi pasado no le doy la vuelta para que después no juegue conmigo a besarme a cachetadas.
Sonriendo el maldito.
Mi pasado como ese lunar en la espalda. 
Sé que lo tengo. 
No lo siento.
Pero es mío. 
Por eso en mi espalda crucifico un ayer con ganas de andar, que no sé cómo frenar cuando quiere salir corriendo sin mirar atrás.
En mi espalda manchada de polvo y no precisamente de estrellas, dejo respirar el aire más impuro del presente para que se contamine con un poquito de realidad. 
En mi espalda descansa un pasado masoquista que no puedo borrar porque tiene escritas muchas páginas con tinta china. Pero bueno, es como el lunar, a lo mejor están tatuadas y no puedo hacer más. 
En mi espalda llevo una mancha que es casi un mapa sin dirección, porque todas mis decisiones llevan de la mano un borrador y unas huellas de carbón.
En mi espalda se fueron a morir mis ilusiones sin quererlas matar. Y no es cosa de ayer, es una cosa mía, de ser.
En mi espalda llevo un sol que sobrevive, pero que hace tiempo no vive igual. 
En mi espalda cargo a una niña que pide tregua, pero todo el cuerpo grita lo contrario.
En mi espalda traigo un pasado que no mete las manos en el fuego por sus propios deseos, porque muchos de ellos hace rato ya jugaron a las caídas en el infierno.
En mi espalda cuido un ayer que no escribe para ser leído, porque no cualquiera puede entenderlo.
En mi espalda busco un pasado que no aprendió a creer, porque nunca le tuvieron la fe suficiente cuando llegase a ser futuro.
En mi espalda beso un pasado sin nombre pero con muchas letras que contar, que cantar, que callar.
En mi espalda cuelga un pasado que no cae, que se aferra, que se libera pero no muere.
En mi espalda llevo truenos, amaneceres, un ayer y un lunar.

(16)
Anuncios

10 comentarios

  1. Creo que a partir de ahora voy a mirar con más respeto y algo de prevención a mi espalda, constelada, por cierto, de mil lunares; no imaginaba que pudiera cargar con tantas cosas, qué llevara tanto de mí. Ah, por favor, no dejes de escribirnos de tu ayer; como mínimo degustaremos la belleza de tus palabras, y al finalizar la lectura seguro que recordaremos lo que habíamos olvidado, que nada humano nos es ajeno.
    Muchas gracias por tu poesía y un saludo.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.